Probamos los auriculares Sony WH-1000XM3: siguen siendo los mejores de su especie

La primera generación de los auriculares WH-1000X fue en su momento todo un éxito. Sony supo lanzar al mercado unos circumaurales -es así como se les llama técnicamente a los auriculares de este tipo- de diseño atractivo, cómodos y con una muy buen cancelación de ruido. Un año después redefinió la fórmula con una segunda generación que añadía pequeños ajustes y un nuevo tipo de acabado.

Ahora toca el turno de la tercera versión, WH-1000XM3, que nos vuelve a confirmar algo que ya sabíamos: lanzar este modelo fue una de las mejores ideas de la marca. Vamos a contarte mejor qué se siente con ellos de manera sencilla y muy gráfica.

Prueba y opinión de los auriculares Sony WH-1000XM3

 

· En la caja viene una preciosa funda de transporte.

Es algo voluminosa para mi gusto pero perfecta para guardar y proteger los cascos que se pliegan para recogerse y ocupar menos espacio. Dentro tienes sitio para llevar (su cable) si quieres y por fuera luce una rejilla para guardar algún accesorio más.

· Los auriculares solo disponen de dos botones de control/acción y el puerto de carga.

Me gustan que sean así de simples para no confundirme a la hora de tocar a tientas para controlar sus funciones.

Compatible con gestos, gracias a su sensor táctil, con los que se realizan las principales acciones.

Subir el volumen, pasar de pista… se hacen deslizando el dedo hacia arriba o moviéndolo de atrás hacia delante, respectivamente. La respuesta es muy buena y te acostumbras rápidamente. ¿Quieres responder una llamada? Tocas dos veces. Solo en el caso de usar Google Assistant tienes que mantener pulsado el botón de Noise Cancelling.

Con un toque de botón lo enciendes y si lo mantienes presionado se empareja.

Rápido, fácil y para toda la familia. Aunque también puedes usar su soporte NFC para emparejar con un teléfono con solo tocarlos.

Se escuchan muy bien pero la cancelación de ruido es lo que definitivamente hará que te enamores de estos auriculares.

Cuentan con un procesador encargado precisamente de mejorar la función Noise Cancelling para limpiar (créeme, bastante) el ruido exterior. Además, si viajas en avión con frecuencia, se convertirán en tu nuevo mejore amigo, gracias a la optimización de la presión atmosférica, que ayuda a que su uso en vuelos sea más placentero y cómodo. Lo vas a notar.

Estos Sony WH-1000XM3 disponen de una función que se ha hecho bastante popular con el paso del tiempo, pero a la que sigo sin acostumbrarme.

Se trata del modo Atención rápida, que te deja mantener una conversación con alguien tocando el auricular derecho (lo que hace que el volumen baje). Funciona bastante bien, pero sigo teniendo el acto reflejo de quitármelos cuando alguien me habla en lugar de hacer este gesto.

Los auriculares cuentan con una aplicación que es mucho más útil de lo que crees y que debes instalar en tu teléfono.

Por lo general, este tipo de apps aportan poco, pero Sony Headphones Connect te deja manipular muchas funciones como el Control de sonido ambiente, con el que decides en según qué situaciones (andando, parado, de viaje) cuánto sonido ambiente quieres oír o si prefieres la supresión total. Puedes también elegir el tipo de sonido envolvente que quieres disfrutar, ajustar el ecualizador o establecer cuándo se produce el apagado automático de los auriculares al no ser usados.

Respecto a la autonomía, es bastante buena.

Los auriculares presumen de 30 horas de autonomía y de carga rápida. Cuantificar eso es complicado, pero puedo confirmarte que me han durado varios vuelos de avión con Noise Cancelling activado sin necesitar cargarlos. La mejora respecto a generaciones anteriores se nota y disponen de carga rápida por lo que en poco puedes volver a usarlos un buen tiempo.

¿Te recomendamos su compra? Definitivamente, sí -los color beige, por cierto, ganan mucho en directo.

Tienen un coste elevado (hablamos de un precio oficial de 380 euros), pero probablemente sentirás que has hecho una buena inversión. Atento porque suele tener descuento de vez en cuando en algunos distribuidores.