DJI Mavic Mini, análisis: el dron más pequeño y ligero sigue (casi) igual de limitado

El Mavic Mini es, probablemente, el dron más interesante del mercado en estos momentos. Con sus 249 gramos de peso abre nuevas posibilidades a nivel de vuelos recreativos. Gracia a eso, es el primer dron de DJI que puedes volar en entornos urbanos y sobre aglomeraciones de personas sin necesidad de permisos siempre y cuando sea con fines recreativos. Aunque hay algunas aclaraciones importantes por hacer que te ayudarán a decidir si realmente merece o no la pena.

Mavic Mini, análisis en vídeo

Mavic Mini y la normativa vigente en España

BOE Drones

La presentación del Mavic Mini giró básicamente entorno a su peso y tamaño. El no superar los 250 gramos le permite, con la normativa vigente en España, volar dentro de ciudades y sobre personas. Es de hecho el primer dron de la marca que puede hacerlo sin necesidad de permisos siempre y cuando sea con fines recreativos.

Así, juntos a sus buenas capacidades de vuelo y calidad a la hora de grabar y capturas fotografías lo hacen de partida un drone muy interesante. El problema es que se obvia un detalle importante que algunos se han saltado por encima, llegando a confundir a los usuarios interesados en él y que podría meterlos en un buen lio.

Según el BOE, en España el Mavic Mini se puede volar en ciudades y donde pueda haber personas siempre y cuando se haga con fines recreativos, se respeten las normas básicas de seguridad y no se superen los 20 metros de altura. Además había que comentar que sobre aglomeraciones habría que colocar los protectores y el peso subiría de los 250 gr, por lo que ya no sería posible. Pero en estos momentos y tras consultar a expertos no hay una aclaración 100% exacta sobre el tema.

Por tanto, dejando ese último apartado, si todo esto supone una gran diferencia con lo que había antes, ya que no se necesita ningún tipo de permiso si no hay actividad profesional de por medio, el problema y su gran limitación aún es que no puedes volar dentro de espacio aéreo controlado.

Drones enaire.es

Por tanto, al final en Mavic Mini en España sigue estando igual de limitado o casi que el resto de drones. Y claro, eso hace que pierda cierto atractivo hasta que salga adelante una nueva propuesta que se está trabajando a nivel europeo.

¿Cómo saber si hay o no restricciones de vuelo en tu zona? La propia aplicación de DJI ya avisa si estás dentro de una zona con restricciones, pero si quieres afinar mucho más y planificar un plan de vuelo la recomendación es ir a la web de drones.enaire.es. Allí podrás consultar la zona en la que quieres volar y te indicará qué tipo de restricciones hay. Porque hay lugares donde podrías volar pero no capturar ni fotos ni vídeo.

Si miras la web verás que la mayoría de las ciudades españolas están dentro de un CTR o zona restringida al vuelo de drones. Y da igual que sea actividad recreativa y no se superen los 20 m de altara, no podrás volar. Por tanto, si bien es cierto que el producto es muy interesante no poder volarlo donde te gustaría hace que te quedes con ganas de más.  Y si es para uso profesional, al igual que hasta ahora con drones más grandes, vas a seguir necesitando permisos y la titulación de piloto.

Esto es en el caso de España, si vas a volarlo en otro país es importante que conozcas sus normativas y zonas habilitadas si quieres evitar posibles problemas con las autoridades competentes. Una buena web donde consultar todo esto es Know Before You Fly. Y por supuesto, extremas siempre la seguridad.

El dron de los 249 gramos

Vuelo DJI Mavic Mini

Dejando clara la normativa, hablemos del producto en sí. ¿Cómo es el Mavic Mini y cómo logra DJI un dron tan ligero y que no sea como uno de esos de juguete que ya existen? Pues aquí hay varios puntos que comentar.

Físicamente el Mavic Mini es idéntico al Mavic Pro sólo que más pequeño. Cabe prácticamente en un bolsillo, pesa muy poco y resulta muy cómodo de transportar de un lado otro. Los materiales son de buena calidad y con un plástico con un tacto bastante agradable, lo más importante es que transmite sensación de ser flexible y duradero. Eso de cara a posibles percances que pueda sufrir en vuelo es toda una ventaja.

Parte inferior Mavic Mini

Y respecto a la pregunta de cómo logra situar el producto por debajo de los 250 gramos, la respuesta es fácil. DJI ha eliminado toda la electrónica que no es estrictamente necesario de cara a volar y mantener las medidas de seguridad básicas. Por tanto, no hay sensores para detectar obstáculos u objetos como en  otros modelos, ni tampoco el sistema con ventilador interno de modelos superiores.

Mavic mini review camara

Lo primero es cierto que al usuario menos experto puede perjudicarle, pues se pierde esa sensación de seguridad que sí se disfruta con el Mavic Air o Pro, por ejemplo. Lo segundo es que si son tus primeros vuelos debes extremas las precauciones y volar en espacios abiertos y nada de hacer vuelos o maniobras complicadas. Si quieres un plano orbital usa los modos QuickShot que, además, te darán un resultado mucho mejor.

Por tanto, es cierto que DJI ha eliminado componentes, pero el producto sigue manteniendo ese nivel de calidad que se le piden a sus productos y sin duda es un dron que durará.

Pilotando el Mavic Mini

Mavic Mini

Volar el Mavic Mini cuando tienes experiencia en el manejo de drones es muy sencillo. La estabilidad del vuelo, el cómo responde al control y los distintos modos hacen que cualquiera con un poco de práctica sea capaz de hacerlo. Aún así, si es la primera vez que vas a pilotarlo es importante que no lo pierdas de vista ni intentes hacer vuelos demasiado complicados y con objetos o personas cerca.

Por lo demás, poco más te puedo contar porque no hay mucho realmente nuevo. Según el modo de vuelo el dron responderá más rápido o más lento, pero en todos se comporta estupendamente bien. Y eso que siendo tan pequeño y pesando tan poco uno podría pensar que el más mínimo viento lo haría tambalearse. Pues no, y junto al buen desempeño del gimbal tanto vuelo como grabación de vídeo o captura de foto es de notable alto. Igualmente, si tienes miedo los primeros vuelos siempre puedes usar los protectores para sus hélices. También recomendables si vas a volar en interior.

DJI Fly app

Pasando a la aplicación, DJI Fly es mucho más sencilla que las aplicaciones para el resto de familia de drones de DJI. No tiene tantos modos, tampoco el planificador de vuelos y algunas características avanzadas, pero sí lo necesario para ajustar parámetros básicos del vuelo como distancia máxima y altura máxima (atención, si no inicias sesión no podrás separar el dron más de 50m desde el punto de despegue) u otros aspectos que afectan al modo de control de sus palancas, nivel de baterías, etc.

Hablando de sus capacidades de foto y vídeo, tenemos que podrás tomar fotos de hasta 12 MP de resolución y vídeo a una resolución de 1080p a 60p máximo o bien a resolución 2,7K a 30p. Como puedes ver hay limitaciones si lo comparas con drones de mayor calibre. La calidad general sería similar a la del Osmo Pocket, sólo que con menos capacidades a nivel de resolución y cuadros por segundos. Pero sólo por ser tomas aéreas y con un poco de edición se pueden lograr resultados muy llamativos e interesantes para cualquier producción. Si no eres muy exigente incluso para algún trabajo profesional podrías usarlo.

Por último, las baterías son una de sus grandes sorpresas. Al usar motores más pequeños, no tener que levantar tanto peso y la eficiencia de sus hélices hacen que con cada una de ellas tengas unos 25 minutos de autonomía. Eso sumado al pack analizado con tres batería te permiten volar durante más de dos horas. Es probable que la autonomía del mando se acabe antes que las tres baterías.

Vas a querer uno, otra cosa es que puedas volarlo libremente

Diseño Mavic Mini

El Mavic Mini es de ese tipo de productos que se antojan. Lo ves, lo tienes en la mano y… quieres uno sí o sí. Como dron y como dispositivo para la captura de foto y vídeo tiene muchas posibilidades y la calidad del material también es alta teniendo en cuenta sus propias limitaciones técnicas. Pero el problema sigue siendo el de siempre: la legislación.

Si bien es cierto que el Mavic Mini con sus 249 gramos de peso mejora en cuanto a leyes que aplican para poder volarlo con fines recreativos, el no poder hacerlo en zonas de espacio aéreo controlado lo limitan.

Es obvio que hay una razón de peso para todas estas limitaciones: la seguridad y la privacidad. Pero afinar y aclarar más dónde sí se podría mientras no superase esa altura máxima de 20 metros, se contase con seguro de responsabilidad civil y se tomasen la medidas mínimas de seguridad estaría genial. Porque en algunos parques de muchas ciudades podría hacerse sin poner en riesgo a nada ni nadie.

Hasta que eso no ocurra el Mavic Mini seguirá siendo un producto capricho. Con muchas posibilidades teóricas pero pocas prácticas, aunque si tienes la oportunidad de probarlo te advertimos que te va a gustar mucho. Porque por 399 euros el pack básico y 499 este pack vuela más es el dron perfecto para servir como puerta de entra a mucho usuarios interesados por el mundo de los drones y las capturas aéreas.