HP Omen 15-dh0001ns, análisis: un portátil gaming muy equilibrado

HP Omen 15-dh0001ns, análisis: un portátil gaming muy equilibrado

Pedro Santamaría

Admito que poco a poco los portátiles gaming me llaman más la atención. Se las ventajas de un sobremesa PC, pero si quieres algo que ocupe poco espacio y que puedas llevarte cuando te apetezca son la mejor opción. Durante las últimas semanas he estado probando el HP Omen 15-dh0001ns, un equipo con un precio que no está nada mal y, sobre todo, un conjunto de componentes que lo convierten en una solución muy equilibrada a mi parece. Así que, te cuento más acerca de él.

HP Omen 15-DH0001NS, análisis en vídeo

HP OMEN, características

HP ha introducido en este portátil gaming una serie de componentes que le permiten ofrecer una experiencia muy bien equilibrada. Pero antes de seguir contándote cosas, echa un vistazo a su hoja técnica.

HP Omen 15-DH0001NS

  • Procesador Intel Core i7 9750H (2,6Ghz con Turbo Boost hasta 4,5 Ghz)
  • RAM 16 GB SDRAM DDR4 (2 x 8 GB)
  • Gráfica Nvidia RTX 2060
  • Almacenamiento SSD 256 GB NVME2 M.2 + 1 TB HDD 7.200 rpm
  • Pantalla LCD IPS de 15” FHD y refresco de 144 Hz
  • Conexiones USB 3.1 Tipo C con Thunderbolt 3, 3 x USB 3.1 Gen 1 Tipo A, HDMI, Ethernet, conexión auriculares y micro combinada, Mini DisplayPort
  • Altavoces B&O compatible con sonido DTS-X Ultra
  • Peso 2,63 Kg
  • Dimensiones 36 x 26x 2,04 cm
  • Batería 6 celdas y 69 Wh

Un diseño gamer aunque no excesivo

El diseño de los portátiles con perfil gamer es lo que menos me gustó siempre de ellos. Líneas demasiado rectas, luces de colores por todas partes y, en muchas ocasiones, un grosor y dimensiones que los hacían equipos que podías llevar de un lado a otro pero no ofrecían esa portabilidad real que uno busca en eso, en un portátil.

En esta ocasión no rompe con la norma pero tampoco se pasa. Sus dimensiones, peso y diseño hacen que sea más atractivo para mi que otras opciones. Tal vez, lo único que menos me gustó fueron esos “cortes” en la pantalla cuando se abre. No es nada grave, pero sí lo que me llamó la atención y gústó menos. Aunque entiendo que para HP puede llegar a ser como una seña de indentidad para que sus equipos sean fácilmente reconocibles.

La parte positiva son sus materiales de construcción y la propia calidad del ensamblado. Esto para un equipo de este precio es lo mínimo que se espera, pero se agradece que en líneas generales se sienta como un dispositivos sólido y duradero. Además, con 2,6 Kg de peso no es super ligero pero lo puedes llevar contigo sin matarte.

Como detalle que también me llamó la atención está su rejilla inferior. Con un tamaño considerable lo mejor es que facilita aún más el buen funcionamiento del sistema de refrigeración. Esto más ese equilibrio en sus componentes hacen que incluso cuando está a pleno rendimiento el calor se disipe bien y evite las molestias de un equipo funcionando a tope y a altas temperaturas que podrían molestar mientras escribes, editas o juegas con las muñecas apoyadas sobre el chasis superior.

Por lo demás, en temas de diseño siempre hay un factor muy personal que hace que debas ser tú quien valor si te parece o no atractivo.

Conectividad, experiencia multimedia y de uso

Aunque te estarás preguntando por el rendimiento puro y duro, antes voy a contarte acerca de sus opciones de conectividad, experiencia multimedia y de uso.

Conectividad

El equipo llega con tres conectores USB tipo A compatibles con el estándar USB 3.1 Gen 1. Esto permite usar discos duros SSD de alta velocidad y mejorar acciones como las copias de seguridad, transferencias de datos o el trabajo con unidades externas a la hora de editar vídeo, por ejemplo.

También cuenta con salida HDMI para conectar pantallas externas y también una salida mini Display Port. No obstante, lo más llamativo y de agradecer es la conexión Thunderbolt 3. Esto permite, entre otras cosas, conectar una eGPU con la que dar mayor potencia gráfica en el caso de necesitarlo. Es una opción para un nicho de usuarios, pero tenerla siempre se agradece.

Por lo demás, hay conexión ethernet que resulta útil en eventos o para partidas en red donde no quieres retrasos por una conexión wifi deficiente; y también dispone de conexión bluetooth y salida de audio y entrada de micrófono combinada mediante el uso de un conector TRRS.

Pantalla y sonido

El panel usado aquí ofrece una resolución 1080p, una buena representación de color y un contraste, brillo y saturación también muy satisfactorio. En general todo tipo de contenidos se ve francamente bien y en prácticamente todo tipo de situaciones. Si hay mucha luz y esta incide direcatmente sobre el panel puede que sientas que le falta algo de brillo, pero en los entornos habituales donde se usa y cómo se usan estos equipos no tendrás problemas.

No obstante, el gran valor de esta pantalla está en su refresco. Con 144 Hz la fluidez de las imágenes en títulos que soportan y que su GPU puede llegar a mover con altas tasas de frames por segundo es cuando más se agradece tener una pantalla así. Como digo, marca diferencias respecto a portátiles para jugar que mantienen pantallas tradicionales a 60 Hz.

Y del sonido decir que si bien los altavoces firmados por B&O rinden bien, si quieres una experiencia inmersiva y de calidad tendrás que usar unos buenos auriculares con cables o inalámbricos, ahí tú decides.

Teclado y ratón

Aquí soy rápido. El teclado va muy bien, me gusta por recorrido de las teclas, dureza, tamaño y espaciado. Me he acostumbrado rápido y tanto a la hora de jugar como de redactar algún texto me ha parecido que se comporta muy bien. Además, las opciones a nivel de software permiten que puedas configurar sus sistema de iluminación RGB para que lo adaptes a tus preferencias y usos en cada momento.

El trackpad por su lado es correcto y punto. No esperes una gran experiencia ni rendimiento, funciona bien, tiene botón  izquierdo y derecho independientes y poco más. Su tamaño no es muy generoso pero, como portátil gaming que es, la idea es que le conectes un ratón externo desde el minuto cero.

Un rendimiento muy equilibrado

Si hubiese que resumir rápidamente este HP Omen la palabra sería: equilibrado. Con un procesador Intel Core i7 de 9ª generación, 16 GB de RAM, una unidad SSD de 256 GB y una gráfica NVIDIA RTX 2060, podrás ejecutar cualquier juego y disfrutar de ellos sin mayores problemas.

La solvencia del procesador y la gráfica permiten jugar a la mayoría de títulos actuales a resolución 1080p y mantener una tasa de fotogramas por segundo sobre los 45 y 60 fps con un nivel de detalle algo. Lógicamente si quieres mayor tasa de cuadros por segundos tendrás que modificar el nivel de texturas y otros ajustes visuales según el juego, pero poder jugar a la gran mayoría de títulos a 1080p y 60p estables sin ver penalizada la experiencia es algo que gusta mucho.

Por último, a la hora de usar herramientas creativas como la suite de Adobe con Photoshop, Premiere o After Effects convierte a este portátil en una buen opción también si quieres realizar ciertas tareas además de jugar.

Un buen portátil gaming que no se dispara en precio

El HP Omen es un equipo interesante, con un rendimiento muy equilibrado y un precio que no se dispara. No es barato, cuesta unos 1.599 euros, pero si buscas un equipo con el que poder viajar para disfrutar de tus juegos favoritos allá donde vayas me parece una buena opción.

Tiene una buena construcción, no es muy pesado, su gráfica rinde bien y el resto de componentes están a la altura de las expectativas. Mi gran pega: el cargador. La mayoría de cargadores de ordenadores portátiles PC me siguen pareciendo auténticos ladrillos que dan más pereza de transportar que el propio portátil.