Panasonic Lumix G90, análisis: vídeo 4K y Vlog-l para la «pequeña GH5» de Panasonic

La Panasonic Lumix G90 puede ser una gran alternativa para quien busca lo mejor de las micro cuatro tercios a un precio inferior de lo que cuestan opciones más populares como la GH5 o GH5s de la propia marca o algún que otro modelo de Olympus. La he probado y estas son mis conclusiones.

Lumix G90, prueba en vídeo

Panasonic Lumix G90, la hermana pequeña de la GH5

Durante unas semanas he probado la Panasonic Lumix G90, una cámara que fue presentada a principios de año y que llamó mi atención debido a ciertas características que la situaban, junto a un precio menor, muy cerca de la GH5 -también de Panasonic y que, además de haberla usada en nuestros vídeos, conozco bien-.

Lo primero que llama la atención es su diseño pues comparte detalles con la Lumix GH5, como esa ruleta de la trasera que permite desplazarse por los menús bien girándola o usándola como una cruceta. También los botones superiores que dan acceso al balance de blancos, ISO o compensación a la exposición.

Como puedes ver en la imagen, con una gran cantidad de botones configurables, la Lumix G90 es una cámara que sienta muy bien en la mano, tiene una construcción sólida y en el uso diario se comporta bien ya que resulta cómodo acceder a cualquier ajuste.

A pesar de ello, hay que acostumbrarse si vienes de otras marcas donde detalles como los diales de modo, botones para la grabación, bloqueo del AF, etc., pueden estar en ubicaciones muy diferentes. Pero esto es algo que ocurre con prácticamente cualquier cámara.

Respecto a su parecido con la GH5, es cierto que no ofrece el mismo nivel de construcción pero eso no es malo. Lo único que significa es que lógicamente la serie GH es superior a la serie G. Aún así, como ya te contaré luego, el mayor peso debe estar en sus capacidades fotográficas y especialmente de vídeo.

Buena compañera fotográfica para tus viajes

Aquí tengo que ser muy claro y directo: si buscas una cámara de fotos super solvente y con una gran calidad puede que esta no sea la mejor opción. Los sensores micro cuatro tercios rinden bien, tienen ventajas frente a otros formatos, pero para fotos no son tan atractivos.

No voy a descubrir nada nuevo si digo que la cámara no hace al fotógrafo, pero un sensor más grande es más práctico cuando hablamos de fotografía. De ahí que la propia Panasonic haya acabado sacando una serie Lumix S1 con sensores Full Frame. La luminosidad, la profundidad de campo que permite, etc. se amplia y creativamente se ganan muchas opciones.

Por tanto, la Lumix G90 me parece una gran cámara fotográfica, perfecta para viajes por su tamaño, construcción y calidad, pero si fuese el apartado que más me importa en una cámara es probable que optase por otra opción. Y todo esto sin contar con la calidad que ofrecen los smartphone actuales, sus múltiples lentes, etc… Dispositivos mucho más cómodos de llevar siempre encima.

La clave de la Lumix G90: grabación de vídeo Vlog-l

Si a nivel fotográfico es una buena opción, pero no sería mi recomendación primera a quien busca una cámara de fotos: ¿por qué recomendaría la Lumix G90?. Pues es muy sencillo, como en muchas otras cámaras del fabricante, la calidad que ofrece a la hora de grabar vídeo es su principal valor.

La Lumix G90 es una cámara capaz de igualar en determinados aspectos a la popular y valorada Lumix GH5. Para no marearte con miles de datos técnicos, te listo los más importantes y llamativos:

Sensor de 20,3 MP que permite grabar vídeo a una resolución máxima 4K y 30 fps. Se aplica cierto recorte con respecto al vídeo a 1080p que, dicho sea de paso, permite hacer cámaras lentas hasta 120 fps.
Estabilizador en el cuerpo de 5 ejes.
– Pantalla abatible.
Foto 4K.
– Resistencia a polvo y salpicaduras.
Entrada de micrófono y salida de auriculares

Especificaciones completas aquí.

Hasta aquí todo bien, pero cómo se comporta en la grabación de vídeo. Pues la respuesta corta es francamente bien, la larga a continuación.

La Lumix G90 es una muy buena opción como cámara de vídeo capaz de grabar contenido a resolución 4K y 30p. Además, poder grabar en formato logarítmico da muchas más opciones a la hora de editar en postproducción y mejora el rango dinámico del propio sensor. Y esta es una característica ya incluida con la cámara, no hay que pagar un extra para instalar el firmware que habilita el formato como ocurre con la serie Lumix GH5/5s.

Editar material logarítmico requiere ciertos conocimientos, porque la imagen que se obtiene es muy plana, más aún que con el perfil Cinelike-D. Aunque merece la pena, y siempre hay algún que otro Lut que aplica el cambio de Vlog-L a Rec 709. Eso sí, el submuestreo de color es 4:2:0 a 8 Bits. Esto significa que lógicamente habrá diferencias respecto al vídeo de la GH5/GH5s, pero es que son gamas diferentes.

Otro apunte importante es la posibilidad de realizar cámaras lentas a una resolución máxima de 1080p y 120 cuadros por segundo. Esto da mucho juego como recurso creativo. Nuevamente aquí hay una ligera diferencia respecto a la GH5 que llega a ofrecer hasta 60p en vídeo 4K, por lo que se puede lograr una “cámara lenta” menos acusada que usando 120p pero sí a más resolución.

Claro que no todo es positivo, hay aspectos donde a pesar de la mejora aún se puede trabajar un poco más. En enfoque es uno de ellos. Las Lumix nunca han tenido el sistema de autoenfoque en vídeo más preciso y rápido del mercado. Con las últimas actualizaciones, estas gamas últimas son más eficientes, pero hay momento donde aún siguen perdiendo el foco. También el objetivo tiene parte de culpa, pero es importante que sepáis que por su sistema de AF no son referencia del mercado.

Una gran cámara para iniciarse en el vídeo a resolución 4K

Después de este tiempo de pruebas hay una cosa clara: la Lumix G90 es una de las mejores opciones si buscas iniciarte en la grabación de vídeo, quieres grabar a resolución 4K, tener opciones variadas al poder hacer cámaras lentas y una imagen que para editar el color da juego.

Luego, tener entrada de micrófono y salida para poder monitorizar los niveles a los que se está grabando, si hay o no exceso de ruido, etc., la convierten en una opción muy atractiva. Y su precio, alrededor de los 1.000 euros sólo el cuerpo o 1.300 euros con el objetivo 12-60mm no es excesivo si vemos el resto de opciones del mercado.

Lógicamente, si te esperas a ciertas ofertas de la GH5 accedes a una cámara más completa, con más funciones y preparada para producciones más exigentes. Pero tal cual está la Lumix G90 más un buen conjunto de ópticas es una cámara de puede dar mucho juego como cámara principal o como segundo cuerpo.