Análisis del Oppo Reno: ha llegado para quedarse

Colarse en el mercado de la feroz gama media y hacerlo bien es complicado. Muy complicado. Por ello que una marca como Oppo, relativamente nueva en nuestro país, se atreva con el lanzamiento de una familia que apunta de lleno a ese segmento y que las cosas no le salgan nada mal es cuanto menos meritorio. ¿El responsable de este paso firme? El Oppo Reno, un terminal de gama media-alta que ha llegado para quedarse. Te contamos nuestras impresiones después de pasar algunas semanas con él.

Qué hay de nuevo aquí

A estas alturas de la película y con tanto inventado es complicado ofrecer algo que no hayamos visto antes. La tarea que Oppo tenía por delante era complicada, especialmente estrenando una nueva familia (llamada Reno) que pretendía colarse nada más y nada menos que en la complicadísima gama media.

Oppo Reno

Sin embargo la firma china ha sabido salir del reto, a mi juicio, de manera bastante victoriosa. La compañía nos presenta con el Oppo Reno un teléfono fresco y diferente, que si bien no inventa la rueda, añade ciertos elementos que lo hacen diferenciador y le aportan personalidad. Uno de ellos es el diseño del terminal. Aquí no hay cristal trasero ni pantalla de bordes curvados, y, oye, ni falta que le hace.

Oppo Reno

Este Reno apuesta por un chasis de acabado muy suave (aunque sin resbalar) con un embellecedor central, de acabado espejo, con un tenue entramado a rayas muy elegante. Ya ese detalle marca sin duda un punto diferenciador y especial a simple vista, que podrá gustarte o no, pero imprime carácter al conjunto de teléfono. Este elemento se remata con una minúscula semiesfera, también de acabado espejo, que ha suscitado todo tipo de teorías. ¿Se trata de un mero adorno? ¿tiene alguna función?

Oppo Reno

Si el teléfono contara con lector de huellas trasero, podría servir como señal táctil, a modo de guía, para saber dónde tocar, pero no es el caso. Podría tener el propósito de servir como espejo para mirarte a la hora de hacerte fotos -sí, hay gente que ha llegado a sugerir eso-, pero implicaría que la firma china tuviera demasiada fe en nuestra capacidad visual (verte te ves, pero a duras penas). O también podría ser simplemente otro toque de diseño más sin más pretensión que adornar. Pues bien, no es ninguna de estas opciones. Resulta que la semiesfera se encarga de proteger las lentes de las cámaras, a ras de carcasa, impidiendo que estas toquen la superficie sobre la que apoyes el teléfono. De esta forma, queda todo mucho mejor salvaguardado.

Oppo Reno

El propio color del teléfono también resulta dar un toque interesante. El terminal se puede adquirir en color negro, mucho más corriente, o en el bonito tono azul verdoso (Ocean Green) protagonista de nuestro análisis, un color muy resultón que sin duda llama bastante la atención -la frase “qué teléfono es ese, qué color más bonito” la he escuchado en varias ocasiones llevando este terminal conmigo.

Al darle la vuelta al smartphone nos encontramos con un equipo todo pantalla con una buena sensación de amplitud- Es cierto que el margen negro inferior es ligeramente más grueso que el superior -ay, la simetría- pero difícilmente será algo que te moleste. Este full screen se consigue gracias a la eliminación de cualquier tipo de notch o agujero en pantalla, optando en su lugar, para la colocación de la cámara frontal, por un sistema bastante particular: un módulo retráctil que sale de la zona superior a modo de “aleta de tiburón” como se le ha apodado por su forma.

Oppo Reno

Oppo Reno

Además de albergar la citada cámara para selfies, también se incluye en ella el flash (por la parte de atrás) de forma que cuando selecciones este para capturas con el sistema fotográfico trasero, también se desplegará el invento. El módulo por cierto se esconde cuando el teléfono siente que está cayendo -igual que hace el OnePlus 7 Pro– reaccionando de manera rápida a distancias bastante cortas, de forma que no deberías preocuparte por golpes fortuitos.

Oppo Reno

Oppo Reno

En cuanto a la pantalla en sí, disfruta de un panel AMOLED de 2.340 x 1.080 píxeles con un excelente contraste, colores vivos y gran brillo, luciendo una buena visibilidad incluso en exteriores y una rápida respuesta a la hora de leer nuestra huella con su sensor integrado. Esta pantalla será la ventana para entrar en ColorOS, un sistema propio de Oppo (basado en Android 9), con una interfaz muy correcta e intuitiva, a la que seguro que no tardas en acostumbrarte. Es cierto que soy partidaria de sistemas cuanto menos intrusivo mejor, pero puestos a tener una capa, al menos se agradece que sea cómoda de usar.

Oppo Reno

ColorOS viene con algunas apps preinstaladas -faltaría más- como un gestor de recursos, Music Party o AquaMail (sí, tiene su propio gestor de correo). Muchas de ellas se pueden desinstalar, de forma que si no te convencen, no tienes más que dejar tu dedo pulsado sobre ellas unos pocos segundos y eliminarlas.

Oppo Reno

El teléfono se mueve de manera bastante fluida y aunque no cuenta con lo último de lo último a nivel de procesador móvil (estamos ante un Snapdragon 710), se combina a la perfección con sus 6 GB de RAM. Todo fluye bien, sin interrupciones ni lapsus raros. Este Oppo viene por cierto con Game Space, una sección que optimiza el rendimiento y potencia de los juegos para disfrutar mucho mejor de ellos, de forma que si sueles jugar con el teléfono, podrás sacarle bastante partido a este gestor especial desde el cual controlar desde el tipo de notificaciones que quieres recibir durante las partidas a el gasto de batería que quieres hacer del teléfono.

Oppo Reno

Hablando de autonomía. El teléfono cumple. Sin grandes sorpresas ni tampoco decepciones. Podrás usar el terminal durante toda la jornada con un uso medio-alto, requiriendo eso sí de su correspondiente carga nocturna para afrontar el siguiente día. No viene con carga inalámbrica, una auténtica lástima, siendo posiblemente el mayor impedimento que encuentro a sus 3765 mAh.

Si quieres tener una comparativa cercana, el RX17 Pro por ejemplo tiene una duración mayor. Además este viene con carga rápida SuperVOOC, mientras que nuestro Reno se queda en carga rápida VOOC -a secas-, algo que se nota, obviamente, en los tiempos de carga, aunque seguirás estando satisfecho con lo que te encuentres, te lo garantizamos.

Oppo Reno

¿Otro detalle a reseñar del equipo antes de pasar a su cámara? Que el teléfono se calienta muy poco, incluso cuando se el exige bastante, y que, ¡oh, sopresa!, viene con puerto de 3,5 mm para auriculares -en la zona inferior, junto al puerto de carga.

Vamos a hacer fotos

El Oppo Reno tiene un problema: un hermano mayor llamado Oppo Reno 10X -que también andamos probando, te adelanto ya- que le hace algo de sombra a la hora de desplegar sus prestaciones fotográficas. Aunque sobre el papel es cierto que su compañero vitaminado suena más atractivo, lo cierto es que una vez que pruebas el rendimiento del sistema fotográfico del Oppo Reno te quedas sorprendentemente satisfecho. Es lo que me ha pasado a mí: la gama media es toda una caja de sorpresas a la hora de hablar de las cámaras -de algún lado hay que recortar, seamos francos-, por lo que no esperaba gran cosa por parte de este Reno.

Oppo Reno

El terminal sin embargo me ha convencido bastante, tanto en tomas diurnas como nocturnas, demostrando que esa coletilla de gama “media-alta” o premium, como la llaman algunos, era bastante necesaria y no un rizo más del sector.

Durante el día encontrarás imágenes de buen detalle, textura y colores bastante fidedignos. A pesar de que estos son vivos, la interfaz de la cámara cuenta con una función especial llamada Potenciación croma, que aunque puede resultar interesante en ciertos escenarios, tiene bastante peligro en otras ocasiones. Como su nombre indica, lo que hace la función es potenciar los colores, y vaya si lo hace, metiendo un chute de intensidad que a veces no es necesario y no hace más que desvirtuar los colores de la escena. Es el caso del banco que tienes a continuación, donde puedes ver que el potenciador (a la derecha) se pasa demasiado con los colores:

Oppo Reno

En la siguiente imagen también está el potenciador croma activo. Tanto mis zapatillas (que son de un naranja algo cantoso, todo haya que decirlo) como mis vaqueros están especialmente “enriquecidos”. Ni los zapatos son tan naranjas/rosas ni mis pantalones tan azules.

Oppo Reno

Cuando fotografiamos sin embargo ciertos paisajes, en especial donde hay vegetación, sí que podemos conseguir que este potenciador sea de utilidad, dando ese toque justo de saturación y atractivo a la imagen. Es el caso de la imagen inferior, donde a pesar de existir algo de saturación, se agradece ese toque vivo en un paisaje donde prevalecen colores que salen mucho mejor favorecidos.

Oppo Reno

Su zoom óptico es discreto (respecto a lo que tenemos ahora mismo en el mercado), de dos aumentos, pero trabaja de manera muy decente. A continuación puedes ver una primera imagen con 1x y la misma toma a 2x con recorte del letrero a tamaño real.

Oppo Reno

Imagen a tamaño completo aquí

Oppo Reno

Imagen a tamaño completo aquí

Algunas otras fotos más para que veas su rendimiento en exterior, interior, de cerca y a 48 MP (tienes enlace para poder verla a tamaño real).

Oppo Reno

Oppo Reno

Oppo Reno

Oppo Reno

Imagen a tamaño completo aquí

¿Y qué tal el comportamiento nocturno? Pues igualmente interesante. Y de nuevo contamos aquí con el potenciador croma que puede llegar a resultar muy resultón en algunas escenas. A continuación puedes ver por ejemplo la foto de noche a un edificio. En la primera el Potenciador croma está desactivado; en el segundo, no. Juzga tú mismo.

Oppo Reno

Otra escena nocturna. En esta caso, lejana, de una plaza, con multitud de elementos, colores y luces. Aquí el Potenciador croma, lejos de ayudar, desvirtúa. El callejón está excesivamente naranja y aunque la zona central de la imagen podría resultar atractiva (todo parece más encendido), apreciamos por ejemplo que las farolas “brillan”demasiado. Por cierto, un apunte curioso (y al que no he conseguido encontrar explicación): mientras que en las siguientes fotos su Inteligencia Artificial era capaz de detectar y activar el Modo noche, en la del edificio superior no.

Oppo RenoOppo Reno

Buen trabajo, Oppo

Ya te lo adelantábamos al inicio de este análisis: nos gusta el trabajo que ha hecho Oppo y valoramos enormemente el buen equilibrio que ha conseguido entre calidad y precio. El terminal disfruta de buena construcción, un diseño bonito y una buena calidad de pantalla. Ofrece además ciertos toques originales (como su sistema fotográfico frontal), su cámara rinde bastante bien (aunque tendrás que pillarle el truco al Potenciador croma) y su batería, sin quitarme el sueño, cumple.

Oppo Reno

Oppo ha sabido balancear bastante bien su propuesta y sobre todo encajarse justo donde quería: una gama media-alta donde existen alternativas cada vez más interesantes. ¿Su mayor problema? Su propio recorrido en nuestro país como marca, aún demasiado pequeño frente a gigantes veroces como Xiaomi, en boca de todos cuando se piensa en un “gama media”. Precisamente por ello tendría que haber arriesgado un poco más en el precio: forzar un poco más la cuerda, recortar los números, ayudando así a tener un mayor empuje entre un público cada vez más concienciado con el dinero que se gasta en un teléfono.

Oppo Reno

Oppo tiene un camino aún complicado, pero no podemos negarle méritos para salir de él lo más victorioso posible.

Oppo Reno
Oppo Reno
Sistema operativo ColorOS (basado en Android 9)
Pantalla 6,4" AMOLED (2.340 x 1.080)
Procesador Snapdragon Qualcomm 710
RAM/ROM 6 GB / 256 GB
Batería 3.765 mAh

Lo mejor

  • Diseño atractivo, diferente y buen acabado
  • El puerto de 3,5 mm
  • Su cámara, para ser gama media, sorprende

Lo peor

  • No tiene carga inalámbrica
  • ColorOS no deja de ser una capa de lo que nos gusta, Android
Diseño
9
Cámara
8
Autonomía
7
Rendimiento
8
Precio
8

Puntuación global

8
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0