LG G8x ThinQ, análisis: ¿necesitamos realmente una doble pantalla?

En un año protagonizado por las pantallas plegables, encontrarse con una idea como la del G8x ThinQ es cuanto menos llamativa: el fabricante huye del panel que se dobla y en su lugar, te propone algo mucho más «sencillo»: una carcasa que añade una segunda pantalla a tu teléfono. ¿Funciona esta idea de «combo»?

LG G8x ThinQ, análisis en vídeo

https://youtu.be/-PwNPgm9Tdc

LG G8x ThinQ, una idea ¿no tan necesaria?

Es curioso: nuestro último análisis del año está dedicado a un concepto de teléfono que tiene, en cierta parte, algo que ver con la que ha sido posiblemente la tecnología de esta 2019. Me refiero, claro, a las pantallas plegables, ese tipo de panel que tanto ruido ha creado estos meses anteriores y al que LG ha preferido dar un giro de tuerca. No es un planteamiento nuevo. La firma coreana ya ha experimentado en el pasado con la doble pantalla y ahora vuelve a apostar por la misma idea con su G8x ThinQ.

El terminal se presenta así como la «alternativa» a los caros teléfonos que se doblan, ofreciendo de esta forma un smartphone capaz de brindar al usuario multitarea y, a fin de cuentas, una experiencia diferente en el uso diario. Y es que no todos los días tienes una funda para tu teléfono con una increíble pantalla OLED -a la que LG ha bautizado como Dual Screen– en tu mano. El tamaño del panel es perfecto para ver películas, series o visualizar fotos y se ve, como podrás imaginar, increíblemente bien.

LG G8x ThinQ

¿Cuál es su problema? Que probablemente la uses menos de lo que esperabas. Y es que aunque las primeras veces está genial eso de redactar un email en una pantalla y escribir con el teclado en la otra, al final lo cierto es que hacerlo en vertical, como siempre, resulta mucho más cómodo. Igual ocurre cuando visualizas una página web: eso de deslizar y ver las dos pantallas como si fueran una es una pasada… pero en última instancia, tienes en el centro una franja negra que estropea esa experiencia “infinita” (como la que sí que puedes tener en un smartphone plegable).

LG G8x ThinQ

Eso hace que al final la Dual Screen se termine convirtiendo en casi una funda protectora, una que a veces hasta estorba. Es gruesa, pesada y cuando la usas, necesitas de un conector especial (un pequeño adaptador incluido en la caja) para cargar el teléfono. Además, si la tienes completamente plegada hacia afuera, taparás la cámara trasera, suponiendo por tanto un obstáculo en el verdadero uso del teléfono.

LG G8x ThinQ

No negaré que hay momentos muy buenos en eso de usar la doble pantalla. Abrir un enlace «en la otra ventana» mientras sigues mirando otra cosa en la principal es comodísimo -ojo, solo se puede hacer con el navegador propio de LG- así como abrir una foto mientras que continúas buscando otra más en la galería. También a la hora de jugar el accesorio recobra su sentido y razón de ser: en juegos compatibles con manos se puede usar la pantalla secundaria como controlador, con sus botones y su cruceta -hasta puedes crear tu propio mando.

LG G8x ThinQ

Pero, ¿de verdad te compensan estas actividades lo suficiente como para apostar por la doble pantalla? Esa es sin duda la gran cuestión aquí.

Ya que he mencionado de pasada la cámara, voy a contarte un poco más sobre ella. El G8X cuenta solo dos sensores traseros: uno principal de 12 megapíxeles con una apertura f/1.8 y otro gran angular de 13 MP. Con esta pareja LG plantea todo su conjunto fotográfico, lo que puede llegar a resultarte algo escaso y chocante teniendo en cuenta que hasta los teléfonos más básicos vienen ya con tres o cuatro cámaras (y que en muchos casos no bajan de los 48 MP de resolución).

LG G8x ThinQ

Por la razón que sea, LG ha preferido confiar todo a esta pareja fotográfica de la que al menos diré en su favor que el sensor principal arroja unos resultados bastante dignos tanto de día (el tratamiento de color, por ejemplo me gusta mucho) como de noche, donde sin tener un modo nocturno destacado, consigue también un resultado muy aceptable con un manejo de las luces a veces muy bueno.

El gran angular además distorsiona bastante poco los laterales de la imagen y aunque por la noche parchea, consigue escenarios diurnos mejores que los de otras cámaras. En cuanto al modo retrato, creo que te va a gustar bastante -puedes controlar el efecto de profundidad- aunque por la noche decae la calidad, y si te preocupan los selfies, que sepas que su cámara de 32 MP arroja resultados buenos, ni nada a destacar ni especialmente bueno ni malo.

LG G8x ThinQ - foto cámara

Modo retrato de día en interior

LG G8x ThinQ - foto cámara

Gran angular de día en exterior

LG G8x ThinQ - foto cámara

Foto en interior con luz artificial

LG G8x ThinQ - foto cámara

Foto de día en exterior

LG G8x ThinQ - foto cámara

Foto selfie de día (cámara frontal)

Foto de noche en exterior

LG G8x ThinQ - foto cámara

Foto de noche en exterior

No suelo hablar de la grabación de vídeo salvo que exista algo muy destacable y resulta que en este LG G8x ThinQ lo hay. El teléfono incorpora el llamado modo ASMR -sí, como esos vídeos de YouTube que están tan de moda-, que potencia el sonido de la voz a la hora de grabar y que puede llegar a gustarte si sueles hacer vídeos en los que hables. En nuestro video puedes ver un ejemplo con el modo activar y desactivado para que lo compares.

LG G8x ThinQ

Por lo demás, el teléfono es un equipo de gama alta muy convencional. Su diseño es sencillo y muy manejable en la mano, y a nivel de «circuitos», cuenta con un procesador Snapdragon 855, 6 GB de RAM, 128 GB de almacenamiento y ranura microSD. El rendimiento es bastante bueno -recuerda que el procesador también da empuje cuando se manejan las dos pantallas- y quizás lo que más manche la experiencia es la propia personalización de interfaz de LG, que creo que podría pulirse mejor en ciertos aspectos para ser más atractiva e intuitiva.

Esta necesidad queda especialmente patente en los menús de manejo de la segunda pantalla, cuyas opciones no resultan siempre las más sencillas para el usuario a primera vista, requiriendo de lago de experiencia para moverse uno con soltura.

LG G8x ThinQ

El teléfono cuenta con NFC, tiene puerto de 3,5 mm -que no se tapa al usar la carcasa Dual Screen, tranquilo- y se carga mediante conector USB. En cuanto a la autonomía, me ha gustado pero sin sorprender: el G8x aguanta prácticamente dos jornadas completas, una marca fantástica pero que viene siendo la que alcanza cada vez más y más teléfonos en el mercado.

LG G8x ThinQ

La pantalla es la misma que la de la Dual Screen, una OLED de 6,4 pulgadas, en la que vas a disfrutar muchísimo de los contenidos multimedia, entre otras cosas también por la gran apuesta de sonido que hace LG aquí. Ya sabes que la marca es conocida por ofrecer un audio bastante cuidado en sus teléfonos y aquí no iba a ser una excepción: el smartphone disfruta de sonido estéreo con DTS:X 3D de 7.1 canales.

Por último, pero no menos importante, es la presencia de lector de huellas integrado en pantalla. Evidentemente su mención no es por el hecho de incluirse -a estas alturas ya lo tenemos bastante visto- sino por lo mal que funciona. Sí, mal. El lector es bastante poco preciso en muchas ocasiones y algo lento. Una auténtica lástima porque es el detalle que menos me gusta de este smartphone y estropea bastante la experiencia (en especial porque tampoco tiene reconocimiento facial, así que o bien te resignas o en su defecto apuestas por el tradicional patrón de números para desbloquear).

LG G8x ThinQ

Por lo general, creo que el LG G8x ThinQ es un buen teléfono (excepto por su sensor de huellas, claro) que, sin embargo, no destaca en nada si no fuera por su funda Dual View y esta ni tan siquiera ofrece una utilidad aplastante, lo que me lleva, claro, a considerar bastante su precio, de 899 euros. Esta cifra no me parece abusiva teniendo en cuenta que tenemos ante nosotros dos pantallas OLED, un procesador de última generación o un sonido bastante bueno, sin embargo, me parece todo un impedimento para competir en un mercado tan complicado como este.

¿Deberías comprarte este G8x? Solo si de verdad le das importancia a tener dos pantallas porque empleas mucho la multitarea o juegas mucho con tu móvil (y ves en el mando una ventaja), te recomendaría este teléfono. Si no es el caso… posiblemente este no sea tu smartphone.

LG G8x ThinQ
LG G8x ThinQ
Sistema operativo Android 9
Pantalla 6,4" OLED FHD+
Procesador Snapdragon 855
RAM/ROM 6 GB/ 128 GB
Batería 4.000 mAh
Cámaras 12 MP (f/1.8) + 13 MP gran angular (f/2.4)
Otros Lector de huellas

Lo mejor

  • La doble pantalla para determinadas tareas como jugar
  • Buena autonomía
  • Rendimiento general

Lo peor

  • Cámaras poco versátiles
  • La doble pantalla en el día a día no es tan útil
Pantalla
9
Cámaras
8
Autonomía
8.5
Rendimiento
9
Diseño
8
Precio
7.5

Puntuación global

8.3
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0