Redmi Note 8T, análisis: hay un nuevo Redmi Note en el mercado y (otra vez) no tiene rival

Hace muy poco que me quejaba del endiablado ritmo de lanzamientos que lleva Xiaomi: tiene tantos terminales y a veces resultan tan parecidos entre ellos que cuesta seguirles la pista. Sin embargo, de vez en cuando aparecen equipos como el Redmi Note 8T y claro, todo me da igual. ¿La razón? Que viene a recoger el testigo de un teléfono que me encantó, el Redmi Note 7, repitiendo la fórmula mágica de calidad a precio de risa. Voy a contarte qué me ha parecido.

Redmi Note 8T en vídeo

Redmi Note 8T: en su franja de precios, es el rey

Ya te he explicado en el vídeo que tienes más arriba la razón de que exista un Redmi Note 8 y un Redmi Note 8T, así que pasemos directamente al grano y a valorar qué me ha parecido este terminal, un smartphone que se incluye dentro de la gama media más básica con prestaciones muy interesantes teniendo en cuenta su atractivo precio.

Y es que Redmi Note 8T sigue la estela y objetivo marcado por el teléfono Redmi Note 7: ofrecer un teléfono de prestaciones muy pudientes a un precio realmente ajustado y apto para prácticamente todas las carteras. Eso se nota nada más cogerlo en la mano. El Redmi Note 8T no parece que cueste 179 euros, gracias a un diseño bien trabajado, un cuerpo sólido y a su acabado brillante.

En su espalda se emplazan las cámaras, bastante sobresalientes de la superficie pero sin resultar molestas, así como su lector de huellas. Este es, como suelo decir, a la antigua usanza, es decir, dejando de lado el imperante sensor en pantalla y apostando por el lector de siempre, de alcance muy cómodo y, sobre todo, muy eficiente, rápido y preciso.

También a nivel interno tenemos una buena base. El terminal trabaja con un procesador Snapdragon 665, que bien podría haber sido algo superior (el Redmi Note 7 tiene el Snapdragon 660), pero al que no el vamos a poner pegas porque funciona bastante bien.

A ver, debes tener clara una cosa durante todo el tiempo que lees (o ves) este análisis: su valoración siempre está basada en el precio que cuesta. El Redmi Note 8T no se mueve con la fluidez y potencia con que lo hace un OnePlus 7T, pero te sentirás cómodo con él y no tendrás problemas importantes al manejarte por una interfaz de sobras conocida y fácil de usar, MIUI 10 sobre Android 9.

Algo parecido ocurre con las cámaras. El salto del Redmi Note 7 al Note 8T es importante porque pasamos de dos sensores a cuatro. Estos no te van a quitar el sueño -más que nada porque probablemente ya te estés imaginando de qué sensores se trata-, pero contar con un teléfono con cuatro sensores, unos resultados aceptables y un precio de 179 euros es todo un gustazo.

Este Note 8T apuesta así por el consabido sensor de 48 megapíxeles que vemos continuamente en todos los terminales de gama media (y más de un «gama alta»); el de 8 megapíxeles gran angular; uno de 2 MP para macros; y por último un sensor de profundidad también de 2 MP que bien podría haber sido un teleobjetivo para hacer la experiencia más redonda.

Los resultados pues se defienden bastante bien de día, en términos de definición y color, y aunque el gran angular baja en calidad, puede resultarte útil en ciertas escenas. El macro también hace capturas bastante interesantes y además se trata de una función que podrás activar o desactivar a tu antojo (en otros smartphones es un proceso automático en función de lo cerca que estás del objeto y no te da opción a elegir).

Redmi Note 8T - Fotos ejemplo

Foto día

Redmi Note 8T - Fotos ejemplo

Foto día

Foto con modo macro

Foto con modo macro

Redmi Note 8T - Fotos ejemplo

Foto modo Retrato – Luz artificial

Redmi Note 8T - Fotos ejemplo

Modo retrato con cámara frontal

Por la noche, cae bastante el rendimiento, pero también era de esperar, con un manejo de luces artificiales más bien deficiente y una caída de calidad importante, aunque es cierto que su Modo noche puede llegar a salvar algunas escenas. En cuanto al frontal, con un sensor de 16 MP de resolución, te harás selfies que siguen la misma línea: aceptables y sin sorpresas (ni buenas ni malas).

Foto poca luminosidad, luz artificial

Foto nocturna con modo noche activado

¿Qué otras cosas buenas tiene este teléfono? Pues su batería, de 4.000 mAh, capaz de durar perfectamente dos días sin tener que recurrir a un enchufe; su puerto de 3,5 mm (que te va a permitir disfrutar también de la radio); y la inclusión de un sensor infrarrojos y de un módulo NFC (no siempre presente en terminales de gama media y que te será muy útil para emparejamientos con dispositivos y sobre todo para pagos con el móvil).

¿Lo peor? Posiblemente su pantalla. El Redmi Note 7 pecaba de un panel bastante justito y con el Note 8T no se han esperado en mejorarlo. Tenemos aquí un tamaño de 6,3 pulgadas y resolución Full HD+ que se siente algo insuficiente, especialmente por sus ángulos de visión, bastante regulares. También sus bordes, con cierto sombreado, denotan que no estamos ante una pantalla de calidad.

En cuanto a los marcos… son para comentar aparte. Y es que puedo aceptar que el Redmi Note 8T tenga marcos gruesos (no podemos pedirle grandes alardes de diseño), pero no puedo entender que la franja inferior sea tan ancha cuando en el Redmi Note 8 no es así. Si buscas este teléfono en internet -lo tienes por ejemplo en Amazon-, verás que luce un marco inferior más estrecho (y eso que también tiene la palabra Redmi), por lo que no entiendo muy bien por qué Xiaomi ha decidido cambiarlo en el Note 8T, afeando más su frontal. Una pena.

¿Debes comprarte el Redmi Note 8T?

Voy a decirte lo mismo que escribí cuando analicé el Redmi Note 7: me cuesta pensar en alguien a quien no recomendaría su compra. Volvemos a tener un teléfono de diseño sólido con el que vas a moverte con comodidad y fluidez aceptable, con un sensor de huellas muy eficiente, na batería fantástica y que te ofrece un sistema fotográfico relativamente versátil y de resultados que te van a convencer siempre que no seas ni muy exigente con la fotografía en particular ni un heavy user en general.

Si te acabas de sentir identificado que sepas que el Redmi Note 8T parte del mismo precio que su antecesor: 179 euros para la versión de 3 Gb y 32 GB de almacenamiento y 199 euros para la de 4 GB y 64 GB internos (es la versión que he probado). También hay un modelo de 4 GB y 128 GB por 249, pero creo que la opción más equilibrada es la segunda, siempre que sepas hacer un buen uso de su almacenamiento (y busques ayuda en la nube).

Redmi Note 8T
Sistema operativo Android 9 con MIUI 10
Pantalla 6,3" FHD+
Procesador Snapdragon 665
RAM/ROM 4 GB/64 GB
Batería 4.000 mAh

Lo mejor

  • Su precio realmente ajustado
  • Buena construcción
  • Versatilidad de la cámara
  • Su amplia autonomía

Lo peor

  • La pantalla
  • Los marcos de la pantalla
Diseño
7
Cámara
7
Autonomía
9
Rendimiento
8
Precio
10

Puntuación global

8.2
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0