Samsung Galaxy Note 10, análisis: el Note con más estilo (que no stylus)

El Galaxy Note 10 llegó al mercado para seguir alargando el árbol genealógico de la familia del stylus, unos terminales que siempre se han caracterizado por ofrecer las más altas especificaciones. Sin embargo, eso es ya lo que encontramos con otros modelos del mercado, así que, ¿qué ofrece realmente este Note 10 para diferenciarse del resto?

Samsung Galaxy Note 10, análisis en vídeo

Un stylus protagonista

Galaxy Note 10

El Galaxy Note ya no es el único teléfono con la mejor pantalla (el iPhone 11 Pro ha hecho las cosas muy bien), ni tampoco será el único teléfono con las mejores prestaciones. Pero siempre se caracterizará por su stylus. En esta ocasión, Samsung ha decidido incluir nuevos trucos a su lápiz digital incluyendo un giroscopio. ¿Para qué sirve esto? Básicamente nos convertirá en un Harry Potter tecnológico, ya que podremos hacer gestos en el aire para realizar un par de acciones. Sí, como si tuviéramos una varita mágica.

¿Funciona? Sí. ¿Lo vamos a usar? No. Estas incorporaciones llegan para justificar algo más la presencia del lápiz, darle más protagonismo y conseguir que este Note 10 se diferencie del resto. Y es que como decía, en el mercado encontramos soluciones con una carta de presentación similar, incluyendo otros teléfonos de Samsung, por lo que el fabricante ha decidido incluir este truco para llamar la atención.

La tecnología funciona y responde bien en la mayoría de ocasiones (a menos que hagas un movimiento exagerado o no pulses adecuadamente el pequeño botón del stylus), pero en líneas generales hace su magia. El problema está en lo ridículo de la situación y en la utilidad real que vayamos a darle. ¿Pasar entre modos de cámaras? ¿Pasar de canción? Sinceramente, prefiero utilizar el método tradicional de la mano. Teniendo en cuenta esto, las incorporaciones incluidas en el styus no nos parecen especialmente importante, por lo que al final, tenemos la misma experiencia de uso que podríamos tener con un Note 9.

Una joya de quilates

Galaxy Note 10

Entonces, si le quitamos el S Pen al Note 10, ¿qué nos queda? No te confundas. El Note 10 es un teléfono increíble. Cuenta con un diseño que posiblemente sea de los más bonitos del mercado, con terminaciones espectaculares y un acabado extremadamente elegante. Es ese tipo de dispositivo que parece una joya de lujo con varios quilates. Ahí Samsung ha sacado sacarle el máximo provecho, ya que una de las versiones disponibles presenta un acabado multicolor que llama la atención de inmediato. Es un efecto muy similar al que producen los CDs, colorido cuando le da la luz, pero plateado cuando no hay demasiados reflejos.

Es como decimos un diseño muy llamativo que nos gusta destacar, ya que en líneas generales podemos decir que este Note 10 es uno de los teléfonos más bonitos que podrás encontrar en el mercado, si no el mejor. El fabricante ha sabido evolucionar desde las anteriores generaciones, y a día de hoy presenta un ejercicio de diseño casi imposible de superar con la tecnología de hoy en día. El siguiente paso posiblemente sean las pantallas plegables, pero de eso… mejor hablamos otro día.

Su pantalla, además de ser muy grande con 6,8 pulgadas, apura los biseles al máximo con su diseño curvado y ofrece unas imágenes increíbles gracias al fantástico panel Super AMOLED que monta. Si sumamos esta pantalla y su estética, obtenemos un dispositivo que es un placer para la vista. Y es que la pantalla llega de nuevo con uno de los mejores paneles del mercado, con imágenes vivas en color, saturación y un contraste con el que alucinar en las tonalidades negras. ¿El agujero negro de Fortnite? Aquí se veía de cine.

Pantalla de cine

Galaxy Note 10

Esta pantalla incluye además un lector de huellas integrado bajo el cristal que ha eliminado la presencia de un lector de huellas visible, que hasta ahora era la opción presente en el Note 9. El lector de huellas funciona, pero no llega a ofrecer la comodidad del clásico en la zona trasera. Por un lado su invisibilidad hace que tengamos que acostumbrarnos a colocar el dedo en la zona exacta del lector, la cual es reducida, y por otro, aunque el reconocimiento se produce de manera rápida en la mayoría de ocasiones, la sensación de tocar la superficie plana de la pantalla es extraña, ya que recibimos ningún feedback a la hora de desbloquear el dispositivo.

Técnicamente llega con todo, con el mejor procesador de la marca y una gran cantidad de memoria RAM. Esto nos va a permitir tener abiertas muchas aplicaciones, jugar con el stylus haciendo capturas de pantalla y realizando anotaciones sobre la imagen y, en definitiva, tener un sistema multitarea en el que no notar ningún bache. Y ya que hablamos de multitarea, tenemos que mencionar la nueva versión de DeX, que transforma el Note 10 en una estación de trabajo portátil, pero ahora con una nueva interfaz que se fusiona con el sistema operativo que estemos utilizando en nuestro ordenador.

De esta manera podremos cohesionar ambos sistemas, aunque la idea del DeX se queda más bien como un equipo de backup en el que seguir trabajando cuando estemos en movimiento. La idea desde luego nos gusta, y es un ejemplo más de lo bien que lo está haciendo Samsung en el plano del Software. Para facilitar esta doble identidad, el terminal cuenta con mucho espacio de almacenamiento (512 GB en la unidad que hemos probado), y para terminar el listado de hardware no podían faltar las cámaras. Muchas cámaras.

Cámaras para todo

Galaxy Note 10

Las cámaras del Note 10 siguen en sintonía con la valoración general del dispositivo. Son muy completas. Por un lado, tenemos la cámara angular normal con doble apertura, por otro el zoom óptico de dos aumentos, y, por último, un ultra gran angular con el que capturar más campo de visión. ¿Los resultados? Son muy Samsung. Quiero decir, rendimiento muy completo en la mayoría de situaciones y con ajustes saturados y contrastados que regalan escenas coloridas que llaman la atención de la mayoría de usuarios. Es un conjunto muy completo que garantiza buenos resultados en todo tipo de situaciones, y disponer de tres focales diferentes es práctico y muy divertido.

Pero no dejan de ser las mismas cámaras del S10, así que Samsung ha incluido una cuarta cámara con un sensor 3D que sirve para calcular distancias con los objetos cercanos. Esto se utiliza para ofrecer desenfoque en tiempo real a la hora de hacer vídeo o para escanear objetos y darles vida en forma de modelado 3D, algo que tampoco le vemos mucha utilidad teniendo en cuenta los resultados.

Se ha añadido además nuevas funciones orientadas al vídeo, como un desenfoque dinámico en tiempo real que funciona más o menos y un modo de zoom de sonido que amplificará las voces a la persona a la que hagamos zoom, cuyos resultados son vistosos, aunque el sonido se muestra algo enlatado en muchas ocasiones. Este tipo de funciones llamativas son como ese tipo de anuncios comerciales que llaman la atención con algo muy vistoso, te hacen comprar el producto y al cabo del tiempo lo guardas en un cajón.

Puede que los efectos de vídeo queden bien en Instagram un par de veces, o que escaneemos un objeto en 3D para saber de qué va eso de la cámara de profundidad, pero luego, en nuestro día a día, no tendrá ningún tipo de valor, especialmente porque no hay herramientas que aprovechen la utilidad.

Cosas que nos gustan del Note 10

  • Pantalla y cámara agujereada: La pantalla es una gozada para la vista, y la cámara frontal, aunque está presente, está bien resuelta con el agujero en la pantalla, ya que en todo momento pasa desapercibida. Por suerte Samsung ha decidido no apostar por la doble cámara frontal del S10+, algo que no hace más que agrandar el agujero en pantalla, y en ese caso molestaría más a la vista.
  • Funcionamiento y respuesta del S Pen: Aunque no somos ese tipo de usuario que hace uso del S Pen a pleno rendimiento, debemos de confirmar que el stylus funciona perfectamente en en este Note 10. Trazos precisos y muy suaves permitirán desde tomar notas hasta dibujar con precisión.
  • Batería: La autonomía es buena, aceptable. Aguanta un día más exigente de lo normal, gracias a la incorporación de una batería con más capacidad que nunca.
  • Rendimiento fotográfico: Las fotos que vas a poder hacer con este Note 10 van a estar a un nivel muy alto en todo tipo de situaciones. No van a ser las mejores fotos nocturnas, ni los mejores retratos, ni el mejor angular, pero va a cubrir todos esos registros con nota, y con resultados muy vistosos para la mayoría de usuarios.

Cosas que no nos gustan del Note 10

Galaxy Note 10

  • Las florituras del S Pen: Hacer gestos en el aire para pasar de canción o cambiar de modo de foto nos parece innecesario. No le vemos una gran utilidad para el día a día, por lo que sentimos que el S Pen ha llegado a su tope en lo que a funcionalidades se refiere.
  • Modos de vídeo añadidos: Los resultados no son perfectos, y hay algunos modos que quedan mejor que otros. Al final, son opciones que rellenan pero que, de nuevo, vuelven a ser utilidades que se quedarán en el olvido y que no suponen un punto a destacar.
  • Ha perdido el puerto de auriculares: La seña de identidad de Samsung y su defensa a ultranza del puerto de auricualares desaparece para siempre. Según el fabricante, esta decisión se debe al espacio que necesita el stylus y a la cavidad que han creado para la nueva batería de mayor capacidad.
  • One UI: Sigue faltando algo en la interfaz del sistema. No es la interfaz más rápida ni la más productiva. Pero se agradece que sea limpia. Samsung está por el buen camino.
  • No tenemos 90 Hz: Esta pantalla se merecía el máximo de mimos, y 90 Hz sería perfecto para nuestros ojos. Con esa calidad de imagen, un refresco a 90 Hz sería música celestial para nuestro ojos. Directamente sería la mejor pantalla del año.
  • Su precio: 1.100 euros es una cantidad que no está justificada por el stylus. Es un accesorio para unos usuarios muy específicos, y sin él, el teléfono cuenta con pocas diferencias respecto a otros dispositivos.

¿Conclusiones?

Galaxy Note 10

El S Pen pierde fuerza y Samsung se pisa con sus propios modelos. El stylus sigue siendo un complemento, y como tal, no va a determinar el éxito del teléfono. Revisando el conjunto, estamos ante un terminal total. Nos encanta estéticamente y el potencial que ofrece en el día a día es increíble, pero pagar 1.100 euros cuando puedes abonar menos de 750 euros por un Galaxy S10+ con las mismas especificaciones que el Note 10, nos parece desproporcionado. Los rumores dicen que el futuro de la gama pasa por fusionar Note y S, y visto lo visto, nos parecería la mejor idea en años.