Las mejores películas de antihéroes dentro del género de superhéroes

La historia del cine está llena de ejemplos a seguir, de personajes con una moral granítica capaces de cambiar el mundo con sus actos. Por desgracia, no todos somos así de perfectos y de la misma forma que ese ejemplo brilla con luz propia para iluminar las vidas de los que nos descarriamos, también tenemos al lado el ejemplo de quienes no quieren seguir los pasos de esa idílica senda y prefieren el mal, o simplemente la grosería.

¿Qué es un antihéroe?

El género de las películas de superhéroes nos ha regalado en los últimos 50 años una cantidad ingente de ejemplos de lo que tiene que ser la rectitud moral y de actos. Personajes cincelados en la piedra de la virtud que pocas veces se salen de lo establecido en sus monótonas existencias. Así que para pasar un buen rato, ¿qué mejor que darnos una vuelta por el circo de los horrores de los pecados? Ahora bien, ¿sabes exactamente que es un antihéroe?

Si nos vamos a un diccionario cualquiera, encontraremos en la definición de antihéroe que es aquel «personaje de una obra de ficción que desempeña el mismo papel de importancia y protagonismo que el héroe tradicional, pero que carece de sus características de perfección por tener las virtudes y defectos de una persona normal». Dos ejemplos clásicos de la literatura española podrían ser los de El Lazarillo de Tormes y Sancho Panza, el fiel escudero de Don Quijote. Así que os podéis hacer una idea…

El cine de superhéroes ha proliferado en los últimos años alrededor de estas figuras también, polémicas y que no son precisamente un buen ejemplo para la juventud. Así que con ánimo de recordar los más destacados, por si os queréis dar un maratón de películas de cierta bajeza moral e instintos desatados donde se ponen en solfa esos valores morales que nos recuerdan cada poco tiempo los personajes de Marvel o DC, aquí tenéis un pequeño listado de las que (creemos) mejores.

Los mejores antihéroes del cine (de héroes)

Con todo lo anterior sobre la mesa, nos hemos ido a buscar al género de superhéroes cuáles son esos antihéroes que han protagonizados sus propias películas y que no son, precisamente, un ejemplo a seguir. Paradójicamente ha sido esa imperfección la que los ha convertido en ídolos populares. Aquí las tenéis.

Joker

Arthur Fleck tiene una pasión en la vida: hacer reír a los demás. El problema es que la sociedad parece no aceptarle y poco a poco le va empujando hacia una espiral de violencia de la que no podrá escapar. Ante él se presentará un único camino que solo tiene una salida: transformarse en el Joker.

Watchmen

El año 2009 será recordado por el de la llegada de la primera hornada de grandes antihéroes al mundo del cine. Los personajes de Alan Moore daban el salto a la gran pantalla gracias a Zack Snyder en una cinta que es ya un icono entre los fans de los cómics, y un claro ejemplo de lo que son personajes protagonistas que no podemos considerar como ejemplos de nada. ¿O tal vez sí?

V de Vendetta

Londres está sumida en una especie de régimen policíaco donde se aplica el puño de hierro sobre la población. En medio de ese oscuro presente emerge la figura de un salvador que se sirve de técnicas terroristas para acabar con la tiranía. Aunque es cierto que el tal V no es, precisamente, el mejor ejemplo que seguir.

Darkman

Sam Raimi ya flirteaba en 1990 con el cine de superhéroes inspirados en los cómics con una película en la que un accidente deja prácticamente sin rostro a un científico que acaba de descubrir cómo fabricar piel sintética. Aunque sus valores son nobles, en el fondo lo que busca es vengarse de los que le provocaron tanto daño. Y claro, ese no es un sentimiento a tener en cuenta como positivo, ¿verdad?

Logan

¿Cómo es posible que consideremos una película con Lobezno como un ejemplo de antihéroes? En realidad así es, al menos en el film de James Mangold, donde un wolverine venido a menos tiene que enfrentarse a todos y a todo por proteger a un niña que parece disponer de poderes especiales. El problema es que por el camino tomará algunas decisiones que le acercarán más al abismo de la oscuridad que al de la luz.

Spawn

Como en el caso de Darkman, el antihéroe creado por Todd McFarlane se mueve por un puro instinto de venganza y en la película de 1997 queda muy claro. En este caso tenemos a un personaje, Spawn, que ha cerrado un pacto con el diablo que le llevará a ganarse unos superpoderes que le permitirán completar su maquiavélico plan.

Dredd

En un futuro bastante oscuro de una sociedad dividida entre ricos y pobres, la policía debe impartir orden aunque son los propios agentes los que no pueden presumir demasiado de virtudes. En este caso, el famosos Juez Dredd, brazo armado y ejecutor que dicta sentencia justo antes de apretar el gatillo.

Venom

Ejemplo que todos tenemos bien fresco en la memoria, gracias a dos películas que han agrandado su ya de por sí enorme fama. Venom es un simbionte que es el claro ejemplo de lo que es un antihéroe porque no es posible encontrarle ni una sola virtud, aunque luego se enfrente a los malos y acabe con ellos de la manera más violenta que puede.

Escuadrón Suicida

DC encontró un filón en eso de coger a un grupo de villanos de los cómics y ponerles frente a una misión con un fin (aparentemente) noble. Pero nada más lejos de la realidad porque solo hay que ver el resultado de las dos películas que se han estrenado (en 2018 y 2021) para comprender que, aunque «la mona se vista de seda, mona se queda».

Megamind

Esta película de Dreamworks Animation es una maravilla ya que nos muestra qué es lo que ocurre cuándo un villano acaba con el superhéroe y la ciudad a la que protegía queda a sus pies. Después de tanta destrucción, busca crear otro oponente capaz de combatir contra él pero por el camino verá que, después de todo, no le quedará otra que ser él el que termine protegiendo a Metro City de la bestia que ha fabricado.

Hellboy

Este personaje de cómics tiene algunas películas a sus espaldas de mucho interés aunque nosotros nos quedamos con las de Guillermo del Toro. Se trata de una especie de medio demonio bastante violento y asalvajado que no puede borrar de un plumazo cuáles son sus oscuros orígenes y a quién sirve, aunque algunas de sus acciones puedan parecer que pasan por buenas.

Hancock

Llegamos a otro de los héroes que no son ni nobles ni les mueve en ocasiones eso de hacer el bien porque sí. Hancock es bastante impopular, vive en un estado permanente de insatisfacción y le atormenta la forma en que todo el mundo le ve. El problema es que aunque salva muchas vidas, provoca verdaderas catástrofes que le alejan bastante de la imagen que todos guardamos de lo que es un superhéroe.

Aves de presa

Este es el mismo caso que se produce con El Escuadrón Suicida, donde una serie de villanas de los cómics de DC se reúnen alrededor de la célebre Harley Quinn. Da igual lo mucho que parezca que luchan contra el mal, que al fin y al cabo ellas representan prácticamente la misma cara de la moneda de ese mal que dicen combatir. Demasiado peligrosas.

Guardianes de la Galaxia

Con el paso de los años y de las películas de las distintas fases del UCM todos hemos terminado por pensar que se trata de un grupo de superhéroes pero nada más lejos de la realidad. Esa pandilla de cinco (casi) fracasados es el mejor ejemplo de lo que son los antihéroes: inadaptados de costumbres distraídas que, en este caso, vagan haciendo lo que pueden por la galaxia. Aunque de rebote concluyan haciendo el bien.

Deadpool

Seguramente haya sido este personaje de Marvel el primero que os ha venido a la cabeza cuando habéis leído eso de las mejores películas sobre antihéroes. Deadpool es un perturbado con poderes más o menos especiales que no hace el bien por convicción, sino por pura venganza para hacer pagar todas las torturas por las que pasó.

¡Sé el primero en comentar!