Los finales más sorprendentes de la historia del cine

Los finales más sorprendentes de la historia del cine

José Luis Sanz

No hay nada más gratificante y especial que ir al cine para que nos sorprendan. Disfrutar de una buena historia, con sus giros y que al final, todo lo que creíamos blanco se convierta en negro, y viceversa, para marcharnos con esa sensación de que no hemos sido más listos que los propios guionistas. ¿O sí? En ocasiones hay quien llega a anticiparse a lo que está pensando el director y la historia nos revienta en la cara muchos minutos antes de terminar con un desenlace tan sorprendente como inesperado.

¿Hablamos de giros o de spoilers?

En los últimos años ese concepto de giro de guión de última hora se ha transformado en spoiler. Ya sabéis, ese secreto del argumento que no se puede compartir más que con amigos o familiares que hayan visto la misma película que nosotros, para evitar que los que todavía tienen que disfrutarla entren en las salas, o en las plataformas de streaming, con el misterio resuelto. Y no penséis que son pocas las historias que ha alumbrado la historia del cine que no se hayan resistido a cambiarnos el final que todos pensábamos por otro que parecía factible, pero no posible.

Casos hay muchos, aunque os hemos traído algunos ejemplos muy evidentes y la diferencia de estos que hemos decidido destripar aquí, en directo, con otros que son mucho menores, es la solidez de sus argumentos. Aunque puedan parece artificiosos en algunos casos, y exagerados en otros, en todas estas películas existe un trabajo de guión espectacular, que durante todo el metraje nos ha ido dejando pequeñas migas de pan que nos permitían anticiparnos al momento de la gran revelación. ¿O acaso en las palabras de Obi Wan en Dagobah no se huele que hay algo familiar en la Galaxia con la saga Skywalker? O en esa Cadena Perpetua de Tim Robbins, ¿no sospechabas que estaba macerando a fuego lento su dulce venganza?

Si no has visto todas las películas que te dejamos aquí debajo, desde luego no te recomendamos leer algunas de las descripciones, o serás pasto de algunos de los SPOILERS más brutales de la historia del cine.

Laura (1944)

Una de las obras maestras de Otto Preminger basada en la novela del mismo nombre de Vera Caspary, nos narra la reveladora historia de Laura Hunt y su extraño asesinato. La investigación de un detective a todos los que se encontraban cerca de ella será clave para conocer lo que ha sucedido. Y el giro final es tan sorprendente que lo mismo ya lo habréis adivinado antes de tiempo. ¿O no?

El Imperio Contraataca (1981)

Aquí no nos vamos a ahorrar el spoiler porque forma parte ya de la cultura popular. Ese «Yo soy tu padre» de Darth Vader a Luke Skywalker es uno de los instantes cumbre de toda la historia del cine. Con mucha diferencia, marcó un camino que hasta ese instante tampoco había sido recorrido demasiado, como es el de las grandes sagas de películas.

Desafío Total (1990)

La novela de Philip K. Dick, adaptada por Paul Verhoeven a las puertas de los años 90 del siglo pasado, es un claro ejemplo de esos giros argumentales que tanto gusto da sufrirlos. En este caso, el dilema de si Carl Hauser está viviendo un sueño se desvelará al final. ¿O no? Sin duda, las escenas en Memory Call son un adelanto de lo que ocurrirá durante toda la película.

Cadena Perpetua (1994)

La historia de Andy Dufresne y sus dos cadenas perpetuas dieron para mucho. Tanto que es considerada una de las mejores películas de todos los tiempos, así como el camino que va recorriendo a lo largo de los años en la prisión. Tanto los detalles sobre lo ocurrido con el asesinato de su esposa, como el sorprendente final, os dejarán con una cara de satisfacción absoluta.

Sospechosos habituales (1995)

Una de las mejores películas de aquella década nos lleva hasta el personaje de Verbal Kint, interpretado por Kevin Spacey. La película nos narra la historia de un delincuente que le confiesa a la policía todo lo que quiere oír sobre Keyser Söze, un criminal que llevó a cabo un atraco millonario en el que murieron muchas personas. Su declaración convencerá a los detectives de que su papel no fue importante, llevando las miras de la investigación en otra dirección. Al final, descubriremos que todo fue un montaje y que el propio Kint es, en realidad, Keyser Söze.

Las Dos caras de la verdad (1996)

La cinta protagonizada por Richard Gere y Edward Norton es una de las clásicas con spoilers finales. La relación de Aaron Stampler (acusado de asesinato) y su abogado defensor Martin Vail, es una de las más clásicas con giros que nos llevan a pensar lo contrario en apenas unos minutos. La actuación final tras la sentencia en el juicio (que la tenéis justo aquí debajo en el vídeo) es el momento clave en el que nos damos cuenta de que los guionistas nos han engañado y jugado con nosotros durante todo el metraje: ¡no había doble personalidad!

El Sexto sentido (1999)

Ha quedado, sin duda, como el paradigma de los spoilers cuando comprendemos que el personaje protagonista de Bruce Willis está muerto desde que comienza la película. Y lo mejor de todo es que el director de la cinta, M. Night Shyamalan, nos fue dejando pistas muy claras de que eso era exactamente lo que estaba ocurriendo. Un servidor padeció en primera persona el mal que produce un buen spoiler, ya que alguien a su lado, en la sala de cine, le reventó el final apenas transcurridos 15 minutos de película. ¡Ay!

Memento (2000)

Este auténtica maravilla dirigida por Christopher Nolan y coescrita con su hermano Jonathan, nos cuenta la historia de un personaje que no puede recordar acontecimientos ocurridos recientemente, lo que le lleva a iniciar la búsqueda del asesino de su mujer a base de pistas y mensajes que se tatúa en su cuerpo. A medida que la película se desarrolla, veremos que todas esas conjeturas que vamos viendo apuntan en una única dirección. Leonard.

Una Mente maravillosa (2001)

La película de Ron Howard basada en la vida del matemático John Forbes Nash, y protagonizada por Russel Crowe, nos cuenta un apasionante relato donde se entremezclan conspiraciones en plena Guerra Fría y relaciones con otros personajes que más tarde conoceremos que pertenecen solo a la mente del matemático. La esquizofrenia que sufrió durante toda su vida, y cómo se enfrentó a ella, ayudan a comprender cómo resuelve la película algunos de sus momentos más recordados.

Los Otros (2001)

Una de las películas cumbre de Alejandro Amenábar llegó con esta cinta que le catapultó al estrellato mundial. En ella, una familia un tanto extraña, que vive sin luz en una apartada mansión, comienza a padecer toda una serie de fenómenos extraños que atemorizan a sus hijos. Con el paso de los minutos conoceremos que son ellos lo que están muertos y vagando por las habitaciones de la casa y que una vidente ha venido para expulsarlos.

El Bosque (2004)

Aparentemente los habitantes del pueblo están anclados en el tiempo, hace siglos, y llevan unas vidas apacibles lejos de los peligros del bosque. Allí, unas extrañas criaturas impiden que nadie salga con vida por lo que cualquiera que intenta atravesar la espesura no vuelve jamás. El problema es que pronto descubriremos que hay algo extraño, tanto que en realidad todos están viviendo en el presente y esos monstruos son en realidad viejos aldeanos que quieren mantener la farsa eternamente.

Buried (2010)

Alfred Hitchcock ya ideó un relato de sus historias asombrosas sobre un hombre enterrado, que termina encerrado junto a la persona que debía sacarle de allí al día siguiente. En este caso, Ryan Reynolds nos mete en una historia en la que contacta a través de su móvil con otras personas para que le saquen de allí. Una de ellas le promete que irá en su busca lo más rápido que pueda aunque a medida que se desarrolla la historia acabaremos por comprender que fue él quien orquestó todo.

Shutter Island (2010)

La maravillosa película de Martin Scorsese es de esas a las que hay que volver a ella de vez en cuando, para disfrutar del viaje que hace el personaje de Leonardo DiCaprio: aparentemente un Marshall de los EE.UU., llamado Edward «Teddy» Daniels, que intenta averiguar lo que le ocurrió a la residente Rachel Solando. Al final, comprenderemos que todo lo ocurrido es un plan del propio centro para intentar salvar a uno de sus pacientes, un Edward Daniels que está encerrado en la isla a causa de su locura.

El Club de la lucha (1999)

Alguien anónimo (Edward Norton) nos cuenta a través de una voz en off a lo largo de la película su camino desde una existencia monótona hasta la de un club de la lucha dirigido por Tyler Durden, interpretado por Brad Pitt. Tras muchos minutos de metraje, el espectador descubrirá que ese personaje de Durden no existe y que, tal vez, todo sea una invención de ese narrador contándonos la historia de un alter ego imaginario.

Interstellar (2014)

Llegamos a una de las mejores películas de la última década. Christopher Nolan nos trae ciencia-ficción con fundamento académico para tratar un tema como es el de los viajes en el tiempo, la teoría de cuerdas y los multiversos. En él, todo es posible, tanto que tras viajar al espacio para buscar una alternativa a la Tierra, los espectadores descubrirán que es él mismo el que había viajado al pasado para ofrecer la solución a los problemas del planeta e inspirar a su hija.

¡Sé el primero en comentar!