Esta cara… no me suena: personajes de películas que cambiaron de actor

Es un fenómeno exclusivo de aquellas películas que, debido a su éxito, se convierten en sagas que se alargan durante muchos años con varias entregas, lo que lleva a perpetuar a un personaje durante más tiempo del que, a lo mejor, están dispuestos a aguantar ciertos intérpretes. De todas formas, tras las razones que se esconden para que un actor, o una actriz, no repitan en un mismo rol existen infinidad de motivaciones que, si os parece, vamos a repasar a continuación.

¿Por qué no volver a repetir un papel?

En teoría no deberían existir razones lógicas para pensar que un actor, o un director y un productor que dan con la tecla de un papel que se puede convertir en icónico decidan tirar por la borda semejante oportunidad y cederle el testigo a otro intérprete para que lo disfrute, pero son tantos los ejemplos que tenemos a lo largo de los años que es evidente que es un fenómeno que se repite con cierta periodicidad. Ahora bien, ¿qué causas pueden provocar estas situaciones? Mirad.

El dinero

La primera y evidente es el dinero. Un éxito en la primera película significan ingresos extra que seguramente no estaban contemplados inicialmente, así como la realización inmediata de una segunda parte que augura mayores beneficios todavía. Así que los actores, humanos como son, quieren aprovechar ese tirón y ver aumentados sus emolumentos aprovechando que nadie (sobre todo los espectadores) quiere ver un cambio en los roles principales. El problema llega cuando desde la productora se niegan en redondo y deciden prescindir de la estrella de turno.

Máquina de Guerra con Tony Stark.

Toca cambiar

Otra de las razones de un cambio de actor puede ser que las historias se van renovando con los años y es necesario ir actualizando el elenco principal. Eso ocurre, obviamente, en sagas que duran décadas y donde existe la facilidad de ir renovando las caras para adaptarlas a los nuevos tiempos con la aquiescencia de los espectadores y fans. ¿Se os ocurre algún nombre?

Diferencias creativas

El actor, algunas veces, no se mueve tanto por cuestiones pecuniarias como por la deriva artística que va a tomar el proyecto. Un director en el que no confían, discusiones sin descanso en la primera película, un guión endeble o simplemente que no quiere seguir desempeñando ese personaje provocan que el papel caiga en manos de otro nombre, sin necesidad siquiera de que se llegue a negociar un precio por aparecen en pantalla.

La vida…

Lógicamente nadie está a salvo de tener una agenda saturada de compromisos, o de sufrir un percance a lo largo de su carrera y tanto una enfermedad (propia o de un familiar) como un fallecimiento pueden marcar que un personaje tenga que ver cómo lo interpreta otro actor. Ha ocurrido a lo largo de la historia del cine y, desgraciadamente, seguirá produciéndose.

Algunas películas que cambiaron de actor

A continuación os dejamos algunas series de las películas que cambiaron de actor o actriz en algunos de sus personajes principales.

James Bond, 007

Todos los 007.

Qué decir de este personaje por el que ya han pasado seis actores y próximamente conoceremos al séptimo. En esta ocasión, el tránsito de Sean Connery, Roger Moore, George Lazenby, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig se ha visto condicionado por los años que iban cumpliendo gracias a que es la franquicia que más tiempo lleva en cartelera. Ni más ni menos que 60 años desde aquella primera película de 007 contra el Dr. No. ¿Hay mejor ejemplo?

Jack Ryan

Jack Ryan.

Después de 007 seguramente no exista otro personaje con más cambios dentro del mismo universo argumental que Jack Ryan, creado por Tom Clancy y que se estrenó a finales de los 8o con ese peliculón que es La Caza del Octubre Rojo, protagonizada por un Alec Baldwin que no quiso repetir en el papel. Más tarde llegaría Harrison Ford en Juego de Patriotas y Peligro inminente, Pánico Nuclear con Ben Affleck y, por último, Chris Pine en Jack Ryan Operación Sombra. Además, en la serie original de Prime Video tenemos a otro actor en la piel del analista de la CIA: John Krasinski.

Regreso al Futuro

Regreso al Futuro.

En la película original de 1985 la novia de Marty McFly, Jennifer Parker, fue interpretada por Claudia Wells, mientras que en su continuación de 1989 la responsabilidad cayó en manos de una de las mujeres más de moda en aquellos años: Elizabeth Shue. La intérprete de Karate Kid se hizo con el papel tanto en la segunda como en la tercera parte y la razón de este cambio debemos ir a buscarla en la enfermedad que diagnosticaron a la madre de Claudia pocas fechas antes del comienzo del rodaje de Regreso al Futuro II y III. La actriz venezolana optó por dar prioridad a su familia.

El Silencio de los corderos y Hannibal

El Silencio de los corderos.

Era evidente que el éxito de El Silencio de los corderos iba a ser determinante para preparar, más pronto que tarde, una continuación. Y a poder ser con los mismos actores en los personajes protagonistas. El problema es que Jodie Foster no estaba por la labor de participar en la cinta si no la volvía a dirigir Jonathan Demme y así ocurrió: ni el director ni la actriz protagonista tomaron parte dentro del proyecto Hannibal, por lo que fue Julianne Moore la que se encargó de meterse en la piel de Clarice Starling. El resultado, al menos en taquilla, fue muy discreto.

El Hulk del MCU

Los dos Hulk de Marvel.

La primera década de los 2000 fue un momento extraño en el que coincidieron dos películas de Hulk: la primera interpretada por Eric Bana y la segunda por Edward Norton. Pero nos quedaremos con la segunda porque es, curiosamente, la que sí formó parte del universo cinematográfico de Marvel. El problema vino cuando Disney comienza a plantear todo un calendario de nuevas producciones en las que Hulk aparecía junto a otros superhéroes. Así que Edward Norton iba a ser ese personaje pero los problemas provocados por el actor en el set, y sus enfrentamientos con el director hicieron que se optara por buscar un sucesor en el trono… que fue Mark Ruffalo.

Las Rachel de Batman

Las actrices de los Batman de Nolan.

Rachel Dawes es uno de los personajes más importantes tanto en Batman Begins como en El Caballero Oscuro y que tiene una relación muy especial con Bruce Banner. El problema es que en la película original la responsable del papel era Katie Holmes, mientras que en la continuación apareció en escena Maggie Gyllenhaal. ¿Qué ocurrió? Bueno, simplemente que las agendas no cuadraron y la famosa Joey Potter de Dawson crece no pudo formar parte del proyecto. Así que al director no le quedó otra que buscar una sustituta, muy a su pesar.

La Máquina de guerra derrapó

Máquina de guerra de Iron Man.

En su momento no chirrió tanto porque pocos imaginaban tras el estreno de Iron Man la que iban a liar Marvel y Disney con su universo cinematográfico, pero visto con perspectiva se nota demasiado ese cambio de Máquina de guerra en la segunda entrega y, sobre todo, en todas las demás películas posteriores en las que ha aparecido, que no son pocas. ¿Qué ocurrió? Bueno, pues que visto el éxito de la primera entrega, Terrence Howard se decidió a aumentar su caché pidiendo más dinero para participar en la continuación y desde la productora le cerraron la puerta en las narices, sustituyéndole por Don Cheadle. Y no podemos decir que el cambo haya sido a peor.

El mítico Albus Dumbledore

Dumbledore de Harry Potter.

Fue un cambio obligado y, en su momento, una pérdida dolorosísima para los que seguían las aventuras de Harry Potter pero, también, para los que venían siguiendo la trayectoria del genial Richard Harris. Tras dos películas, en 2002 nos dejaba por lo que el papel tenía que buscar un sustituto, que cayó en las manos de Michael Gambon. Él ha sido el que ha mantenido bien alto el nivel interpretativo del irlandés que será recordado, cómo no, por obras maestras del nivel de Los Cañones de Navarone, Gladiator, Robin y Marian o La Venganza de un hombre llamado Caballo.

¡Sé el primero en comentar!