Las precuelas más importantes de la historia del cine

Las precuelas más importantes de la historia del cine

José Luis Sanz

No es algo que se haya producido de forma periódica a lo largo del último siglo de historia del cine ya que las sagas, las franquicias con cuatro, cinco o más películas, no han proliferado hasta los últimos 45 años, por lo que no tenemos demasiado espacio en el que mirar. Y es que el fenómeno de las precuelas nace de la necesidad de expandir un universo que ha cosechado un inmenso éxito y los productores desean seguir explotando a la gallina de los huevos de oro.

Una historia de las historias

La historia del cine nos ha dado infinidad de clásicos durante sus primeros 60 años de historia pero, en muy pocas ocasiones, concibieron sus creaciones alrededor de sagas tal y como hoy las conocemos. Como mucho, encontramos filmes protagonizados por un mismo personaje (Sherlock Holmes, por ejemplo) en virtud de adaptaciones, casi siempre, de novelas de éxito que cuentan historias independientes y autoconclusivas. No es hasta los años 70 cuando la hornada de directores norteamericanos, con George Lucas y Steven Spielberg a la cabeza, dan un giro fundamental a la industria, que se prepara a partir de ese momento para convertirse en la punta de lanza de ese fenómeno que transformará las historias de la gran pantalla en parte misma de la cultura popular.

El Planeta de los Simios, de 1968, dará lugar a cuatro continuaciones más hasta 1973, aunque la que va a cambiarlo todo será La Guerra de las Galaxias en 1977. No es hasta ese instante que las productoras comienzan a tratar sus películas como franquicias y cuando las nuevas entregas dejan de enfocarse en una sola producción para expandir sus universos con más aventuras. El problema es que llega un momento en el que hay que compatibilizar la imposibilidad de seguir avanzando argumentalmente en una franquicia con las exigencias de unos los fans que demandan cada vez más y más productos basados en ella. ¿Cuál es la solución? Efectivamente, comenzar desde el principio de todo. Recurrir a las precuelas.

Ese ha sido, a lo largo de las últimas cuatro décadas, el trabajo que han realizado algunas productoras cuando se han encontrado con nombres en sus manos que, aparentemente, ya estaban más que explotados. Alien, Star Wars, los X-Men… la lista es muy extensa y os la traemos aquí, aunque solo de aquellos casos que han sido especialmente relevantes (para nosotros).

Las precuelas más importantes

No pretendemos confeccionar una lista cerrada porque hay más precuelas que las que podéis ver aquí, pero hemos seleccionado las más sonadas, las que más trascendencia tuvieron en su momento y no tanto por su valor cinematográfico que, en muchos casos, también es de nivel alto. Así que estas son todas las que hemos decidido incluir…

El Padrino II (1974)

La obra de Mario Puzo tuvo una segunda parte, también dirigida por Francis Ford Coppola, y que no la podemos considerar una secuela como tal, porque narra acontecimientos de distintas épocas de las vidas de los protagonistas. Pero eso sí, hay un momento en el que sí nos lleva hasta hechos previos a los vistos en El Padrino dos años antes.

Amanecer Zulú (1979)

Esta aventura que nos traslada hasta el siglo XIX cuando Inglaterra todavía mantiene sus dominios en lo que hoy es Sudáfrica, es la precuela de otra de 1964 titulada Zulú y que supo ver a finales de los 70 el camino que iba a tomar el cine en las siguientes décadas. Dirige Douglas Hickox y protagonizan un elenco de actores de esos que se recuerdan para siempre: Burt Lancaster, Peter O’Toole, Simon Ward o Bob Hoskins, entre otros. La historia nos sumerge en la batalla de Isandlwana que enfrenta a británicos y zulúes en 1879.

Regreso al Futuro Parte III (1990)

Qué decir de la película que cierra la trilogía de Regreso al Futuro y que nos lleva hasta el lejano Oeste, cuando Doc y Marty se topan con la cruda realidad de los años de fundación de Hill Valley. Allí conoceremos los momentos previos a la construcción del famoso reloj de la torre y algunas curiosidades sobre el por qué de los nombres de ciertos nombres y dinastías que vivirán en el valle en las siguientes generaciones.

Mallrats (1995)

Esta pequeña joya de Kevin Smith tiene la curiosidad de que se estrenó un año después de la que sería su continuación, Clerks, y viaja al pasado para contarnos los hechos inmediatamente anteriores a lo que pudimos disfrutar en la producción de 1994. Eso sí, no penséis que veremos a los protagonistas de pequeños o algo así, la acción tiene lugar apenas 24 horas antes de la secuela. Si no las habéis visto, ¿a qué estáis esperando?

Dragón rojo (2002)

El éxito de El Silencio de los corderos llevó a que Universal Pictures creara toda una saga alrededor del personaje de Hannibal. Y este Dragón Rojo es una de ellas aunque viaja al pasado para contarnos acontecimientos que ofrecen un mayor contexto del protagonista. No es que sea de las obras más recordadas, pero si te encantó la película protagonizada por Jodie Foster, seguro que esta te interesa.

Star Wars Episodio III (2005)

Existe un consenso bastante extendido de que el Episodio III La Venganza de los Sith es la mejor de las tres primeras entregas que se estrenaron entre 1999 y 2005. Básicamente porque es la que nos narra unos hechos que muchos habían idealizado al ver los Episodios IV, V y VI: la transformación de la República en un Imperio y el paso de Anakin Skywalker al Lado Oscuro de la Fuerza. ¿Hay que decir algo más?

El Origen del planeta de los simios (2011)

Podríais pensar, “¿esta película es una precuela?, ¡pero si es la primera de una trilogía!”. Y estáis en lo cierto, pero esa condición no la obtiene por su relación con los dos siguientes films, sino por la franquicia iniciada en 1968, la protagonizada por Charlton Heston. Es por ella que nos cuenta cuál es el instante en el que las cosas se tuercen mientras vemos de refilón el lanzamiento del cohete que lleva al personaje que aterrizará en ese planeta infestado de simios tiempos más tarde.

X-Men Primera Generación (2011)

No hay duda de que buena parte de la culpa del éxito de las películas de superhéroes de los últimos 20 años debemos ir a buscarla a la trilogía original de los X-Men dirigida por Bryan Singer y Brett Ratner entre 2000 y 2006. Pero fue en 2011 cuando, con Marvel Studios ya en marcha, 20th Century Fox se decidió a explicarnos lo ocurrido años antes de la primera X-Men. Al menos dentro de ese mismo universo. Y el trabajo resultó extraordinario.

El Hobbit (2012)

Seguramente no haga falta decir demasiado sobre la que es una de las secuelas más importantes de la historia del cine (y también de la literatura). El Hobbit se dividió en tres películas que hasta 2014 nos narraron muchos de los acontecimientos que después explican lo sucedido en El Señor de los Anillos. La más importante, por qué ese anillo de poder estaba en manos de una criatura tan insignificante como Bilbo Bolsón.

Monstruos University (2013)

En 2001 Pixar se encontraba en un completo estado de gracia y Monstruos S.A. nos explicó la razón por la que tenemos tanto miedo de los armarios de nuestros cuartos. Once años más tarde, el argumento viaja al pasado para mostrarnos cómo vivieron sus tiempos universitarios los principales protagonistas de la cinta anterior, así como la explicación a algunas manías y miedos de los que tuvimos referencia en la peli original.

Animales Fantásticos y dónde encontrarlos (2016)

La madre de todas las franquicias de este siglo tiene nombre de mago: Harry Potter. Pero terminada su saga literaria y cinematográfica con Las Reliquias de la muerte, la maquinaría de Warner necesitaba nuevas historias, y estas llegaron, no a través de libros, sino de guiones escritos exclusivamente para la gran pantalla por la propia J.K. Rowling.

En esta nueva saga conoceremos a Newt Scamander, que llega a Nueva York con una maleta cargada de criaturas mágicas. El malo cambia de nombre y ahora se llama Gellert Grindelwald, además de que conoceremos a algunos personajes clave del universo de Harry Potter. ¿O acaso no sabéis quién es Albus Dumbledore?

¡Sé el primero en comentar!