Y llegó el final: lo mejor y lo peor de la 3ª temporada de Dark

Dark llegó a hace unos días con su tercera temporada a Netflix, poniendo así con ello el broche a una de las mejores propuestas del catálogo de la plataforma. Ha sido un viaje intenso, muy intenso, y tremendamente caótico, pero todo encuentra sentido ahora, tras 26 capítulos de emisión. Es hora de que repasemos qué nos ha dejado esta última entrega y miremos con perspectiva si la serie ha cumplido o no con las expectativas.

Atención spoiler: aunque es bastante evidente, ten en cuenta que en este artículo se habla libremente sobre la tercera temporada de Dark. Léelo bajo tu responsabilidad.

El fenómeno alemán se llama Dark

¿Una serie alemana sobre viajes en el tiempo? De primeras suena no sonaba demasiado atractivo para el gran público. Dark llegó como producción propia de Netflix en 2017 sin hacer demasiado ruido y pasó más bien desapercibida durante las primeras semanas de emisión.

Sin embargo, de repente los usuarios se dieron cuenta de la joya que escondía este título de solo 4 letras: una historia tremendamente compleja y entretenida donde la sensación que reinaba es que todo estaba perfecta e ingeniosamente bien planteado desde sus inicios.

Y es que solo así es posible desarrollar un proyecto como este. Sus creadores Baran bo Odar y Jantje Friese han sabido crear una fantástica trama donde no había mucho hueco para la improvisación dadas las idas y venidas de los personajes en sus diferentes épocas y las relaciones que se establecen entre ellos.

Ahora toca hacer un repaso por lo que más me ha gustado de esta última temporada (tomando en perspectiva la serie Dark al completo) y lo que menos me ha convencido del desenlace. Vamos con ello.

Lo mejor y lo peor del final de Dark

 

Lo mejor de la tercera temporada

  • Ha sabido mantener el interés. Era complicado pero Odar y Friese han sabido mantener el interés en todos los capítulos, con ganas siempre de ver el siguiente y seguir descubriendo qué es lo que está ocurriendo.
  • El buen casting. Y no lo decimos por la interpretación sino por el gran parecido físico que guardan entre sí los actores que interpretan a un mismo personaje. Los responsables del proyecto han sabido buscar siempre detalles comunes en la fisionomía de todos para que fuera mucho más creíble que se trataba del mismo personaje en diferentes edades. Aunque también se jugo en ocasiones con ventaja, claro. Es el caso del hijo de Martha y Jonas, que en su versión anciana y adulta sí que son familia: padre e hijo para ser más exactos.

Dark

  • La banda sonora. Poco se habla de la música que acompaña a Dark. La elección de canciones para cada capítulo ha sido muy buena, especialmente a la hora de mostrarnos las características transiciones a cámara lenta, en la segunda parte de cada capítulo.
  • No es un final «feliz» para los protagonistas. Haciendo honor a su nombre, la serie acaba de manera un tanto melancólica ya que los personajes protagonistas, Jonas y Martha, finalmente desaparecen y se sacrifican para que el mundo origen nunca se desdoble y una nueva historia se escriba.
  • Todo bien atado hasta el final. Después de dos temporadas llenas de fechas, personajes y viajes temporales capaces de influir en el «futuro», quedó más que claro que aquí no había hueco para la improvisación y que todo estaba muy bien atado y planteado desde el inicio. La tercera temporada, aún más compleja si cabe, vuelve a poner esto de manifiesto, sin que quede ningún cabo suelto. Bravo.

Lo peor de la tercera temporada

  • ¿Demasiado caos? Igual que digo que la tercera entrega ha sido la más compleja, también es justo reconocer que quizás se han excedido demasiado con ello. Por si no teníamos suficientes con los viajes en el tiempo a diferentes años, ahora se nos presenta un mundo paralelo, el de Eva, donde también hay viajes y consecuencias similares al de Adam, lo que puede llegar a saturar un poco la trama, unido a los muchos frentes abiertos que presenta.
  • Muchas vueltas sobre lo mismo. Derivado de lo anterior en esta temporada llegué a tener la sensación en algunos momentos de que algunas escenas «se hacían bola», dando demasiadas vueltas sobre la misma idea. Los personajes, especialmente Adam, Eva y Claudia Tiedeman repiten su mantra a veces en exceso.
  • El momento Interstellar sobraba. Si has visto Interstellar sabrás de lo que te hablo: en el último episodio, cuando Jonas y Martha atraviesan el túnel de la cueva en el momento en el que este es abierto por primera vez, acaban en un espacio indefinido en el que están absolutamente solos. Luego verán al otro de pequeño a través de un armario, dejando claro que cuando eran niños llegaron a percibir dicha presencia. Esto recuerda a cuando Matthew McConaughey llega al agujero negro, también sin espacio ni tiempo definidos, y consigue ver a través de un mueble a su hija, quien acaba notando su presencia.

Dark

¿Ha sido la temporada 3 la mejor de todas? Desde luego que no. Pienso que la primera, por novedad, y la segunda, por la manera de asentar y contar todo, fueron superiores. ¿Estoy satisfecha con el final? Sí, porque aunque no sea el ideal, se ha cerrado dignamente, sin estirar la serie de manera absurda y, sobre todo, haciendo que compense el fantástico viaje empezado en 2017.