Qué significa saltar el tiburón en una serie y cómo detectarlo

Qué significa saltar el tiburón en una serie y cómo detectarlo

Isaac García

Si eres fan de las series, quizá hayas oído la expresión «Saltar el tiburón». Es como se denomina, en la jerga del mundillo, al hecho de que tu historia favorita se está saliendo de los raíles y pasando de rosca. Para que seas todo un experto, y puedas presumir de tu conocimiento seriéfilo, te explicamos con detalle el concepto de saltar el tiburón: de dónde viene, cómo detectar cuando se produce y ejemplos famosos que son muy ilustrativos.

Vivimos en la época dorada de las series, nunca se han hecho tantas y de tanta calidad. De hecho, actores famosos en el cine que jamás habrían elegido participar en ellas, porque la televisión era algo secundario, lideran series de prestigio y estas han dejado de ser la «segunda división» a la hora de rodar historias.

Sin embargo, es cierto que estamos empezando a ver un cierto declive. Hay demasiadas series, no paran de producirse más y la competencia es tremenda. Es por eso que, algunas que ya llevan un tiempo emitiéndose, tratan de mantenerse relevantes como sea, recurriendo en ocasiones a giros y tramas que incurren en lo que se llama «saltar el tiburón».

Cuando eso sucede, es un signo claro de que la historia se agota, ha entrado en declive y, probablemente, lo mejor sería terminarla. ¿Y qué es exactamente eso de «saltar el tiburón?

Qué es «saltar el tiburón» en una serie o historia

Homer Simpson saltando el tiburón

Saltar el tiburón es un concepto que sirve para definir cuando una serie, que normalmente ya lleva tiempo en antena y, por tanto, ya ha contado bastantes historias de sus personajes, recurre a un giro, acción o trama demasiado exagerados, inesperados o que no encajan con la historia, con tal de mantener como sea la atención de su público.

La mayoría de intentos de saltar el tiburón terminan mal. Se trata de un movimiento desesperado, con tal no perder espectadores y compensar un declive por el hecho de haber agotado ya las tramas lógicas que les pueden ocurrir a los personajes, o que derivan naturalmente del argumento principal.

En esos casos en los que la mina se está secando, se recurre a un giro o suceso que tiene un impacto momentáneo y supone un shock.

Sin embargo, saltar el tiburón no se da simplemente cuando en una historia se produce una sorpresa o algo que te deja con la boca abierta. Ocurre cuando sucede algo que tiene esa intención, pero está claro que huele a desesperación.

Normalmente, saltar el tiburón suele suceder cuando la historia se ha estirado demasiado, pero no se le quiere dar un final todavía, porque sigue teniendo audiencia que exprimir como sea y aún es rentable. Muchas veces también, significa el principio del fin y el descenso sin remedio de la calidad de la historia, normalmente hacia un final agónico.

¿Esa serie típica a la que probablemente le sobran un par de temporadas? Seguramente han saltado el tiburón en más de uno de sus episodios tardíos.

El origen de la expresión «Saltar el tiburón»

El origen de la expresión es ya antiguo y lo cierto es que no es simbólico, sino literal.

La expresión saltar el tiburón se acuñó después de que en la serie Happy Days (Días Felices), el personaje Arthur Fonzie Fonzarelli (interpretado por Henry Winkler) saltara literalmente un tiburón en el episodio de la quinta temporada titulado: «Hollywood: Parte 3», que puedes ver en el vídeo de arriba.

Con unos esquís acuáticos, y sin quitarse su característica chaqueta de cuero, The Fonz ejecuta el salto, todo un acontecimiento que vieron unos 30 millones de espectadores el 20 de septiembre de 1977.

Desde entonces, se ha quedado como símbolo de hacer lo que sea a la desesperada con tal de mantener la audiencia y la atención.

Cómo detectar cuando una historia salta el tiburón

Friends saltando el tiburón con Joey y Rachel

En realidad, no es difícil detectar cuando una serie salta el tiburón, porque, en vez de sorpresa, o a la vez que esta, lo que ocurre te hace encoger un poco el ceño y preguntarte si lo están haciendo en serio.

Sucesos clásicos que saltan el tiburón son:

  • La vuelta repentina de un personaje que había muerto.
  • La aparición de un hermano, amante, hijo o similar personaje, con lazos fundamentales con los protagonistas, pero que no se había nombrado nunca o del que no se había sabido nada.
  • Relaciones amorosas o sexuales entre personajes principales que, hasta el momento, no habían mostrado atracción el uno por el otro y, por tanto, resultan forzadas.
  • Acontecimientos exagerados que no encajan con el tipo de tramas que la serie desarrollaba hasta ese momento. Por ejemplo, desastres importantes, que los personajes se vean envueltos en argumentos de salvar el mundo o librarse de asesinos, cuando antes estaban contando historias cotidianas.
  • Variante de lo anterior, cuando un personaje se comporta como alguien que no era hasta entonces, con habilidades desconocidas o revelaciones de secretos que no cuadran.
  • Se reinician acontecimientos importantes. Ya se sabe, muertes que no son, en realidad era un sueño, todo ha sido un engaño…
  • Algún protagonista salta literalmente un tiburón. Esto es, más bien, una broma interna, pero Los Simpson, por ejemplo, ha mostrado a Homer haciéndolo, reconociendo que es una de las que ya hace tiempo que ha hecho esto en muchas ocasiones.

En definitiva, cuando tu serie favorita se empieza a parecer a una telenovela barata tras un acontecimiento supuestamente inesperado o chocante.

Ejemplos famosos de series que han saltado el tiburón

Arya Stark saltando el tiburón

Muchas son las series que han durado más de lo que debían gracias al éxito de audiencia y, para tratar de mantenerla han saltado el tiburón de estas maneras:

  • La serie Perdidos es un desfile de saltos de tiburón constantes. Porque los que estaban perdidos eran los guionistas y no sabían por donde seguir, así que empezaron a acumular sucesos chocantes sin ton ni son. Muchos marcan el primer salto en la tercera temporada, alrededor del episodio 7. Flash-forwards, futuros alternativos, mil cosas chocantes sin sentido… hay para elegir.
  • La serie Friends es otra culpable de saltar el tiburón con un clásico, la relación entre Joey y Rachel, forzada, salida de la nada y sin química alguna.
  • Dexter es otra serie que se metió por derroteros sin mucho sentido con tal de mantener el interés. Algunos fans alegan que el final de la cuarta temporada, con el asesinato del personaje interpretado por John Lithgow es el momento. Otros son más benévolos y dicen que ocurre al final de la sexta cuando la hermana de Dexter descubre su secreto y además está enamorada de él.
  • Dallas saltó con todos los honores cuando al final de su temporada 8 matan a su personaje principal, Bobby Ewing, pero luego toda la temporada posterior resulta un sueño. Los Serrano son otros culpables cuando todo se revela que es un sueño de Resines.
  • Juego de Tronos también ha saltado el tiburón unas cuantas veces, curiosamente, muchas de ellas con el mismo personaje: Arya Stark. Sobrevive a un montón de puñaladas que habrían matado a cualquiera, ella sola acaba con los Frey disfrazada con uno de los rostros de la familia, se carga al Rey de la Noche saltando de la nada como un ninja…

Como ves, hay muchos culpables de saltar el tiburón y muchas de nuestras series favoritas pueden seguir ese camino. Y es que, o les das un final digno cuando toca, incluso dejándote con ganas de más, o las historias viven lo suficiente para dejar ese regusto amargo de haberse pasado tres pueblos a la desesperada.

¡Sé el primero en comentar!