Cómo elegir el SSD adecuado para cada situación

Cómo elegir el SSD adecuado para cada situación

Pedro Santamaría

Por precio y por opciones, las unidades SSD son las más recomendables si buscas almacenamiento rápido para el trabajo diario. Por ello, no sólo vamos a ver diferentes propuesta, también cómo elegir el disco SDD más adecuado según tus necesidades.

Antes de comprar un disco SSD: la interfaz de conexión

Disco SDD externo WD

Las unidades SSD tienen varias ventajas frente a un disco duro tradicional, la principal es el mayor rendimiento gracias a sus velocidades más altas en acceso de lectura y escritura, y también su mayor durabilidad, al ser menos delicadas frente a golpes que pueden sufrir en el día a día.

Los problemas es que son algo más caras que los discos HDD tradicionales, y que para sacarle el máximo partido es importante saber qué interfaz de conexión usan y los estándares que soportan.

Ahora mismo, en unidades externas tienes el estándar USB 3 y Thunderbolt 3. Esto no debe confundirse con el conector, porque tener USB C no implica ser compatible con Thunderbolt 3 o al contrario. Además, dentro de USB 3 hay distintas versiones que marcan la velocidad máxima que se alcanza.

  • USB C con USB 3.1 Gen 1, esta conexión ofrece un ancho de banda de hasta 5Gbps
  • USB C con USB 3.1 Gen 2, esta conexión duplica velocidad y alcanza los 10 Gbps
  • USB C con soporte para Thunderbolt 3, es la más rápida y llega a los 40Gbps

Con estos datos, a la hora de elegir solución de almacenamiento es importante considerar qué usos harás. A veces es fácil dejarse llevar por las especificaciones y buscar siempre la máxima capacidad, la máxima velocidad, etc. Encontrar todo eso y, además, al mejor precio sería lo ideal. Pero hay que admitir que quitando ofertas puntuales, no es lo habitual.

Por tanto, piensa para qué vas a usar la unidad. No es lo mismo editar vídeo 4K que almacenar datos del día a día de forma temporal. Tampoco hacer copias de seguridad adicionales o tener una desde la que restaurar en caso de fallo.

Y por último, no es lo mismo una unidad de dimensiones y peso reducido para usar junto a tu ultrabook o incluso iPad, ahora que iPadOS admite unidades externas, a otras de mayor tamaño que abultan más en la mochila o bolso.

Así que, haz bien tu lista de prioridades y necesidades, luego elige la opción que más te convenga. Si te sirven, aquí va cómo lo haría yo.

  • Unidades SSD de hasta 500GB, por ser las más rentables en precio por GB, para usos con aplicaciones que requieren un rápido acceso a los datos. En mi caso, Final Cut Pro u otras apps.
  • Las unidades SSD de tamaños más reducidos e interfaz USB C para usarlas como almacenamiento externo en dispositivos móviles, desde smartphones con los que grabe vídeo y no tengan mucho almacenamiento o el iPad Pro. Ideales si viajas mucho.
  • Unidades SSD de 2,5″ para usos donde se demanda rendimiento, pero no hace falta mucha portabilidad.

Luego, no olvides las unidades HDD de 2,5” y 3,5″. Con capacidades de 1TB o 2TB son idealas para copias de seguridad de datos a los que no se accede de forma recurrente. Por ejemplo, material de vídeos ya editados, trabajos finalizados, fotografías de viajes, etc. Y por supuesto, un NAS para esa otra copia remota no vendría mal. Aún así, esto ya es cuestión de cada uno y cómo organice sus datos.

Y ahora, una recopilación de los SSD más atractivos del momento.

Samsung T5

SSD de Samsung

Esta unidad de Samsung T5 es ya todo un clásico dentro del almacenamiento SSD, con conexión USB C y reducido tamaño. No son económicas, al menos, no en las capacidades más altas. Pero sí es verdad que suelen ponerse de oferta de forma habitual. Así que si estás atento te llevas un muy buen SSD capaz de ofrecer unas velocidades alrededor de 500 MB/s en lectura y 480 MB/s en escritura.

Sandisk Extreme

SSD Sandisk

Similar en rendimiento a la unidad de Samsung, este Sandisk Extreme me parece muy buena opción por el diseño, por esa opción de poderlo enganchar y su reducido tamaño. Por lo demás, hace uso de USB C e incluye certificación IP55 de cara a resistir la lluvia, salpicaduras, derrames accidentales y el polvo. Buena opción para viajeros.

WD My Passport SSD

Western Digital - SSD

Compacto, tal vez algo menos resistente que el modelo de Sandisk, pero igual de eficiente y con buen rendimiento que los anteriores. Esta unidad WD My Passport SSD ofrece buen rendimiento y poratiblidad a buen precio.

Carcasas para discos M.2 y M.2 NVMe

Para finalizar, teniendo en cuenta los precios de las unidades M.2 y NVMe, considerar la posibilidad de adquirir una carcasa y unidad por separados para luego hacerte tu propio disco externo no es mala idea.

No es sinónimo de ahorro, pero en ocasiones sí puede rentar mucho más que ir directos al modelo externo del fabricante que elijas. Por ejemplo, con esta carcasa de Transcend y este disco M.2 de WD el precio total es de 92 euros.

Estas carcasas también sirven lógicamente para reaprovechar la unidad SSD de tu equipo como almacenamiento externo en el caso de que la sustituyas por otra de más capacidad o rendimiento y no puedas conservar ambas instaladas en el interior.

Micron 5210 ION SSD 7,7TB

Venga, posiblemente nadie apueste por ella a menos que tenga un uso muy concreto, pero esta unidad SSD de Micron con 7,7 TB de almacenamiento me ha recordado al disco duro de WD con 20TB de capacidad. Por los 830 dólares que cuesta no es excesivamente cara, pero aún así no se si apostar por ella.

Por último, sí, puedes comprar SSD de 2,5″ y colocarlos en una carcasa externa adecuada para aprovechar su máxima velocidad. Y si estás atento a nuestras ofertas es posible en algún momento las encuentres más baratas de lo habitual.