Los usuarios de Android prefieren la navegación con tres botones a los gestos y es lógico

Los usuarios prefieren el esquema tradicional de navegación a través de tres botones que los gestos táctiles. Esa es una de las conclusiones que saca Google y que, posiblemente, también hayas podido sacar tú fácilmente durante los últimos meses. Pero, por qué ocurre esto si los gestos aportan beneficios.

Navegación de tres botones frente a gestos

Si te dan a elegir, qué prefieres: un sistema de navegación por gestos o el clásico de tres botones. Tic tac tic tac… en teoría debería ser el sistema de navegación por gestos, ya que es lo que todos los fabricantes están usando en sus últimas propuestas de smartphones todo pantalla. Una solución que, además, permite una experiencia más inmersiva. Pero no, parece que la mayoría de usuarios de Android sigue optando por los tres botones. ¿Motivo? Una simple cuestión de ergonomía, rapidez y, sobre todo, facilidad de uso.

Gestos Android

Eso es lo que se puede sacar como conclusión de la última entrada publicada por Google en su blog Android Developers. En ella, la compañía explica cómo y por qué están mejorando el control por gestos en Android Q, que por cierto ha lanzado ya su última beta.

En el artículo Google explica que llevan tiempo analizando cómo usuarios como tú y nosotros utilizan el smartphone, cuáles son los puntos de la pantalla que más se tocan según se sujete con la mano izquierda o derecha y cómo es la interacción con cada uno de los gestos, desde el que vuelve a la pantalla de inicio hasta el que lanza la multitarea, atrás, etc.

Navegación Android Q

Pues bien, con todos esos datos y con el de la ergonomía y rapidez de respuesta, parece que la preferencia por el sistema de navegación de tres botones sigue siendo muy alta por la mayoría de usuarios. Esto tiene lógica, durante muchos años ha sido la forma de interactuar con dispositivos Android y cambiar algo que tienes muy asimilado no es fácil.

No obsatnte, por qué iOS, que también basó su uso durante muchos años en el botón Home, sí eliminó el botón físico y paso a un sistemas por gestos y no hubo tantos problemas de adaptación. Suponemos que la respuesta está en la consistencia.

El gran problema que ha tenido Android con el sistema de gestos es que, cuando Google y resto de fabricantes dieron el salto a teléfonos todo pantalla, no hubo ningún tipo de consenso a la hora de definir cómo serían. Por eso, si usas un teléfono de OnePlus difieren a los del Pixel y estos, a su vez, de los de Huawei, Samsung… Al final, un lio que afecta al usuario.

Los cambios en cómo se realizan los gestos son necesarios para encontrar la mejor opción, Google lo ha hecho con esta última beta de Android Q. Y aunque les cueste críticas, ahora porque afecta a cómo se interactúa con aplicaciones con un menú lateral, a la larga es bueno si se llega a algo común con el resto de marcas.

Si no es así, esto es como cuando llevas años usando dispositivos con lector de huellas en la parte trasera y pasas a uno con sensor debajo de la pantalla. Por cuestión de hábitos es más probable que busques en la trasera para desbloquearlo. Pues igual con los gestos, más aún si tienes memorizado algunos como la forma natural de realizar una acción.

Google, después de estudiar distintos casos y darse cuenta de como los usuarios usan menos la función de volver atrás durante los primeros días de uso de Android Q, está decidida a mejorarlos de forma definitiva. Pero lo importante realmente será que luego, el resto de fabricantes aplique los mismos gestos. Si no es así no valdrá de nada, y al final, la experiencia de control por gestos en Android seguirá siendo un caos para todos aquellos que cambien con frecuencia de dispositivo y capa de personalización.