Control por gestos en tu smartphone sí, pero los de Google

Control por gestos en tu smartphone sí, pero los de Google

Pedro Santamaría

Google parece que empieza a tomar las riendas de Android y cómo se implementan algunas novedades por parte del resto de fabricantes. Por ello, el primer punto donde hará que cambien las cosas son los gestos. La compañía permitirá gestos propios, pero tendrán que ofrecerse como ajustes avanzados. Por defecto tendrán que ser los que Google diga. ¿Una decisión polémica? Puede ser, pero también una decisión acertada.

Los gestos por defecto: los de Google

Con la llegada de Android 10 Google quiere que el resto de empresas que fabrican teléfonos y usan su sistema operativo vayan más alineadas. Qué significa eso, pues que podrán seguir añadiendo opciones a nivel de software propias, pero algunas tendrán que estar dentro de los ajustes avanzados y por defecto usar las que Google dictamina.

El más claro ejemplo es el sistema de control por gestos. Hace unos meses hablamos de los nuevos gestos en Android Q, ahora ya conocido como Android 10. No era un sistema perfecto y en algunos casos generaban un poco de confusión. No obstante, sí eran lo que desde un inicio debió haber sido la propuesta de control que sustituía a los ya asentados botones de navegación.

Claro que, en parte, el gran problema no era tanto cómo definía Google cada acción sino las múltiples variantes que había en Android y provenían de la interpretación y adaptación que cada marca hacía para su capa de personalización. Eso es lo que al final liaba a muchos usuarios y hacía que acabasen apostando por regresar a los botones en pantalla.

Pues ahora eso se va a acabar. Las marcas podrán seguir incluyendo sus gestos propios, pero tendrán que estar (por recomendación de Google) en los ajustes avanzados. La idea es que no se confunda al usuario y sólo aquellos con experiencia y conocimientos tengan la opción de elegir cuál usar.

A los que veían y ven Android como el mejor sistema móvil por sus múltiples opciones de personalización puede que esto no les agrade. Es cierto que aquí Google va a dictar un poco las reglas, y eso podría hacer que algunos se sientan incómodos o atacados. Pero a la larga, posiblemente sea lo que debió haber hecho hace mucho más tiempo.

Por la propia naturaleza de Android, el usuario y los fabricantes seguirán disfrutando de su versatilidad y opciones, pero para una gran mayoría tener un orden y control facilitará la adopción de este tipo de novedades que son los gestos. Y lo más importante, poder saltar del teléfono de un fabricante a otro sin encontrar fricción por cómo cada uno de ellos implementan los gestos u otros aspectos básicos en el uso del terminal.

Sin caer en el que control de Apple e iOS, a veces excesivo, esta decisión se agradece. Ahora falta por ver si finalmente se cumple tanto en teléfonos ya lanzados que actualicen a Android 10 como los que llegarán en un futuro.