Alemania considera ilegales los botones Dash Button de Amazon

Una de las mayores muestras de consumismo extremo la presentó Amazon hace unos años. Se llama Dash Button, y son unos botones programados con conexión inalámbrica que se encargarán de hacer un pedido automático a Amazon con sólo pulsar un botón. ¿Te has quedado sin ositos de goma? Pulsa el botón Dash para recibir un nuevo paquete. ¿Necesitas más cápsulas de café? Tienes el botón de pedido justo al lado de la cafetera.

Amazon Dash Button, un arma de doble filo

Amazon Dash Buttons

No cabe duda que la tecnología es increíble, y facilita muchísimo la vida de los usuarios en su día a día, ya que la mayoría de productos con botón dedicado con productos que consumimos en nuestro día a día, por lo que la necesidad de pedir recambios es incuestionable. Nadie le quita ese mérito a Amazon, sin embargo, en Alemania no opinan igual, ya que consideran que la tecnología se aprovecha de la necesidad inmediata del usuario para cubrir un pedido sin ofrecer demasiada información.

Sus razones pasan principalmente por los precios. Necesitabas capsulas de café, pulsaste el botón y a la mañana siguiente las tenías en casa. Genial, pero, ¿sabías lo que te costó el pedido? ¿Y si las cápsulas tenían un precio más elevado de lo normal? ¿Las hubieras comprado igualmente?

Ese es el planteamiento que un tribunal Alemán ha expuesto, considerando que los Dash no ofrecen la suficiente información como para proteger al consumidor. En resumen, consideran que los botones violan las leyes al entender que los compradores deben de saber qué cantidad están pagando por lo que están comprando.

Amazon opina todo lo contrario

La compañía no ha tardado en publicar las primeras declaraciones, y aseguran que están convencidos de que sus botones Dash cumplen con la ley alemana, por lo que pelearán la decisión con los medios legales que puedan. Desde consumo aseguran que el tribunal no va a conceder ningún tipo de apelación, así que veremos en qué termina todo esto, ya que podría salpicar a más países de la Comunidad Europea.

¿Son realmente traicioneros los botones Dash de Amazon?

El propio gigante declara que esta decisión supone un golpe a la innovación y elimina la posibilidad al usuario de decidir por voluntad propia tras informarse del producto si los botones Dash suponen una experiencia de compra satisfactoria para su día a día. Puede ser que en parte tengan razón, pero también el proceso se podría hacer de otro modo. Es cierto que los clientes de Amazon disponen de la posibilidad de devolver los productos adquiridos sin problemas, pero una vez recibido supone cierta molestia hacer todo el proceso, por lo que muchos de los pedidos quedarían finalmente en casa.

Una solución podría ser la de colocar una pequeña pantalla de tinta electrónica para informar sobre el precio del momento a la hora de pulsar el botón. Es una solución que obviamente encarecería el producto y afectaría a la autonomía, pero podría ser completamente factible. ¿Cómo lo ves?