Adiós al sueño de «tener» un iPod en tu iPhone, adiós a Rewound

Adiós al sueño de «tener» un iPod en tu iPhone, adiós a Rewound

Pedro Santamaría

Copiar el diseño del iPod en la interfaz de tu aplicación, tener la suerte de ser aceptaba en la App Store, obtener visibilidad de los medios y pensar que Apple no actuaría rechazándola es, a día de hoy, de iluso. Así que sí, Rewound ha sido rechazada por Apple y así lo ha contado su desarrollador.

No copiar lo que es de Apple, al menos no dentro de su tienda

Hace poco tuvimos conocimiento de una aplicación para iOS, para el iPhone para ser exactos, que estaba siendo desarrollada por un usuario y cuyo interés no estaba en otra cosa que el diseño de su interfaz. Aprovechando las capacidades táctiles del iPhone se iba a emular el diseño del iPod para traer la misma experiencia que con el famoso reproductor musical de Apple y su clickwheel.

Lógicamente, cuando supimos de ella lo primero que pensamos fue que lo tendría complicado. El diseño del iPod es propiedad intelectual de Apple y no iba a dejar que nadie lo usase así libremente. Pero bueno, hasta que lo la enviase a la App Store no se sabría qué pasaría.

Al poco tiempo llegó otra aplicación que, esta vez sí, ya estaba en la propia App Store y sí permitía tener un reproductor de música con la misma interfaz del iPod. ¿Cómo, reproductor de música y copiando en su interfaz el diseño del iPod y había sido aceptada? Sí, pero con un pequeño truco.

Skins Rewound

La aplicación desarrollada por Louis Anslow no era más que un reproductor de música muy básico, con una interfaz tosca y para nada atractiva. Lo bueno es que escondía un detalle importante: permitía cargar skins y gracias a ellos se producía la magia. De un modo muy sencillo se implementaba un diseño que copiaba al del iPod. Cuando se hacía la aplicación lo detectaba y listo, ya podías usar el reproductor del mismo modo, incluso con su rueda clásica de control y forma de funcionar su sistema operativo.

Claro, con estas opciones el tiempo que pasó hasta que distintos medios y usuarios se hicieron eco tardó poco. La aplicación se comenzó a descargar, más de 170.000 usuarios según su desarrollador la instalaron, y a hacer ruido. Entonces es cuando Apple la ve, se da cuenta y decide expulsarla de su tienda de aplicaciones.

¿Motivos para rechazarla? Pues el primero es que copia el diseño del iPod. El segundo es que podría podría confundir a los usuarios que pensarían que se trata de una app oficial. Y por último, cobrar por características de Apple Music. Esta es la razón más polémica, aunque está claro que es un sumatorio de lo demás y de la clara de idea de Apple por impedir que nadie se lucre por sus ideas -el diseño del iPod-.

En resumen, que como usuarios es una lástima porque recuperar el diseño del iPod en un reproductor de música tiene su encanto. Pero también es lógico que Apple tome esta medida. Es algo similar a esas apps que de serie hacen una cosa, pero con un poco de «magia» se transforman en emuladores de viejas plataformas de juego. Si se detectan, van fuera.