Si fueras rico, esta es la pantalla 16K que deberías de tener en tu mansión

No hay nada como soñar despierto. Y si son con gadgets, mejor. Si estás pensando en buscar la pantalla perfecta para el home cinema de tus sueños, Sony ha anunciado por fin la disponibilidad para consumidores de sus nuevas pantallas modulares con la que poder montar un cine de hasta 20 metros de ancho. ¿Quieres ir preparando el presupuesto? Pues atento, por que puede que tu sueño se convierta en toda una pesadilla.

Sony Crystal LED

Sony Crystal LED

Sony presentó hace unos meses su solución de pantalla modular para profesionales con la que poder montar pantalla de entretenimiento de grandes pulgadas con tecnología Crystal LED. Esta tecnología ofrece la posibilidad de acoplar paneles modulares Micro LED con lo que poder dar vida a una pantalla con tamaño y forma personalizada. Se trata de una solución similar a la de Samsung con su The Wall, que también hace uso de paneles modulares, y que ahora estará disponible también para todos aquellos que quieran montar una en casa.

Cada módulo de 16 x 18 pulgadas tiene una resolución de 360 x 360 píxeles, y cada píxel está formado por 3 pequeños LEDs. Esta combinación ofrece resultados similares a las pantallas OLED, aunque el brillo que ofrece es muchísimo más alto, alcanzando los 1.000 nits, 10-bits de grises y una fiabilidad en la reproducción de color del 140% en el perfil RGB.

La pantalla gigante perfecta para el jardín

Para que te hagas una idea, la combinación de estos módulos nos permitiría dar vida a pantallas 1080p, 4K, 8K y 16K según el número de módulos que elijamos, aunque esto requerirá un desembolso bastante importante, ya que cada módulo podría tener un precio de aproximadamente (agárrate) 10.000 dólares. Te lo vamos a explicar mejor. La combinación de los 72 módulos que harían falta para crear una pantalla 4K costaría 720.000 dólares, pero si lo que quieres es optar al máximo, la pantalla con resolución 16K te costaría nada menos que 5,8 millones de dólares. Eso sí, podrás decir que tienes una tele de 783 pulgadas.

Como ves se trata de una tecnología todavía al alcance de muy pocos, pero no hay dudas de que en el futuro podría convertirse en una solución perfecta para poder ampliar el tamaño de la pantalla según necesidades. Si la tecnología avanza, los precios podrían bajar considerablemente, así que quién sabe, puede que en el futuro tengamos este tipo de pantalla modulares con el que poder hacernos un cine con un juego de piezas adicional.