Esta aplicación de chat servía de espía para el gobierno de Emiratos Árabes Unidos

En Emiratos Árabes Unidos está prohibido el uso de aplicaciones de mensajería como WhatsApp, Facebook Messenger, Skype y similares, sin embargo, hay una aplicación llamada ToTok que sí ha estado disponible para instalar y poder chatear entre usuarios. ¿Por qué esa y no otra? Eso es lo que se preguntaron en The New York Times, y parece que han destapado todo un escándalo.

Un chat con el gobierno

ToTok se lanzó a comienzos del 2019, y llegó como la salvación para los usuarios que querían hablar por chat con sus amigos y familiares. Gracias a su prácticamente exclusividad en el sector de las aplicaciones, ToTok consiguió fama de manera inmediata en el país, por lo que millones de usuarios la descargaron casi sin pensarlo. Pues bien, parece que las personas que están detrás de la aplicación no inspiran demasiada confianza en términos de privacidad para los usuarios.

El New York Times investigó el caso realizando un análisis técnico y varias entrevistas con expertos de seguridad, hasta descubrir que tras ToTok se esconde Breej Holding, una compañía afiliada a DarkMatter, una empresa de ciberinteligencia emiratí formada por ex empleados de la Agencia de Seguridad Nacional y ex agentes de inteligencia militar israelí. Casi nada.

DarkMatter ya se encontraba bajo investigación por parte del FBI tras ser acusas de unos supuestos delitos cibernéticos, por lo que la cosa no pinta nada bien, pero es que encima hay que sumar que habría otra empresa relacionada con ToTok llamada Pax AI, que no es más que una minería de datos con sede en Abu Dhabi y que también está relacionada con DarkMatter. Para seguir rizando el rizo, Pax IA opera en el mismo edificio en el que lo hace la Agencia de Inteligencia de Señales de los Emiratos, por lo que no hay que ser demasiado listo para encontrar las conexiones.

La aplicación ha desaparecido

Por suerte, la investigación realizada por The New York Times y las llamadas que el periódico realizó a Google y Apple han hecho que ambas retiren la aplicación de sus respectivas tiendas, por lo que actualmente no es posible descargarla de manera oficial. Eso sí, la aplicación sigue funcionando, así que todos aquellos teléfonos que la tengan instalada pueden seguir utilizándola sin problemas.

Por el momento se desconoce si la aplicación ha podido grabar llamadas de audio o de vídeo, pero se cree que al menos sí ha podido analizar los registros y contactos de los usuarios en búsqueda de patrones. Teniendo en cuenta que los usuarios le dieron acceso a la galería, los contactos y al micrófono de manera voluntaria, la aplicación ha podido saber de todo. Y es que ese es el riesgo que se obtiene al permitir acceso a todos nuestros datos inconscientemente.