¿Debes tener miedo al asteroide que amenaza con impactar en la Tierra en septiembre?

Hoy se ha conocido que un nuevo asteroide preocupa a la comunidad científica. Se trata de un cuerpo de 40 metros que impactaría con nuestro planeta en septiembre y que ya es considerado como el séptimo astro más peligroso del momento. Pero, ¿debemos preocuparnos tanto como parece?

Un asteroide que impactaría el 9 de septiembre

Todas las alarmas se han encendido tras conocer los últimos datos desvelados en la Conferencia de Detección de Asteroides y Basura Espacial, celebrada en Darmstadt (Alemania). Tras esta reunión de expertos se ha sabido que existe un asteroide de 40 metros que tiene posibilidades de impactar con la Tierra en el mes de septiembre, concretamente el día 9 a las nueve y tres minutos de la mañana (hora española), a una velocidad de nada menos que 44.000 kilómetros por hora.

El impacto de este asteroide en nuestro planeta, que por cierto recibe el nombre de 2006 QV89, podría causar daños similares a lo que provocó el asteroide que en 1908 cayó en Tunguska (Siberia), que arrasó una superficie de 2.000 kilómetros cuadrados y derribó 80 millones de árboles.

Sin embargo, no es todo tan catastrófico como se pintan. Y es que dentro de toda esta historia entra en juego la probabilidad, bastante baja (aunque no nula, de ahí que se haya hecho notar) a la hora de hablar del impacto del asteroide con la tierra, estimada en 1 entre 11.428, recogen en La Vanguardia.

En palabras de Ettore Perozzi, de la Agencia Espacial Italiana:

Con los datos que tenemos ahora, la probabilidad de impacto es equivalente a la de ser arrollados por un tren si cruzamos una vía a ciegas, sin poder ver ni oír si viene el tren, pero sabiendo que pasa uno cada quince horas. ¿Usted pasaría?

A esto hay que sumar otro punto importante: en caso de llegar a impactarnos, existe un 70% de probabilidades de que caiga al mar o en una zona poca poblada, reduciendo así también su capacidad de daño.

Y todo esto, claro, a unos ocho meses vistos. Como explican, aún es pronto para calcular su órbita con mejor precisión por la lejanía del cuerpo, de forma que los cálculos no podrán mejorar hasta el mes de julio, cuando el asteroide esté más cerca y se pueda observar con telescopios de 8 metros.

Rüdiger Jehn, director de la Oficina de Defensa Planetaria de la ESA, asegura que si viene hacia nosotros, aún habrá dos meses de margen para calcular la región donde caerá y prepararnos para el impacto. Esperemos que con estas declaraciones duermas un poco más tranquilo esta noche.