¿Te resulta escalofriante la cara de Momo? Hay una explicación científica para ello

Momo ha vuelto estos días a aparecer por internet. Este personaje se hizo popular hace unos meses por estar vinculado a un reto viral difundido principalmente por WhatsApp que incitaba a los adolescentes a hacer actividades realmente peligrosas. Ahora ha regresado vía YouTube y su imagen sigue dando el mismo mal rollo, pero ¿por qué genera esa sensación en nosotros? Hay una explicación científica.

El Momo Challenge

Hace unos meses se encendió la alerta en internet. Un nuevo reto viral se puso de moda, en el que la imagen de una especie de mujer con la cara desfigurada llegaba a los teléfonos vía WhatsApp invitando a participar en un challenge: el reto Momo. Este consiste en realizar pruebas peligrosas (como ponerse un cuchillo en el cuello o autolesionarse) después de haber mandado un mensaje a un número de teléfono, que se encarga de amenazar al interlocutor (con revelar información personal suya o hacer daño a personas cercanas) e intimidarlo con imágenes violentas.

Un reto similar ya se puso de moda hace un par de años bajo el nombre de La ballena azul, que llevó al suicidio a varios adolescentes. En ese caso, había un responsable directo, un estudiante de psicología ruso que fue condenado a más de tres años de cárcel. Con Momo, sin embargo, no han conseguido encontrar el origen y, lo que es peor, tras pensar que había sido silenciado, empezó de nuevo a moverse, esta vez apareciendo en vídeos de YouTube.

Y la imagen vuelve a ser la misma: la de una mujer de rasgos extraños que, te de o no miedo, seguro que sí que te provoca cierto repelús. ¿Sabías que hay una explicación científica para esa sensación?

El valle inquietante o Uncanny Valley

Es lo que llaman Uncanny Valley o valle inquietante, una hipótesis del investigador japonés Masahiro Mori de 1970 aplicada al campo de la robótica​ y animación por computación 3D. Según esta estudio existe una especie de curva -bajo estas líneas- en la que nuestra percepción pasa de positiva a negativa para de nuevo ser favorable cuando vemos algo con más o menos parecido con nuestra apariencia física.

Teoría del valle

Los robots que ejecutan ciertas tareas humanas resultan neutrales para nosotros, por ejemplo, y a medida que incorporan rasgos humanos nos resultan más tiernos (como Wall-E). Sin embargo, llega un momento en el que el parecido es tan grande que nos sentimos incómodos, generándose una sensación de rechazo (como a los humanoides actuales de algunas compañías asiáticas) que de nuevo volvería a suavizarse y valorarse positivamente si teóricamente un robot luciera y actuara exactamente como nosotros, como los personajes de Westworld -si no has visto esta seria de la HBO, no sé a qué esperas.

Según explican en Science Alert, Momo no es un robot, pero su imagen actúa de manera similar en nuestros patrones neurológicos como si fuera un androide realista. Hay más factores que confluyen en la percepción que tenemos de esta imagen. Y es que, como apunta Frank McAndrew, profesor de psicología que estudia precisamente esta clase de fenómenos, «cuando ves algo como Momo, moviliza tus capacidades de atención».

La incertidumbre que genera nos asusta, porque reconocemos el patrón general del rostro humano, pero con unas proporciones de boca u ojos que son desconocidas e imposibles en circunstancias normales en nuestra mente. De esta forma, el sistema que usamos para clasificar y analizar caras, y saber si podemos confiar en ellas o no, falla, y eso nos perturba. Esa es la razón por la que Momo, muy posiblemente, te genere tan mal rollo, el mismo que te dará la famosa imagen del Homer Simpson humano que se viralizó hace unos meses atrás.

¿Y de dónde sale la cara de Momo? Pues se trata de una foto a una escultura llamada «Mother Bird» creada por el artista Keisuke Aisawa y que se muestra en una galería de arte en Tokio llamada Vanilla Gallery. La estatua tiene un cuerpo y patas con forma de ave pero rostro humanoide como puedes ver en la siguiente imagen.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

姑獲鳥 #幽霊画廊 #ヴァニラ画廊 #相蘇敬介

Una publicación compartida de まき (@ma_kimodo_shi) el


Margee Kerr, socióloga, asegura que ver este «Mother Bird» al completo puede ayudar a disminuir el efecto espeluznante porque le da un contexto y en cierta manera los haces real en tu cabeza.

Así que cuéntanos: ¿te daba mal rollo Momo? Y sobre todo, ¿te ha ayudado el descubrir lo que es Momo realmente?