Carlsberg y su botella de papel: sustituto a la clásica de cristal y la lata

La concienciación por el medio ambiente y las nuevas capacidades tecnológicas a la hora de buscar soluciones empiezan a dar sus frutos. Si hace un par de años compañías como Carlsberg reducía el equivalente a 60 millones de bolsas de plásticos en residuos, ahora está cerca de lograr la primera botella de cerveza de papel.

De las latas de aluminio y las botellas de vidrio a las de papel

Que la cerveza se venda en latas de aluminio o botellas de cristal es algo lógico. En primer lugar no alteran el sabor, ayuda a mantenerla mejor y también a disfrutarla a la temperatura adecuada. El problema es que no son materiales tan respetuosos con el medio ambiente como podrían serlo otros.

Por eso, la compañía Carlsberg lleva tiempo investigando nuevas opciones que les permitan ser más amigables con el medio ambiente, y de paso también más sostenibles. Y hace un par de años, la compañía eliminó los típicos aros de plástico que se usan para crear los distintos packs de seis latas o botellas y también las bolsas donde se guardan.

Mediante el uso de un pegamento para unir las latas y formar los packs, la compañía logró reducir el desperdicio de 1.200 toneladas de desechos anuales. O lo que es lo mismo, unos 60 millones de bolsas de plástico en residuos.

Botella papel carlsberg

Ahora, todas esas investigaciones empiezan a dar frutos y su última creación es una botella de papel. Con dos prototipos que ya se están probando, la diferencia entre ambos está en el interior de cada uno. El primero tiene su interior revestido por una delgada película de plástico reciclado PET que evita filtraciones de la cerveza. El segundo también incluye un revestimiento pero de base biológica.

Ambas botellas comparten la idea de llegar a ser por completo de papel y así también ser mejores para el medio ambiente debido a los desechos y a su impacto durante el proceso de producción. La tecnología que se usa para su fabricación no consume tantos recursos ni emite tanto carbono a la atmósfera como otros procesos que implican cristal o aluminio.

Lógicamente, aún es pronto para que veamos este tipo de botellas en las estanterías. La principal preocupación de cualquier cervecera es que no se altere el sabor de su cerveza, por eso no es un cambio que puedan asumir de un día para otro. Y si te gusta la cerveza lo entenderás, porque incluso ahora no sabe igual en lata que en cristal.

Aún así, de cara al medio ambiente es un avance y desarrollo interesante. Todos estos temas de nuevos envases y la concienciación por parte del usuario son claves para el futuro. Hay que buscar vías que faciliten reducir materiales como el plástico lo máximo posible, así que cualquier idea que aporte valor habría que estudiarla para ver qué ventajas y desventajas aportan frente a lo clásico.