Salchichas de mosca y hamburguesas de gusanos: la dieta del futuro que plantean los científicos

Una de las tareas pendientes de la industria alimentaria es la de equilibrar los recursos que tenemos en el planeta. La interminable demanda existente ha provocado que el consumo se dispare de manera exponencial, generando daños colaterales que ya pasan factura al planeta y a los humanos que lo habitamos. Así que los científicos están trabajando en alternativas con las que equilibrar por ejemplo el consumo de carne, aunque las propuestas, como podrás ver a continuación, podrían no convencer a todo el mundo.

Insectos como fuente de proteínas

Gusanos proteinas

Investigadores de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, están trabajando en la creación de una variedad de alimentos basados en gusanos, saltamontes y otros insectos que supongan una excelente fuente de proteínas. La razón no es otra que la alta demanda de carne existente a día de hoy, un ritmo que tarde o temprano las industrias ganaderas no podrán soportar, por lo que se está trabajando ya en una alternativa viable que permita reemplazar o complementar las fuentes de proteínas que conocemos a día de hoy.

Según el Doctor Lowrens Hoffman, el mayor foco de producción sostenible de proteínas se encuentra actualmente en los insectos y plantas, por lo que se presentan como la opción más viable a la hora de frenar los problemas de producción de carne en el futuro. Según Hoffman, en su laboratorio un alumno ha logrado crear un helado de insectos “muy sabroso”.

Una idea con bastante lógica

Salchichas larvas

Aunque en occidente la idea de comer insectos nos produce auténtico pavor, lo cierto es que en algunos países asiáticos el consumo de estos bichos forma parte de su dieta diaria. Si desarrollamos más la idea y analizamos la cadena alimenticia, los pollos en su hábitat natural se alimentan de insectos y larvas, por lo que todo cobra más sentido a nuestro pesar. Según las investigaciones, incluir un 15% de insectos en la dieta de los pollos de engorde no supuso ningún problema para el animal, y tampoco repercutió en la calidad de la carne, el aroma o el sabor.

Este sería otra de las acciones a llevar a cabo para conseguir una producción más sostenible, ya que alimentando a los pollos con larvas de mosca soldado negra permitirían alcanzar niveles más sostenibles dentro de la industria avícola. Pero ese sería sólo el primer paso, ya que la idea final es llevar al consumo humano este tipo de innovaciones. Para ello, ya plantean las primeras ideas, como las salchichas de larva de mosca que puedes ver más arriba. ¡Delicioso!