Científicos crean unas jeringuillas de insulina en forma de pastillas que se tragan

La mayoría de investigaciones relacionadas con los tratamientos de diabetes buscan encontrar la manera de eliminar el tedioso proceso de inyectar insulina en el paciente a través de jeringuillas. Pero la última creación de unos científicos del MIT podría facilitar las cosas gracias a una cápsula que la persona en tratamiento sólo tendrá que tragar para controlar los niveles de azúcar de su cuerpo.

Una pastilla con una aguja en su interior

SOMA MIT Insulina

Creada por el MIT con colaboración con el Brigham and Women’s Hospital, la Harvard Medical School y la farmacéutica Novo Nordisk, esta pastilla de poco más de un centímetro es capaz de ofrecer dosis de insulina vía oral evitando la necesidad de hacer uso de inyecciones diarias a pacientes con diabetes de tipo 2. Como otras muchas pastillas, la cápsula protectora permite llevar el contenido hasta el estómago, lugar donde dicha protección se disuelve y revela su contenido. Ese es el momento cuando un diminuto mecanismo del tamaño de un guisante llamado S.O.M.A. (Self-Orienting Millimiter-Scale Actuator) que esconde una afilada aguja fabricada con insulina iofilizada.

Una vez liberado, este pequeño cuerpo descansa sobre la pared del estómago para realizar el pinchazo con el que poder liberar la dosis. Gracias a la forma del cuerpo (tiene el centro de gravedad en su base), la aguja siempre estará orientada a la pared del órgano para poder clavarse sin problemas y disolverse automáticamente.

Las primeras pruebas realizadas en animales han servido para confirmar que gracias a la pastilla se pudo controlar los niveles de azúcar en sangre del cuerpo que recibió la píldora, y además confirmaron que el dispositivo se puede usar para administrar otro tipo de fármacos proteicos.

El cuerpo de la cápsula mecánica está fabricado con polímero biodegradable y partes de acero inoxidable, una pieza que ha sido diseñada teniendo como inspiración el caparazón de la tortuga leopardo (especie que es capaz de enderezarse si acaba siendo tumbada del revés), y gracias a sus formas es perfectamente compatible con el tracto gastrointestinal para su posterior expulsión.

Ventajas del uso de esta pastilla frente a los métodos actuales

  • La primera ventaja obvia que ofrece este método es la eliminación de los pinchazos.
  • Por otro lado, muchos de los fármacos comercializados necesitan refrigeración, por lo que limita el transporte y la comodidad de los pacientes.
  • Fácil expulsión y sin efectos secundarios.