Esta inteligencia artificial te dice si vas a morir pronto revisando un electrocardiograma

La implementación de la inteligencia artifical en nuestro día a día hace que numerosas aplicaciones parezcan que funcionan por arte de magia. Selecciones inteligentes, detección de tus gustos personales, anticipación a futuros eventos… y ahora hasta el día de tu muerte. Bueno, más o menos.

Una IA para analizar electrocardiogramas

ECG Electrocardiograma

Geisinger es un proveedor de servicios de atención médica de Estados Unidos que ha decidido utilizar la tecnología para conseguir un estudio de datos bastante peculiar. El trabajo en cuestión no es otro que obligar a una Inteligencia Artificial a analizar más de 1,7 millones de electrocardiogramas de más de 400.000 personas, con la idea de predecir si hay riesgo de muerte en el próximo año.

Para ello se han encargado de entrenar a la inteligencia para que analice las mediciones de voltaje aplicadas al paciente, mientras que, por otro lado, otra versión de la misma hace lo mismo combinando otros datos como edad y sexo del paciente. Para conocer el rendimiento de los resultados y saber hasta qué punto reconoce un modelo de otro entre dos grupos de personas utilizaron métricas AUC. La inteligencia artificial sacó en todo momento puntuaciones superiores a 0,85, donde el 1 es el acierto perfecto y el 0,5 la falta de distinción entre los dos grupos.

Para que te hagas una idea de la eficiencia de la IA, los modelos de calificación de riesgo generados por los médicos normalmente oscilan entre el 0,65 y el 0,8. ¿La máquina superando al humano? Eso es justo lo que parece.

Hombre vs máquina

La IA predijo con bastante precisión el riesgo de muerte en pacientes en los que los médicos aseguraron que mantenían un electrocardiograma normal. Incluso tres cardiólogos analizaron los electrocardiogramas de pacientes marcados por la IA y no pudieron detectar qué patrón es el que determina el riesgo. Tal lectura tiene una sencilla respuesta, y es que la IA es actualmente capaz de ver algo que los doctores no son capaces de detectar a día de hoy.

Esto evidentemente es una excelente noticia, ya que gracias a esta predicción serán capaces de diagnosticar con mayor precisión. Ahora obviamente necesita conocer qué es exactamente lo que la Inteligencia Artificial es capaz de ver, un desconocimiento que está provocando que muchos médicos sean reacios a confiar en el algoritmo. De ser a´si de fiable, podríamos imaginar incluso a muchos wearables contar con una red centralizada en la que analizar datos y prevenir futuros sustos relacionados con el corazón. Apple está enfocando su Apple Watch hacia ese sentido, y ya son muchos casos los que aseguran haber evitado un susto tras analizar los resultados que le ofrecía su reloj inteligente.