El nuevo récord de cálculo del número Pi es un homenaje al propio número Pi

No se trata de ningún acertijo. El tema de este artículo es más bien un homenaje al día que hoy se celebra, aunque, obviamente, también es un excelente hito científico. Una empleada de Google ha utilizado los servidores de la compañía para establecer un nuevo récord de cálculo de decimales del número Pi, una cifra que ha superado con creces el récord actual que estaba establecido más de 22 millones de dígitos calculados en el año 2016. Pero, ¿qué tiene de especial este nuevo récord?

Los decimales del número Pi

Record Pi

Durante el mes de noviembre del 2016, el suizo Peter Trüb utilizó servidores de su trabajo para calcular el mayor número posible de decimales de Pi. La hazaña le permitió registrar nada menos que 22.459.157.718.361 de decimales, una cifra que no está nada mal teniendo en cuenta que Pi está formado por infinitos decimales, pero que poco tiene que ver con el nuevo récord establecido por Haraku. Y es que lo ha superado en nada menos que 9 billones.

El récord le ha durado poco más de dos años, ya que hoy Emma Haruka Iwao ha establecido un nuevo récord de cálculo con nada menos que 31 billones de dígitos. La hazaña esconde además un huevo de Pascua bastante interesante, ya que esos 31 billones de dígitos han sido exactamente 31.415.926.535.897 decimales, o lo que es lo mismo, una representación numérica de Pi con sus primeros 13 decimales. ¿No es maravilloso?

¿Qué ordenador se necesita para calcular tantos decimales?

Google Compute Cloud

A medida que las cifras del número Pi aumentan, sus cálculos se vuelve cada vez más complejo. Es el principal problema que se encuentran los investigadores a la hora de calcular los decimales, una tarea tan pesada que incluso se ha convertido en un test de rendimiento para medir el potencial de las máquinas más potentes del mercado.

Hay que decir que Emma Haruka ha utilizado los ordenadores de Google y el poder de la nube para poder alcanzar estos registros, por lo que puedes hacerte una idea del monstruo que hay detrás del récord. Pero si lo que quieres son detalles específicos, Haruka ha compartido un artículo en el blog de Google en el que detalla cómo era la infraestructura de Compute Engine, el centro de cálculo de alto rendimiento de Google Cloud donde gracias a 25 nodos trabajaron sin parar durante 111,8 días. El resultado fue la máquina virtual más grande jamás creada en el Compute Engine formada por procesadores Skylake de Intel. Ya sabes, no lo intentes con el ordenador de casa.