¿Por qué los guiones de películas siempre están escritos con este estilo de letra?

¿Por qué los guiones de películas siempre están escritos con este estilo de letra?

Daniel Marín

Existen millones de tipografías en este mundo, pero solo unas pocas han logrado la fama. Todas las que han llegado a nuestros ordenadores tienen una gran historia detrás. Familias como la Helvética acabaron hasta en la sopa por su sencillez y elegancia. La Futura, obra de Paul Renner, condensa muy bien todo el movimiento de la Bauhaus con su diseño sans serif geométrico que sigue resistiendo el paso del tiempo. Y otras como la Comic Sans se han convertido en un meme. Muchos preferirían comerse una pizza con piña antes que leer un texto escrito con esa letra. Hoy hablaremos de una tipografía que nació con un objetivo, pero acabó siendo la más utilizada en Hollywood por motivos obvios.

Courier, la tipografía que deberías usar para escribir un guion de cine

courier

Todo buen cineasta que se precie aprendió en su día que toda obra destinada a la gran pantalla ha de escribirse con una tipografía muy concreta. Y esa no es otra que la Courier, una de las tipografías más reconocidas de la historia.

La Courier fue diseñada en 1955 por Howard G. Kettler. En aquel momento, el diseñador trabajaba para IBM, y el encargo que recibió fue crear un tipo de letra con un concepto muy claro: todos los caracteres debían ocupar el mismo espacio a lo ancho. El objetivo era aplicar la tipografía a las máquinas de escribir, donde todos los tipos —la pieza que impacta en el papel— tienen el mismo tamaño.

¿Una herencia de la máquina de escribir?

Conociendo lo que hemos hablado en el párrafo anterior, podrías pensar que los cineastas simplemente usan la Courier para escribir por pura nostalgia. Sin embargo, lo hacen precisamente por su principal característica.

Todos los caracteres que forman la Courier ocupan el mismo espacio. No es una tipografía fácil de leer, y su lectura tampoco es perfecta. Sin embargo, se usa para escribir cine y series de televisión porque se puede calcular con cierta precisión el tiempo de metraje en función de las páginas que se escriban si se usa la susodicha tipografía.

Manteniendo un tamaño de 12 puntos, se estima que una página de un guion es capaz de representar aproximadamente un minuto de metraje. A la hora de escribir un episodio de una serie de televisión de unos 40 minutos, un guionista puede orientarse fácilmente con este truco. Gracias a esto, no importa cuál sea el idioma de dicho autor. Obviamente, no se trata de una ciencia exacta, pero manteniendo estas dos variables, el artista sabrá que tiene que escribir aproximadamente 40 páginas de texto para llegar al objetivo establecido.

Así que ya sabes. Si alguna vez vas a escribir algún tipo de historia para adaptarla a cualquier medio audiovisual, la Courier de tamaño 12 puede ser una gran aliada. Viene de serie tanto en Windows como en macOS, por lo que ni siquiera tendrás que preocuparte en comprarla o descargarla de Internet. Una vez tengas el texto, puedes pasarlo a otra fuente que tenga una mejor legibilidad si así lo deseas.

Vía > Eve Mae

¡Sé el primero en comentar!