5 escenarios icónicos que tienes que conocer de El señor de los Anillos

5 escenarios icónicos que tienes que conocer de El señor de los Anillos

Isaac García

Dentro de nada, se cumplirán 20 años del estreno de la trilogía de El Señor de los Anillos de Peter Jackson, y eso merece visitar de nuevo sus lugares más emblemáticos, donde te podrás sentir como un protagonista más de la saga.

Cuando La comunidad del Anillo se estrenó durante las Navidades de 2001, pocos pensamos que se pudiera atrapar la magia de un mundo de fantasía famoso por ser una de esas historias imposibles de adaptar en una película.

Pero Peter Jackson se superó y recreó a la perfección todas esas tierras lejanas y fantásticas que estaban en la imaginación de los que leímos los libros de la saga.

Nueva Zelanda era verdaderamente la Tierra Media y estos son algunos de sus escenarios más reconocibles.

1. La Comarca

¿Qué se puede decir del lugar al que todos nos hemos querido vivir desde que apareció al principio de La Comunidad del Anillo?

La Comarca, el hogar de los hobbits, es un plácido paraíso verde, de colinas suaves y agujeros hobbit excavados en la roca con puerta circular de madera y techos en los que crece la hierba.

Escenario conservado de Hobbiton en el Señor de los Anillos

Este enclave, situado en la región de Mighty Waikato, es tan icónico, que se ha conservado y se puede visitar el set de las películas, donde te sentirás exactamente como un habitante más de Hobbiton.

2. Rivendel, parque natural

Pocas cosas más representativas en El Señor de los Anillos que Rivendel, hogar de los elfos liderados por Elrond y un enclave protegido por la magia y el poderoso río Bruinen.

Rivendel está situado en el Parque Regional de Kaitoke, apenas a 45 minutos de la ciudad de Wellington. Ahí podemos disfrutar de una frondosidad espectacular, ríos y rutas ideales para acampar o recorrer a caballo, por senderos rodeados de naturaleza salvaje. Si vas, aún te parecerá que vas a ser emboscado por elfos a los que no oirás hasta tener delante.

3. El Monte del Destino, un volcán que aún se encuentra activo

El monte del destino en Ngauruhoe

Si viajas a la Isla Norte de Nueva Zelanda, podrás ver en el horizonte un perfil familiar, el del siniestro Monte del Destino, lugar de la destrucción del Anillo Único.

El monte Ngauruhoe es un volcán activo que entró por primera vez en erupción hace 2500 años y es la boca más joven del complejo volcánico de la zona, llamado Tongariro.

De hecho, si queremos emular a Frodo y Sam, escalar este monte es una actividad habitual. Además, en esa zona de Tongariro también se rodaron otras escenas de Mordor y hasta la Montaña Solitaria de la trilogía El Hobbit.

4. Lothlorien, lagos y bosques cerca de Queenstown

A orillas del lago Wakatipu, en la Isla Sur, se encuentran los parajes en los que se ambientaron las escenas de Lothlorien, hogar de los elfos Sindarin (los de Legolas) bajo el liderazgo de Galadriel y Celeborn.

Galadriel

Queenstown es una zona llena de paisajes de postal. De hecho, también se rodaron por allí escenas de Isengard en los campos de Glenorchy y podrás hacer rafting en el cañón del río Anduin, donde se encuentran los imponentes Argonath. Eso sí, a los Pilares de los Reyes no los verás, porque las estatuas se hicieron con CGI.

5. Gondor, las campiñas de Twizel y un castillo francés

Si quieres visitar Gondor y recorrer el campo de batalla de Pelennor, tendrás que ir hasta Twizel, una población de la Isla Sur rodeada de los parajes que prestaron su imagen a Gondor y fueron escenario de la batalla decisiva por Minas Tirith.

Eso sí, la ciudad vista en todo su esplendor era una miniatura y, si quieres ver el lugar en el que se inspiraron para hacerla, tendrás que visitar algo más cercano, Francia. El legendario castillo del Monte Saint-Michel, situado en una isla de Normandía a la que se puede llegar a pie cuando baja la marea, fue el modelo para el diseño de la legendaria capital.

Porque puede que haga 20 años ya de El Señor de los Anillos, pero sus parajes más icónicos han dejado una huella imborrable.

¡Sé el primero en comentar!