Apple no quiere que los malos malísimos del cine usen un iPhone

Apple no quiere que los malos malísimos del cine usen un iPhone

Pedro Santamaría

Rian Johnson, director de películas como ‘Star Wars: el último Jedi’ o ‘Puñales por la espalda’, ha desvelado uno de esos secretos que igual te fastidia la próxima película que veas: Apple no quiere que sus iPhone aparezcan en pantalla en manos del villano de turno. Bienvenido al mundo del product placement.

No verás al malo de la película usando un iPhone

En una entrevista en vídeo recientemente publicada por Vanity Fair, el conocido director de cine Rian Johnson -responsable de películas como Star Wars: el último Jedi o la más reciente Puñales por la espalda- hizo unas declaraciones que llamaron la atención, aunque no sean nada realmente nuevo.

Según comentó, y a riesgo de cargarse la sorpresa de futuras películas de misterios y asesinatos que veamos, el malo no saldrá por lo general en pantalla usando un iPhone. Porque que Apple no lo permite. Es uno de los requisitos que la compañía que dirige Tim Cook parece exigir cuando se trata de usar sus productos en películas y series. Es más, las guías de uso de marcas y productos de Apple hacen referencia a que deben siempre usarse

«No sé si debería decir esto o no. Apple permite usar iPhones en las películas pero, y esto es muy importante, los malos no salen con un iPhone nunca delante de la cámara»

Con estas palabras explicaba y detallaba como en una de las escenas de Puñales por la espalda (Knives Out) se ve a Jamie Lee Curtis sujetando un iPhone, donde se puede ver claramente la hora. Eso, conocidas estas restricciones por parte de Apple, está indicando que no es la mala de la película.

¿Qué te parece? Resulta llamativo que Johnson haya realizado este comentario, porque normalmente los acuerdos a la hora de realizar product placement son confidenciales. Al menos cuando hay pagos de por medio. Aunque, sin duda, lo peor es que puede que le haya fastidiado las próximas películas a todos aquellos que se fijan en los gadgets que usan los actores. Porque ya sabremos quién tiene o no papeletas para ser desenmascarado como el malo malísimo.

Product Placement, una estrategia publicitaría ya asentada

Product Placement Sony y James Bond

Cuando hablamos de publicidad hay muchos tipos y formas de hacerla. El product placement es una que lleva tiempo siendo usada, se creó a principio de los años 30 en Estados Unidos, y ya está muy bien asentada. Tanto por la industria como por el usuario, que admite el uso e incluso llega a verlo como algo normal, olvidando que por detrás la marca estaría pagando por aparecer.

El product placement básicamente consiste en usar un determinado producto o marca en el espacio audiovisual en cuestión. Esto se puede hacer de varias formas:

  • De forma pasiva donde simplemente están ahí y no hay ni interacción ni alusión
  • De forma activa, haciendo mención
  • Activa por acción, donde es parte importante lo que sucede en la escena

Según el tipo resulta más o menos visible, pero lo que suelen compartir todos estos modos de hacer publicidad de producto es que las marcas suelen poner condiciones específicas. Estas, por norma, quedan dentro de un contrato confidencial y no suelen darse a conocer. Aunque ha habido casos como los de las marcas de refresco que admitieron que no dejaban que las latas de sus bebidas se viesen en la basura.

En fin, cosas de la publicidad. De todos modos, si se usa de forma respetuosa, lo cierto es que la publicidad ayuda a que ciertos proyectos puedan salir adelante, crecer y mejorar la calidad de sus producciones, así como seguir ofreciendo todo lo que crean de forma gratuita.