Code 8: el corto que se hizo película y triunfa en Netflix

Code 8: el corto que se hizo película y triunfa en Netflix

Pedro Santamaría

Code 8 es la última sensación de Netflix, una película independiente que pasó de ser un corto a un largometraje. En ella se mezclan elementos que adorarán los fans de la ciencia ficción: humanos con poderes similares a los mutantes de X-Men, drones que vigilan a la población e incluso robots encargados de arrasar con quienes no respeten las leyes. Si no sabías qué ver este fin de semana, resérvate un hueco.

Code 8, la película que arrasa en Netflix

Código 8 Netflix

Destacar dentro del catálogo de series y películas de Netflix no resulta una tarea sencilla. La cantidad de contenido es tan grande que, o bien te empuja su maquinaria de marketing (algo casi reservado para sus Originales) o tienes que cruzar los dedos para que, por algún motivo, llames la atención y te busquen. Y eso, más o menos, parece ser lo que le ha ocurrido a Code 8 (Código 8 en español).

Esta película ha logrado colocarse dentro del TOP 10 de las más vistas en varios países donde Netflix está disponible. En España por ahora no, pero viendo todo lo que se está empezando a hablar podría hacerlo pronto. Pero, de qué trata Code 8 exactamente y por qué tiene mérito lo que ya ha logrado.

Code 8 nos traslada a una ciudad llamada Lincoln City, allí el 4% de la población nace con poderes especiales. Pero eso, lejos de ser algo maravilloso resulta todo lo contrario. Están perseguidos por la ley y no pueden usar sus poderes, si lo hacen serán aniquilados si es necesario.

En esta ciudad es donde vive Connor (Robbie Amell) y su madre. Ambos tienen superpoderes, pero ella está enferma y es incapaz de controlarlos. Por tanto, él tiene que hacer todo lo posible para que no la descubran. ¿Cómo? Para ello tendrás que ver la película, pues no queremos estropearle la sorpresa a nadie. Pero sí está claro que dicha situación desencadena una serie de acontecimientos que te hacen reflexionar hasta qué punto los malos son malos y los buenos buenos.

Del corto al largometraje

Viendo el argumento, similar a lo que ya se ha podido ver en otras producciones, por qué o cuál es el éxito real de esta película disponible en Netflix. Pues bien, para empezar, Code 8 fue inicialmente un corto de 10 minutos que se publicó en 2016 y que aún se puede ver en Vimeo.

Desde su publicación, la repercusión que tuvo fue buena y un gran número de usuarios pidieron que se hiciese una película donde continuase la historia. Pero claro, para llevar a cabo un proyecto así hacía falta financiación. Ahí es donde entran Robbie Amell y Stephen Amell, actores que te sonarán por las series de Flash y Arrow respectivamente.

Ambos crearon una campaña en Indiegogo con la idea de lograr unos 200.000 dólares para poder hacer la película con total libertad creativa. Lo que no sabían es que lograrían recaudar algo más de dos millones de euros. Y es que entre los propios fans de ambos actores y lo visto en el corto animó a más de 30.000 personas que apoyaron el proyecto.

Tras meses de trabajo y su estreno en salas de cine de Canadá, donde logró una recaudación de sólo 150.000 dólares, el éxito de Code 8 llegó a través de Netflix. Y eso es bueno para la plataforma, por lo que le aporta este tipo de contenidos, pero sobre todo para estos directores y producciones independientes que pueden llegar a más público (sin tener que recurrir al uso de redes VPN para saltar bloqueos por países)

Gracias a Netflix y resto de plataformas pueden encontrar un hueco y reconocimiento. Es cierto que Code 8 tenía una base de fans importante que han contribuido a un éxito más rápido, pero hay muchas otras producciones que calan.

Lo interesante sería que, al igual que dan datos tan llamativos de producciones originales o con mucho presupuesto como Strangers Things, The Irish Man y similares lo hiciesen con estas producciones Indies. Así que, nos repetimos, si te gusta la ciencia ficción y este fin de semana no tenías claro qué ver, nuestra recomendación es que te prepares un buen bol de palomitas y disfrutes de Code 8.