El FBI ofrece 5 millones de dólares de recompensa a quién entregue a este cibercriminal

Se busca cibercriminal. Y no uno cualquiera. Maksim Viktorovich Yakubets, conocido como Aqua, es el líder de un grupo cibercriminal que ha estado realizando robos en los últimos 10 años hasta hacerse con toda una fortuna. Sus hazañas acumulan millones de dólares de botín, tanto, que su vida parece la de un auténtico millonario sin pudor. Y es que no hay publicación en sus redes sociales que no demuestren lo contrario.

Evil Corp y el lujo robado

Evil Corp

Evil Corp es un grupo criminal que actúa en las redes utilizando grandes conocimientos de redes e informática para asaltar bancos y robar dinero de las cuentas de miles de ciudadanos de Reino Unido. Aqua es el líder de dicho grupo, y desde que empezara dando grandes golpes hace diez años, no ha hecho más que engordar su botín a costa de miles de afectados.

Tal es la lista de robos que la Agencia Nacional del Crimen de Reino Unido (NSA) y el mismísimo FBI lo tienen en la lista de búsqueda y captura. ¿El problema? Maksim Yakubets vive en Rusia, y mientras siga dentro del país, seguirá a salvo. Todas las acusaciones impuestas contra él no tienen ningún tipo de efecto en Rusia, por lo que a menos que abandone el país, podrá seguir viviendo su vida con todo tipo de lujos. Y ojo que de eso sabe un rato, y sino echa un ojo a las publicaciones que ha compartido la NSA al respecto.

A continuación podemos ver a los miembros de Evil Corp presumir de coches de lujo mientras realizan trompos con un Lamborghini personalizado, o cómo enseñan una pequeña cría de tigre, la cual parecen tener de mascota. Por no hablar de la boda del líder, que costó 250.000 libras.

Las autoridades no pueden hacer nada por el momento, y lo único que han conseguido es limitar las personas que se encargaban de lavar el dinero robado. Este entramado de «lavadoras» formado por 8 personas fue condenado con más de 40 años de prisión, sin embargo, el líder del grupo sigue sano y salvo en Rusia, donde opera con diferentes personas desde cafeterías de Moscú para distribuir el ataque desde diferentes puntos de manera aleatoria.