No, ese mapa de los incendios de Australia no es real

No, ese mapa de los incendios de Australia no es real

Carlos Martínez

La situación actual en Australia es crítica. Más de 200 incendios están acabando con la fauna forestal del país y los daños se extienden por más de 50.000 kilómetros cuadrados, o lo que es lo mismo, la superficie de Croacia estaría completamente calcinada. El panorama es devastador, sin embargo, no creas todo lo que se comparte por las redes.

¿Qué está pasando con los incendios de Australia?

Más de 200 incendios se están extendiendo por Australia a una velocidad incontrolable, un estado de emergencia que comenzó en el mes de noviembre, y que dos meses más tarde sigue sin tener fin. Los cielos están completamente tapados con un humo tan denso que ha llegado a extenderse hasta Sudamérica, en Chile, donde en la zona central del país se ha llegado a ver cielos cubiertos (piensa que Chile está a más de 11.000 kilómetros de Australia).

Millones de animales ha muerto abrasados por el fuego, y los servicios de rescate están haciendo todo lo posible para salvar a los miles de koalas que viven por la zona. Según las primeras estimaciones, unos 8.000 koalas podrían haber muerto, lo que supone un tercio de la población total. Horrible.

Pero además del fuego, el humo

Pero es que además del problema más directo que supone el fuego de los incendios, otro daño colateral está provocando infinidad de problemas y accidentes. Se trata del humo, se está extendiendo tanto que ha llegado a Nueva Zelanda (a más de 1.600 kilómetros), y que ha provocado problemas respiratorios a personas hasta el punto de que una mujer mayor ha fallecido por problemas respiratorios.

En Canberra, la capital de Australia, el humo se da paso por el interior de edificios tan críticos como los hospitales, donde llegó a entrar en las salas de parto e incluso provocó problemas de funcionamiento en las máquinas de resonancia magnética. Como comprenderás, el estado de la calidad del aire es muy pobre, y servicios básicos como los de empresas de mensajerías o incluso piscinas públicas (es verano) están siendo suspendidos hasta nuevo aviso.

La imagen de satélite que se hace viral


Como en cada catástrofe natural, las redes sociales se han volcado con el suceso y muchos no han tardado en mostrar su preocupación por lo que está ocurriendo en Australia. Y entre tantos mensajes predomina la publicación de una imagen realmente llamativa, que muestra la superficie de Australia cubierta con miles de focos de incendios repartidos por todo el país. La imagen es impactante, y ayuda a hacernos una idea de lo devastadora que es la situación. Pero… ¿de verdad Australia está a punto de calcinarse por completo? No tan rápido.

La imagen se trata de una foto 3D creada por el artista Anthony Hearsey, quien tomando los datos ofrecidos por el satélite FIRMS de la NASA, ha creado una composición en la que se puede ver todos los incendios que se han provocado en Australia en los últimos 30 días, del 5 de diciembre al 5 de enero. Para ser exactos, la interpretación de la herramienta de la NASA es esta:

Los datos son ciertos, pero ni todos los incendios han estado activos al mismo tiempo, ni todos los incendios han provocado ese destello. El resultado, como el mismo autor explica, está ligeramente exagerado por el resplandor creado por el efecto en 3 dimensiones de la imagen generada.

Así que sí, el estado actual de Australia es terrorífico, pero hay ciertas imágenes que, aunque sorprendan y te encojan el corazón de primeras, hay que saber analizar e interpretar antes de seguir compartiendo.

Estado actual de los incendios en Australia

Si quieres conocer el estado actual en tiempo real de los incendios, Google ha preparado una web basada en sus mapas en las que se puede ver los focos que permanecen activos en este momento. Los servicios de rescate y bomberos trabajan a destajo, sin embargo, las previsiones no son nada esperanzadoras, ya que se espera que el clima empeore, ya que la temporada con temperatura más elevada del año se sucede a finales de mes y comienzos de febrero, lo que podría provocar tormentas de fuego todavía más agresivas.