¿La última de James Bond en HBO o Netflix? Se ha llegado a plantear

El gran parón y atasco posterior que están sufriendo las salas de cine ha provocado que las grandes compañías se planteen nuevas formas de negocio para sus películas. Disney+ ya avisó de que iba a revisar su planteamiento de cara a lo próximos meses e incluso se lanzó con el estreno de Mulán en su plataforma. Ahora hemos sabido que No Time to Die también estuvo en una tesitura similar.

Un año complicadísimo para el cine

No te contamos nada nuevo si te decimos que la industria del cine está tocando fondo. Los largos periodos de cuarentena obligaron al cierre completo de las salas provocando un parón sin precedentes. No solo eso. Si tras la desescalada, hubiéramos podido acudir en masa al cine, el negocio se podría haber empezado a recuperar, sin embargo, una apertura que ha llevado más tiempo de lo esperado y unas medidas (necesarias, por nuestra propia seguridad) que obligaban a limitar el aforo han terminado provocando que las carteleras anden prácticamente desiertas.

Muchas firmas han optado por posponer sus lanzamientos para el año que viene, tumbando en cadena otros títulos, mientras que otras incluso se han atrevido a intentarlo directamente en las plataformas de streaming, saltándose al gran pantalla.

Mulán

El caso más sonado fue el de Mulán, que tras barajar varias fechas alternativas, dio la sorpresa colándose en el catálogo de Disney+. Esto supuso toda una traición para las salas de cine que vieron cómo Disney les dejaba sin uno de los grandes títulos del año, pero mejor será que vayan haciendo estómago porque quizás no sea la única película que les de una «sorpresa» similar…

No Time to Die iba directa al streaming

Si eres fan de las historias del agente James Bond, sabrás que este final de año estaba fijado el estreno de No Time To Die. La cinta, sin embargo, y al igual que otras muchas, se ha movido para el 2021, no sin antes haber planteado de manera seria un salto a alguna plataforma de contenidos bajo demanda. Lo que estás leyendo.

Así lo reportan en Variety, donde apuntan que ejecutivos de MGM (dueña de sus derechos de distribución) estuvieron considerando la venta de la película a algún servicio de streaming. Concretamente, parece que sobre la mesa se planteó la plataforma de Apple y la famosa Netflix, que podrían haber comprado los derechos por 600 millones de dólares.

No time to die

Sin embargo, el trato no era tan sencillo. Muchas compañías andan involucradas en un proyecto de este presupuesto, incluidos patrocinadores como Land Rover o Heineken, además de socios de producción e incluso distribuidores en salas que ya habían firmado por sus derechos con Universal Pictures para la distribución en el extranjero.

Esto convierte el acuerdo en algo tremendamente complejo, lo que habría provocado que finalmente la idea se abortara. MGM ha preferido no confirmar ni desmentir esta información, alegando que ellos no comentan rumores. También han reafirmado que «la película no está a la venta» y que el estreno de la cinta se ha pospuesto hasta abril del 2021 para «preservar la experiencia teatral de los cinéfilos».