James Dean volverá a la gran pantalla gracias a la magia del CGI

James Dean volverá a la vida, o casi, porque realmente lo que tendremos será una reconstrucción suya a través de CGI. Así ha informado The Hollywood Reporter, la estrella del cine volverá a ser el protagonista una vez más en una película que recurrirá a la tecnología, para que parezca que sigue estando entre nosotros.

Hollywood “resucitará” a su legendaria estrella James Dean

The Hollywood Reporter ha publicado una nota donde indican que James Dean, una de las grandes estrellas del cine, volverá a la gran pantalla gracias al uso del CGI (gráficos generados por ordenador). Para ello, mediante el uso de las fotografías existentes y el metraje de sus otras películas, el popular actor volverá a ser protagonista de esa cuarta película que nunca llegó a rodar.

James Dean falleció en 1955 en un accidente de coche con tan sólo 24 años. Iba conduciendo su Porsche cuando chocó con un Ford que no pudo evitar. Desde entonces, el actor ha sido considerado una de las grandes estrellas de Hollywood. Por eso, que vuelva a la gran pantalla y generado por ordenador es una gran responsabilidad.

Su familia ha comentado que les honran la idea de verlo protagonizar ‘Finding Jack’ y que apoyan la propuesta, pero aún así el estudio responsable del proyecto ha de tener la máxima precaución para que el resultado sea el esperado y no decepcione a todos los fans que admiran a Dean por lo que supone como mito del celuloide. Porque en algunas ocasiones estas recreaciones son muy pobres y entre actores reales parecen muñecos de producción barata a pesar de no serlo.

El día que las grandes estrellas dejen de ser necesarias

Lo que van hacer con James Dean no es nuevo como ya comentábamos. Es más, recientemente hemos visto ejemplos similares. El caso de la princesa Leia en Star Wars o del actor Paul Walker en Fast & Furious son algunos de ellos. La gran diferencia es que aquí no es un papel o una secuencia de unos pocos segundos, la idea es que sea el actor principal el que estará generado completamente por ordenador.

Si buscamos un ejemplo similar tenemos la reciente película de Will Smith, Gemini Man. Aquí el Will Smith más joven que vemos está creado por ordenador y, aunque en ocasiones se aprecia que efectivamente no es un actor real, el resultado final no es malo del todo y da buena muestra de lo que podría ocurrir con el cine en cuestión de años a medida que dichas tecnologías avancen.

Los actores seguirían siendo necesarios, a fin de cuentas la interpretación hay que hacerla, pero la cara podría ser la de cualquiera. Es más, una de las posibilidades sería la de rodar una misma película y colocar al actor con más tirón en cada país. O permitir que una de las grandes estrellas pueda vender su imagen a pesar de no haber participado en el rodaje.

Sí, suena un poco a locura pero la tecnología lo va a permitir. Ya sólo es cuestión de cuánto quieren gastar para que las diferencias no se noten, que todo quede mejor integrado, etc. Pero va a costar diferenciar cuando un actor es real y cuando no. Porque con una buena base de datos con imágenes desde distintos ángulos, expresiones y movimientos -si más allá de la cara se busca también replicar su cuerpo, su forma de caminar, etc.- no hará falta mucho más.