Kanye West se compara con los NFTs y quiere dinero a cambio de fotos

El rapero Kanye West cada vez dedica menos tiempo a la música y más a meterse en nuevos líos. Esta semana, el artista ha decidido cargar contra los fotógrafos, en medio de un aeropuerto, buscando un poco de repercusión —que por supuesto, le vamos a dar—. Según él, los reporteros y paparazzis se lucran con su imagen, y va a hacer todo lo que esté en su mano para cambiar esa situación, o lo que es lo mismo, quiere también su trozo del pastel. Lo simpático de la historia es cómo la ha planteado.

Kanye West se autoproclama primer NFT de carne y hueso de la historia

Menos mal que Kanye West no llegó a presidente de los Estados Unidos. Imagínenlo en una rueda de prensa pidiendo royalties a todos los periodistas por su cara bonita mientras anuncia que su país se mete en una nueva guerra. Nadie lo tomó en serio cuando se presentó a las presidenciales —se rumorea que no le votó ni su mujer, tal y como se vio en una publicación en Instagram—, ni nadie le ha tomado en serio este lunes, tras unas declaraciones que hizo a unos periodistas en el Aeropuerto Internacional de Miami.

El rapero, se dirigió a un cámara y le dijo lo siguiente: «No nos dais ningún porcentaje de lo que ganáis con nosotros. Es realmente unilateral. Vosotros podéis seguirnos, grabarnos a nosotros y a nuestros hijos y no nos llevamos nada a cambio. Yo voy a cambiar eso».

El periodista le contestó que, sin fotografía, nada estaría bien documentado, pero el plan de West era hacerse notar para anunciar su nuevo negocio de los NFT: «La gente de los NFT cobra perpetuidad cuando sacan un producto. Mi imagen forma parte de algo de lo que yo debería cobrar». En otras palabras, no sabemos si el rapero sabe o no de NFTs, pero lo que sí está claro es que quiere sacar tajada de ello. Si cuela, cuela. Kanye West ha dejado caer que su cara, o sus derechos de imagen son un NFT en sí. Y si le haces una foto, los beneficios deben repartirse entre el autor material de la foto y el artista. Algo así como el ingreso pasivo que se puede establecer en OpenSea cuando un NFT cambia de mano.

¿Es por la intimidad? ¿o es por la oportunidad?

nft kanye west

Si no teníamos ya suficiente con los Golems de WillyRex y con medio Twitter vendiendo dibujos generados por inteligencia artificial por miles de euros, West echa leña al fuego intentando entrar a un mercado que parece que desconoce. Los NFT no están diseñados para proteger los derechos de imagen de una persona. De hecho, si nos ponemos serios, los NFT no protegen los derechos de absolutamente nada. Tener un NFT de algo no te ampara legalmente como autor o dueño de nada. Ni siquiera las plataformas que comercializan NFTs consideran los derechos de autor como una variable. Y se supone que ese es el punto fuerte de los tokens no fungibles.

Lo que Kanye West propone se regula únicamente a través de las leyes. En todo caso, podría abrir de nuevo el melón de la intimidad y la imagen pública de los famosos, pero poco más. Sin embargo, queriendo meter los NFT en la ecuación, lo que demuestra el rapero es que quiere meterse a un negocio al que ha llegado tarde. La causa parece ser lo de menos.