Los paseos por Tokio en kart y vestidos de los personajes de Nintendo se acaban

Los paseos por Tokio en kart y vestidos de los personajes de Nintendo se acaban

Pedro Santamaría

Game Over. La compañía japonesa Maricar, la que usaba karts y disfraces de los personajes de Nintendo como gran reclamo, está en problemas tras conocer la sentencia del Tribunal Superior japonés. Este ha determinado que debe pagar unos 450.000 dólares como compensación por infringir los derechos de propiedad intelectual de Nintendo.

Maricar tendrá que dejar de ser el «Mario Kart» de la vida real

Maricar, compañía que luego fue renombrada a Mari Mobility Development, es una empresa japonesa que usa karts como medio de transporte para que turistas y no turistas paseen por la calles de Tokyo. Una actividad que podría ser como otra cualquier y como la de cualquier otra empresa que se dedique a hacer esto en sus respectivas ciudades o la propia Tokio.

La gran diferencia, o lo que hace tan llamativo a esta empresa y su negocio es que lo hace en Karts y vestidos como los personajes de Nintendo que se pueden ver en Mario Kart. Y claro, si te aprovechas de algo de lo que no tienes derechos pues es normal que todo acabe como ha ocurrido sucediendo.

El vídeo de arriba es sólo uno de los muchos que puedes ver en YouTube. En él habrás podido comprobar como el uso de disfraces de los personajes de Nintendo, los que puedes ver en Mario Kart, y el uso de ese tipo de coches son un reclamo bastante poderoso y llamativo. Porque vamos a ser sinceros, sabiendo que estás Japón, que es la cuna de los vídeojuegos y sin te gustan los vídeojuegos de Nintendo, ¿se te ocurre algún plan más divertido para hacer allí? Seguramente no.

Pues por más que guste, a Nintendo no le parece nada bien y es comprensible. La compañía no sólo no quiere que otros hagan negocio con su propiedad intelectual, también quiere evitar que cualquier usuario pueda confundirse y pensar que entre ambas compañías existe algún tipo de relación. Por eso hace tiempo que avisó a Maricar para que dejase de usar sus personajes.

Maricar no sólo hizo caso omiso de la petición de Nintendo, fueron algo cabezotas y siguieron a lo suyo, paseando por las calles con Mario, Yoshi y compañía. Al final Nintendo llevó el tema ante la justicia y ahora el Tribunal Supremo de Japón parece que ha fijado sentencia: Maricar tendrá que pagar unos 450.000 dólares apróximadamente a Nintendo por uso indebido de su propiedad intelectual. Y claro, también dejar de hacerlo.

Ahora Maricar tendrá que hacer frente a la sanción y es probable que, al no poder seguir aprovechando el atractivo de los disfraces de Nintendo como reclamo principal, se vean en una complicada situación que los obligue a cerrar. Habrá que ver, desde luego si viajas a Japón y tenías intención de darte una vuelta en Kart por sus calles, mejor te llevas tu propio disfraz de Mario o del personaje de Mario Kart que más te guste.