Por qué no es una buena idea que Ninja sea imagen de las latas Red Bull

Es una de las noticias del momento dentro del mundillo jugón: el streamer Ninja se ha convertido en imagen de Red Bull para un lanzamiento especial de la bebida (sucediendo, por cierto, al mismísimo jugador de fútbol Neymar). Semejante anuncio no hace más que demostrar el gran poder del segmento del streaming de videojuegos, sin embargo, existe un trasfondo en toda esta historia que hace que la decisión sea en realidad una muy mala idea. Te explicamos por qué.

Quién es Ninja

Ninja es el pseudónimo tras el cual se esconde Richard Tyler Blevins, un chico estadounidense de 27 años nacido en Illinois que se ha convertido en toda una celebridad mundial. ¿Su hazaña? Ser uno de los streamers (se llaman así a las personas que retransmiten en vídeo y en directo mientras juegan) con más seguidores del mundo (más de 10 millones) y con una media por retransmisión de unos 70.000 espectadores. Se dice pronto.

Ninja Red Bul

Ninja comenzó jugando de manera profesional en 2009. Por entonces, su obsesión era el Halo 3, gracias al cual formó parte de varios equipos que se dedican a esto. En 2011 dio el salto al mundo streaming en Justin.tv para después acabar en Twitch, la plataforma por excelencia para esta actividad. Pasó por varios títulos más hasta caer en Fortnite. El crecimiento de popularidad del juego ayudó a que su audiencia también lo hiciera, de forma que en solo seis meses sus seguidores aumentaron un 250%.

En marzo del año pasado, logró el récord de Twitch para una transmisión individual mientras jugaba a Fortnite Battle Royale con el mismísimo cantante Drake. Solo un mes más tarde volvió a romper dicho récord, con otra nueva retransmisión, acumulando nada más y nada menos que 667.000 espectadores en vivo.

Finalmente en junio del 2018 entró a formar parte del equipo e-sports de Red Bull, que por cierto le remodeló al completo toda su estudio de juegos -tienes el vídeo sobre estas líneas. Su cuenta de YouTube también está activa, con nada menos que 22 millones de seguidores.

Nueva imagen de las latas de Red Bull

Hace un par de días se anunció que Ninja se convertirá en nueva imagen de Red Bull. La cara del streamer aparecerá en una edición especial y limitada de las latas de bebida energética, vendiéndose en packs de 4 y 12 unidades en EEUU. Además de este lanzamiento, la marca ofrece la oportunidad de ganar regalos y hasta una reunión con Ninja para conocerlo y jugar con él,  a través de un concurso.

La última vez que la cara de un famoso apareció en las latas de Red Bull fue en febrero del año pasado, con la aparición del jugador de fútbol brasileño Neymar, actualmente en el equipo del Paris Saint Germain.

Ninja Red Bull

Aunque queda más que patente la repercusión del streamer con esta elección, el hecho de que Ninja aparezca en las latas de Red Bull no nos parece la mejor de las ideas por una razón más que obvia: él es un modelo a seguir, todo un referente dentro de este mundo, que incita a los más jóvenes a tomar una bebida no tan recomendable como muchos piensan.

Ya de por sí el consumo de bebidas energéticas se promueve bastante en campeonatos y sesiones de streaming de videojuegos, donde muchas veces las marcas de este tipo de consumibles patrocinan estos eventos y regalan sus latas. El propio Ninja se muestra a menudo bebiendo Red Bull en sus retransmisiones -obvio, le pagan por ello. El público que le sigue es perfecto para incitar a beber: jóvenes que sueñan con ser como él y que quieren estar despiertos el mayor tiempo posible para jugar mejor, aguantando el máximo y con mayor concentración. La bebida incluso está bien vista y considerada entre los adolescentes, más aún si sus ídolos también la beben con regularidad.

Los últimos datos oficiales procedentes de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), apuntan a que el 68% de los jóvenes entre 10 y 18 años de la UE consume bebidas energéticas. De ellos, un 12% presenta un consumo “crónico alto” (consumen 4 o 5 días a la semana, unos 4,5 litros al mes) mientras que un 11% realiza un consumo “agudo alto” (bebiendo al menos un litro de una sola sentada). Hay un dato aún más llamativo (y preocupante): el 18% de los niños entre 3 y 10 años también las consume, siendo el 16% considerado de tipo consumista “crónico alto”, con casi 4 litros al mes. De locos.

Y es que estas bebidas no son tan inofensivas. Contienen un alto contenido en azúcar, cafeína y taurina, entre otros componentes, cuyos altos niveles en el cuerpo aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial y pueden causar ansiedad; vienen a veces en dosis realmente grandes (como las latas de ciertas marcas de medio litro) y tienen un alto poder de adicción. La seguridad de las bebidas energéticas ha sido puesta en duda en muchas ocasiones y existen informes que incluso relacionan su consumo con eventos cardiovasculares (CV) graves, incluyendo arritmias e incluso muerte súbita cardiaca en población de alto riesgo.

Red Bull Ninja

En países como Reino Unido se está estudiando el prohibir la venta de bebidas energéticas a menores. La idea es que estos no puedan acceder a bebidas con más de 150 mg de cafeína por litro: un litro de Red Bull contiene 320 mg. Queda más que clara la preocupación por este consumo desmedido y del que se tiene muy poca información.

Explotar a Ninja como imagen de Red Bull no es más que un recurso más de la marca, que suele utilizar a este tipo de referentes para promover el consumo y publicitarse. En el caso del streamer, cuenta con millones de seguidores muchos de los cuales son menores de edad, suponiendo un riesgo añadido para una población que desconoce los efectos negativos de estas bebidas en su salud y que se beben las latas como si fueran agua. Necesitamos urgentemente frenar esto.