La nueva burbuja inmobiliaria está en el metaverso

Muchos recordamos todavía con cierta desazón la burbuja inmobiliaria. Los precios de la vivienda subieron muy por encima hasta niveles irreales y todo aquello explotó. Hablábamos de viviendas de verdad, de ladrillo, ahora muchos comienzan a hablar de una futura burbuja inmobiliaria, también, pero de corte virtual, en el metaverso. Un mundo que no existe y en el que los precios están creciendo sin control.

Fiebre por el suelo virtual

Durante los años del pelotazo inmobiliario, la fórmula para hacerse rico era aparentemente sencilla. Compra una casa por 100 y véndela poco después por 500. Sobre el papel era un negocio sin fisuras y con una rentabilidad bestial. Pero a muchos esto le cogió con el pie cambiado y mientras que a los primeros que optaron por estas estrategias especulativas les fue muy bien, a los más rezagados les explotó en las manos y el valor de sus compras cayó en picado.

Metaverso de Worldwide Webb.

Algo así piensan que podría ocurrir en el metaverso, ya que en este mundo virtual si tiene algo de novedoso es que los usuarios pueden ser los únicos propietarios de ciertas porciones de él. Ya sea de objetos en forma de arte, coches virtuales o incluso casas o terrenos. Ahora comenzamos a conocer las primeras informaciones que apuntan a que también en este entorno virtual podría estar gestándose un aumento artificial de los precios de bienes inmovilizados compuestos de pixels.

No hay más que repasar el testimonio de algunos propietarios de terrenos virtuales en este metaverso, que ya han comprobado que la cotización de sus propiedades está subiendo como la espuma. No en vano hace unos meses se llegó a vender un terreno virtual en Decentraland, uno de los espacios más deseados de ese universo virtual, por nada menos que 2,4 millones de dólares. Kevin Clark es uno de los que se arriesgó a comprar terrenos en este espacio para pasar un confinamiento más ameno durante la pandemia.

Boda en el metaverso

Y según su propio testimonio, las tierras que compró en su momento por unos 700 dólares hoy bien podrían venderse por nada menos que 20.000 dólares. En esos terrenos ha construido un medio de comunicación virtual, en el que se dedica a entrevistar a los habitantes del metaverso y retransmitirlo a través de Twitch, por lo que podría afirmarse que este es uno de los primeros negocios híbridos que se conocen.

Burbuja en todos los ámbitos

La fiebre por el metaverso no se limita a comprar suelo virtual para venderlo más caro poco después, sino que cada vez hay más casos de personas que incluso de manera fortuita han ganado mucho dinero dentro de él. Los NFT lo han cambiado todo y la posibilidad de replicar cualquier aspecto de nuestra sociedad, con títulos de propiedad mediante, está llevando a muchos inversores a meter dinero en ese nuevo mundo.

Un ecosistema virtual que nos están metiendo con calzador los principales interesados en que lo utilicemos, como ha demostrado sobradamente el propio Mark Zuckerberg, y que en realidad no deja de ser un Second Life más sofisticado visual y técnicamente. Aunque con una gran diferencia: ahora sí es posible ser propietarios virtuales invirtiendo dinero real, lo que es terreno abonado para los especuladores.

Fuente > CBSNews

¡Sé el primero en comentar!