La moda absurda del momento es enviar mensajes a tu “vecino de número”

Internet nunca dejará de sorprendernos. Cuando creíamos que lo habíamos visto todo en internet, ahora nos llega una nueva moda que plantea pensar sobre la simpleza del ser humano. ¿Has oído hablar del vecino de número? Pues prepárate que parece que vamos a tener para un buen rato.

¿Qué es el vecino de número?

Mensaje numero vecino

En los últimos días, en Twitter (dónde sino) están apareciendo publicaciones de usuarios que hablan de sus experiencias con el ´numero vecino. La idea es muy sencilla, se trata de escribir un mensaje de texto al número anterior al tuyo propio. Es decir, si tu número de teléfono termina en 4, deberás de escribir al mismo número terminado en 3 y terminado en 5. Esos son tus dos vecinos.

Se trata de una broma que nació en el 2008, y que ahora varios twitteros han retomado de nuevo con ayuda de algunas capturas con las respuestas de los contactados. Tal y como podrás ver en las muchas respuestas publicadas en Twitter, hay infinidad de reacciones a cada cual más curiosa, sin embargo, la historia resultante no siempre esconde felicidad para todos.

Un ejemplo bastante claro es el de una madre contactando con la persona que inició el mensaje al vecino, protestando sobre los mensajes que estaba recibiendo su hijo de 11 años de un extraño. Por suerte, tras explicarle que todo se debía a una tendencia nacida en Twitter y demostrar que era sólo una broma, todo quedó en una anécdota, pero este hecho demuestra que no debemos de molestar enviando un mensaje de texto a un desconocido.

Las redes se están llenando de cientos de capturas con los mensajes y las respuestas de cada uno de los vecinos, y lo peor es que en algunas de las imágenes se puede intuir el número de teléfono desde el que escriben o al que escriben, por lo que la privacidad de muchos está quedando por los suelos.

Así que ya sabes, si recibes un mensaje de texto de alguien diciendo que es tu vecino, tendrás la oportunidad de ignorarlo y poner fin a este meme o seguir haciendo la bola cada vez más grande y confirmar que el ser humano no tiene nada que hacer con su futuro. ¿Qué harás?