¿Por qué se van a destruir 28 millones de euros en Funkos en lugar de venderlos?

Los productos de Funko

Seguro que has visto la noticia: Funko no anda bien de números y ha anunciado que va a tirar a la basura 30 millones de dólares en figuritas (que vienen a ser unos 28 millones de euros al cambio). Pero, seguro que precisamente esto es lo que no te cuadra: si realmente la empresa anda tan mal financieramente hablando, ¿por qué tirar tantísimo dinero a la basura? Bien, aunque no lo creas, tiene una fácil explicación.

No son buenos tiempos para Funko

La última llamada financiera de la compañía Funko no ha traído buenas noticias. La compañía ha reconocido estar pasando por un bache importante con una dolorosa bajada de las ganancias en su cuarto trimestre fiscal. La firma de los famosos muñecos de vinilo ha reconocido que estos resultados vienen dados por una combinación de circunstancias entre las que encontramos, claro está, una disminución en la demanda de su famoso producto (obvio).

Tampoco la pandemia ha ayudado y no precisamente en el sentido que crees. Y es que justamente el interés por los Funkos aumentó, generando unas ventas netas de mil millones de dólares, pero cuando la economía mundia reabrió y todo se puso en marcha de nuevo, la gente pareció olvidarse de la marca, provocando una caída especialmente notable: «Una combinación de macro factores y problemas específicos de Funko han interrumpido nuestro desempeño financiero y operativo en un grado inaceptable», confesaba Brian Mariotti, CEO de la compañía, en la reunión telefónica.

Colección de muchas figuras de Funkos

Además de la caída en la demanda de su juguete, hay otro asunto que les genera un gran problema: el excedente de inventario, que ha subido un 48% respecto al año anterior y que está generando un gasto extra a la empresa difícil de mantener ya.

Millones de juguetes a la basura

El año pasado, Funko tuvo que alquilar más contenedores de almacén -su centro de distribución de Arizona estaba hasta los topes- para albergar todas las figuras que esperaban vender y no consiguieron colocar -precisamente fruto de las altas expectativas procedentes de la pandemia. Esa ampliación de espacio para guardar stock no resulta precisamente barata y ha generado, de hecho, una pérdida de dinero a ritmo acelerado, por no hablar de que los costes de distribución que implica mover todos esos funkos sobrantes son también elevados.

En resumidas cuentas, y como bien explican en CNN Business, el producto ahora vale menos que el coste de tenerlo guardado o enviarlo a tiendas para su posible venta, por lo que al final han tomado la decisión más drástica pero también eficaz: eliminar el stock, aligerando de esta forma los 246 millones de dólares en muñecos que tiene ahora mismo guardado en estanterías.

Además de esta llamativa decisión, el CEO reconoció que tendrá que llevar a cabo otras acciones como es un recorte del 10% de su plantilla para continuar salvando los muebles.

Funkos caros

Una situación por tanto complicada que quizás incluso podría influir en el coste actual de los Funkos, pero que esperan saber llevar para controlar costes y encauzar así el ritmo de esta popular empresa que también se ha pegado un buen golpe en la bolsa tras sus pésimos resultados.

Seguro que sale a flote pero por si acaso… cuida más que nunca tus Funkos. Quién sabe si de aquí a un poco se podrían terminar convirtiendo en una reliquia que ya no fabrican…