Por qué la futurista Dune no tiene robots ni ordenadores

Por qué la futurista Dune no tiene robots ni ordenadores

Daniel Marín

Tanto si tu primer contacto con Dune ha sido el último film de Denis Villeneuve, como si viste la película original hace años, es posible que todavía te preguntes por qué no existen robots en dicho universo. ¿Tiene algún sentido que sean capaces de viajar por la galaxia y que no existan los ordenadores?

¿Existe robótica e inteligencia artificial en Dune?

La historia de Dune comienza en el año 10.191 tras la formación de la Cofradía Espacial, lo que para nosotros sería el 22.000 d.C aproximadamente. En ella se nos presenta una sociedad más avanzada que la nuestra, ya que son capaces de desplazarse entre planetas utilizando naves o de protegerse utilizando escudos que generan campos de fuerza. Con tantos avances tecnológicos, no sería descabellado ver todo tipo de androides, superordenadores e incluso inteligencias artificiales. Pero en la película no vemos nada de eso. Esto choca con otro hecho muy interesante, que es la separación de la sociedad en familias, al más puro estilo medieval.

Dune

Sin embargo, esto que puede parecer un anacronismo está totalmente justificado en la obra original de Frank Herbert. Mucho antes de los acontecimientos que se narran sobre la Casa Atreides, la humanidad sí que desarrolló todo tipo de tecnología digna de cualquier obra de ciencia ficción. Se denominaban «máquinas pensantes». El término se utilizaba para designar a cualquier ordenador o robot capaz de razonar como un ser humano, pues llegaron a desarrollar inteligencia artificial completa.

La prohibición de las máquinas pensantes en Dune

Antes incluso de la formación de la Cofradía Espacial, la humanidad se dividió en dos grandes grupos: los que dependían totalmente de las máquinas pensantes y los que, por otro lado, defendían que confiar en las máquinas era perjudicial para la raza humana.

Esto daría lugar a un conflicto bélico sin precedentes: una serie de guerras que se llamaron «La Yihad Butleriana» o «la Gran Revolución». Tras una lucha de casi 100 años, los humanos acabarían venciendo a los ordenadores, que habían llegado a esclavizar al otro grupo de humanos. Esto nos suena, ¿verdad?

Este conflicto, narrado como una especie de guerra santa, sirvió como pilar para la creación de una nueva sociedad. Se escribiría un mandamiento a partir del cual, la creación de IAs pasaría a ser ilegal: «No construirás una máquina a semejanza de la mente humana». Los robots pasarían a ser considerados una especie de aberración, mientras que las máquinas no pensantes (es decir, ordenadores con capacidades de procesamiento muy limitadas) sí se permitirían.

Esto supone que en el universo de Dune, las personas renuncian a la tecnología que han creado por miedo a que ésta se apodere de la humanidad.

Diferencias respecto a Star Wars

La diferencia en este aspecto entre Dune y Star Wars es evidente. En el universo creado por George Lucas, los droides existen, pero han sido diseñados para ser esclavos. Este hecho se hace muy evidente con C-3PO, que pese a ser un personaje al que todos tenemos cariño, se refiere a su compañero Jedi como el «amo Luke».

¿Por qué no se explica detenidamente en la película?

En el universo de Dune, han transcurrido 10.000 años desde que se dejaron de utilizar los robots y la inteligencia artificial. Explicar los motivos de un hecho tan distanciado en el tiempo quedaría forzado e incluso llegaría a ser absurdo.

¡Sé el primero en comentar!