5 obras maestras del mundo cómic que todo el mundo debería leer

Isaac García

El cómic es el noveno arte, y lo demuestra con obras que han pasado a la historia y tienen tanta importancia e influencia como muchos libros, pinturas y películas. Por eso, seas o no aficionado al género, te traemos algunos clásicos de los cómics que todo el mundo debería leer. Son obras de arte, lo mires como lo mires, capaces de conmover y emocionar como pocas.

Watchmen de Alan Moore

¿Qué se puede decir del Mago de Northamptom? Pues que, probablemente, es el autor de cómics con más obras maestras en su haber. Desde From Hell hasta La broma asesina, Alan Moore es un maestro y un tipo genial, además de un mago autoproclamado.

Desde luego, magia es lo que hace cuando se pone a escribir y dibujar cómics y, por eso, es imposible no recomendar Watchmen como uno de esos clásicos que todo el mundo debería leer.

Con un tema siempre de actualidad, como es el de quién vigila a los vigilantes, Moore nos muestra una historia de superhéroes decadente y realista, muy alejada de las versiones Marvel. Impecable en todos los sentidos, ha merecido encabezar la ilustración de este artículo.

Maus de Art Spiegelman

Maus de Art Spiegelman

En 1991, Art Spiegelman creó un cómic para la historia. Maus: Relato de un superviviente, narra la historia de un judío polaco durante la Segunda Guerra Mundial que le valió el premio Pulitzer. Inspirado en su propio padre, y usando el recurso de animales antropomórficos, encontramos a unos judíos ratones, alemanes que son gatos y polacos que son cerdos.

Los franceses son ranas, siguiendo la tradición que ver así a nuestros vecinos del norte.

A destacar la relación de padre-hijo en la trama, intrincada y compleja, que se nota que está basada en la de Spiegelman con su propio padre.

Batman: The Dark Knight Returns, de Frank Miller

Batman Dark Knight, de Frank Miller

Puedes pensar lo que quieras sobre Frank Miller como persona, pero es innegable que es un maestro del cómic.

Ya son clásicos sus 300 y la serie Sin City, donde su estilo de claroscuros espectaculares alcanza su cumbre. Sin embargo, nos vamos a ir al superhéroe tradicional, para demostrar que también puede ser arte.

Su Batman: The Dark Knight Returns, es un clásico intemporal, con un Batman viejo y rancio, un Clint Eastwood con mala leche y tendencias totalitarias, que vuelve y, de paso, zurra a Superman en una pelea para la historia.

The Sandman, de Neil Gaiman

¿Qué puedo decir? Fui muy fan de la línea Vértigo de DC. Y Sandman fue el que abrió la puerta al mundo de los sueños y a un cómic adulto y oscuro, que encajó perfectamente con el espíritu de los 90 y el paso a la madurez de muchos lectores.

Sandman es ya un clásico y su primer arco argumental una obra de arte, tanto en dibujo como en guión.

El Incal, de Jodorowsky y Moebius

El Incal, de Jodorowsky

Jodorowsky es inimitable, nos perdimos su visión de Dune (probablemente, para bien, pero busca el documental sobre el tema, porque es genial), aunque quedan obras muy propias que han pasado a la historia.

Con El Incal, junto al dibujante francés Moebius, nos sumergimos en una historia espacial épica y adulta, además de en un universo de los Metabarones que es muy Jodorowsky.

Una obra de arte que podría estar colgada en la pared de cualquier museo.

Me dejo a muchos en el tintero, pero cualquiera de estas 5 opciones de cómics que todo el mundo debería leer, te dejará con esa sensación tan peculiar de cuando terminas una obra maestra. Ese pequeño vacío que no podrás llenar y el haberte dado cuenta de que has experimentado algo imposible de repetir.

Los links de este artículo son parte de nuestro acuerdo con el Programa de Afiliados de Amazon y podrían reportarnos una pequeña comisión con sus ventas (sin que influya jamás en el precio que pagas). Como es de esperar, la idea de publicarlos se ha tomado, de todas fromas, de manera libre, bajo criterio editorial de El Output, sin atender a sugerencias por parte de las editoriales implicadas.

¡Sé el primero en comentar!