La magia de Studio Ghibli: curiosidades del estudio de animación que llega a Netflix

Las historias y ese estilo tan característico de la animación del Studio Ghibli han sido siempre sus grandes señas de indentidad. Pero cuando conoces algunos detalles y curiosidades acerca de sus procesos e ideas es cuando realmente valoras mucho más el qué y el cómo lo hacen.

La magia de Studio Ghibli

Studio Ghibli Netflix

Películas como ‘Mi venido Totoro’, ‘El viaje de Chihiro’ o ‘La princesa mononoke’ son sólo algunas de las muchas grandes obras de animación realizadas por Studio Ghibli, un estudio de animación japonés que es para muchos toda una referencia.

Fundado por Hayao Miyazaki, desde los inicios tanto él como el estudio han buscado contar historias con un carácter más personal y con la suficiente capacidad como para llegar tanto a niños como adultos. Por eso, es de supone, que sus producciones son capaces de atraer a tanta gente.

Claro que es probable que ya conozcas todo esto, que hayas visto sus películas y tengas un opinión formada de qué te parecen. Lo que no sabemos es si conoces algunas curiosidades y detalles de Studio Ghibli que, en parte, ayudan a explicar por qué son como son.

Hayao Miyazaki y Toei Animation

Miyazaki nación en 1940 y trabajo en Toei Animation, uno de los estudios japoneses de animación más famosos. Allí se hicieron series como Heidi o Marco, y es uno de los motivos por los que el estilo del dibujo entra ambos estudio es tan similar.

Nadie conoce el final de las películas, no Miyazaki

Uno de las mayores curiosidades de Studio Ghibli es que nadie conoce el final de ninguna de las películas, ni el propio Miyazaki. Y es que, como ha comentado en más de una ocasión, dice que no tiene tiempo.

Si es o no real, lo cierto es que la elaboración del guión siempre tiene un gran componente de improvisación. Así que dejan que las ideas fluyan mientras se comienza la producción.

El nombre de Ghibli tiene origen en la Segunda Guerra Mundial

Según se cuenta, durante la Segunda Guerra Mundial los italianos usaban Ghibli para referirse a los aviones de exploración del Sahara. Así que, decidieron usar ese nombre que significa «viento cálido soplando a través del Sáhara» y con el que querían indicar que traían nuevos vientos al mundo de la animación. Lo lograron.

Mis películas, mis reglas

La primera película de Studio Ghibli sufrió importantes cortes cuando se lanzó en los Estados Unidos. A partir de ahí, el estudio determinó que quien quisiera emitir sus películas deberían respetar su política de «no cortes». Y nosotros los usuarios lo agradecemos, porque queremos ver tal cual ellos la pensaron y llevaron a cabo.

Dibujar a mano

Del mismo modo que ocurre en el cine, en la animación también se usan ya muchas de las ventajas que ofrece la tecnología. Aún así, el Studio Ghibli sigue animando a mano casi el 90% de la producción. Lo que da también una mayor perspectiva del trabajo artesanal que supone crear una de sus películas.

Personajes que saltan de una película a otra

Si te gusta la animación es probable que en algún momento hayas visto cómo Disney aprovecha muchas de sus animaciones para distintos personajes. Aquí el Studio Ghibli lo que hace directamente es aprovechar los personajes.

No tienen miedo a reutilizar personajes populares de cualquiera de sus películas. Al final, todo está dentro de un mismo universo y ese es el de la cabeza de Miyazaki.

Cortos que sólo podrás ver en su museo

Museo Ghibli

El Museo Ghibli expone cortometrajes que sólo se pueden ver allí. Así que, si eres un fan de sus películas y tienes la oportunidad de viajar a Japón, no dudes en visitar su museo y disfrutar de dichas producciones.

Una ventana a la magia de la animación japonesa

Studio Ghibli animacion japonesa

El Studio Ghibli ha sabido mostrar durante todos estos años y tras tantas películas toda la magia de la animación japonesa. Una forma de contar historias y de mostrarlas que no es sólo para niños.

Por eso, cuando comentamos que su catálogo completo llegaría a Netflix nos alegramos. Porque algunos tendrán la oportunidad de ver aquellas que les faltaban o, simplemente, descubrir el motivo por el que muchos disfrutan tanto con sus historias. Y si quieres descubrir algunos detalles e historias más, hay dos libros muy recomendables sobre el trabajo de Miyazaki: Mi vecino Miyazaki y Antes de mi vecino Miyazaki.