No, el vídeo viral de los pájaros no tiene nada que ver con el 5G

De vez en cuando, en redes sociales se hacen virales publicaciones paranormales. Vídeos que no tienen una explicación lógica por más veces que le des al botón de ‘play’. Hace unos pocos días se extendió como la pólvora un vídeo de cientos de pájaros cayendo del cielo en Cuauhtémoc, México. Las duras imágenes fueron captadas por una cámara de seguridad. La gente no dudó en elaborar sus propias hipótesis en redes sociales. Pero… ¿qué opinan los expertos al respecto?

Unos pájaros caen del cielo en México: ¿hay alguna explicación?

Sucedió la mañana del pasado 7 de febrero. Una bandada de varios cientos de mirlos de cabeza amarilla cayó desde el cielo hasta el suelo con gran violencia. Muchos murieron, y otros consiguieron remontar el vuelo apenas a unos pocos metros de impactar sobre la superficie. Las primeras hipótesis apuntaron a que se debía a los niveles de contaminación de la ciudad. Fue la opinión de un veterinario local, que hizo unas declaraciones a El Heraldo de Chihuahua, el primer periódico de todo el mundo que recogió la noticia.

Según este primer testimonio, podría deberse a la conjunción entre la contaminación producida por la leña, la baja temperatura y los productos agroquímicos presentes en el aire. Por otro lado, un gran grupo de usuarios de redes sociales apuntaron a que seguramente, sería cosa del 5G. A medio camino están los que opinan que los animales podrían haberse electrocutado mientras dormían sobre los cables eléctricos. Si quieres ver el vídeo, te advertimos que es durillo.

Nada de 5G: el fenómeno entra dentro de la normalidad

halcon peregrino

Pues bien, parece que ninguno de estos tiene razón. El doctor Richard Broughton, ecologista del Centro de Ecología e Hidrología del Reino Unido, cree casi con total seguridad que fue un ave rapaz quien provocó este fenómeno. Según este experto, las aves de esta especie suelen criar en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, suelen migrar al sur para pasar el invierno en México.

Broughton dice que un ave como el halcón peregrino es capaz de perseguir y obligar a descender a una bandada completa de presas. En las imágenes no se ve ninguna rapaz, pero el ecologista dice estar 99% seguro de haber resuelto el misterio. De hecho, dice que la clave está en ver que actúan como una ola al principio, como si fueran expulsados desde arriba.

Según ha recogido The Guardian, el doctor Alexander Lees, profesor titular de biología de la conservación en la Universidad Metropolitana de Manchester también está de acuerdo con Broughton. Según este otro experto, los pájaros reaccionan así no por los contaminantes ambientales, sino por culpa de seguir su instinto: «con una bandada muy apretada, los pájaros siguen los movimientos del de delante impulsados por el miedo en lugar de dispersarse hacia los lados. No es raro que fenómenos como este ocurran de vez en cuando». Por otro lado, también se registró un caso similar en diciembre de 2019 en Anglesey, Gale. En ese caso, 225 estorninos murieron estrellados contra el asfalto tras ser perseguidos por un ave depredadora y no llegar a remontar el vuelo a tiempo.