Los alquileres de Airbnb no podrán tener cámaras y tendrán que avisar si hay altavoces con Alexa

Puede que te sea complicado de entender que alguien pueda estar vigilando a un inquilino de un alquiler, pero peores cosas se han visto en los alquileres de Airbnb. Por esa razón, la compañía está planteando unas normas que impidan la existencia de cámaras de interior en los apartamentos y casas publicadas en el servicio, con la idea de garantizar la privacidad de los inquilinos.

Un alquiler sin sentirte vigilado

Cámara de vigilancia

Si bien hay sistemas de seguridad domésticos que pueden ser desactivados sin problema para garantizar la privacidad de las personas que se hospeden en una vivienda de alquiler, parece que hay propietarios que han forzado la situación y han preferido mantener la vigilancia para ver qué sucede en su vivienda. Esto obviamente no es plato de buen gusto para nadie, y descubrir que hay alguien al otro lado de una cámara revisando todos tus pasos es algo bastante desagradable de vivir.

Así que con la idea de no manchar la reputación del servicio y cuidar por la satisfacción de los usuarios, Airbnb comenzará a banear a todos los anfitriones que tengan instaladas cámaras de seguridad con el fin de evitar la posibilidad de vigilancia remota. La compañía ha actualizado su política de privacidad en lo relacionado con cámaras de seguridad y dispositivos de grabación, y estos son los elementos prohibidos y limitados según las nuevas normas:

Cámaras de seguridad y dispositivos de grabación

Todas aquellas cámaras de seguridad instaladas en el interior que graben o transmitan vídeo estarán prohibidas en el alquiler, hasta tal punto que tampoco se podrá tener un monitor para bebés o un timbre con cámara. Tampoco se podrá instalar obviamente cámaras de seguridad ocultas, algo que ya estaba prohibido desde hace mucho tiempo.

Es importante recalcar que de nada servirá estar desconectados, ya que las normas dicen que no deberán de existir este tipo de cámaras en interiores.

Las cámaras de exteriores deberán de ser indicadas por los anfitriones, indicando su ubicación y zona de grabación.

Dispositivos domésticos inteligentes como altavoces Alexa

Echo Show vigilancia

Aquellos dispositivos domésticos inteligentes con cámaras integradas deberán de ser retirados o informados de su presencia, como es el caso de un Echo Show o un Nest de Google. Si cuentas con un altavoz o dispositivo de este tipo, deberás de indicarlo.

Monitores de decibelios

Al ser dispositivos que no capturan ningún tipo de sonido, o hay problema por tenerlos, sin embargo, deberán de estar instalados en zonas comunes y habrá que comunicar de su existencia, no siendo necesario revelar su ubicación.

¿Cuándo entra en vigor las nuevas normas?

Cámara de vigilancia con focos de luz

Las nuevas políticas de privacidad comenzarán a estar activas el 30 de abril del 2024, por lo que a partir de entonces todos los anfitriones deberán de retirar cámaras de seguridad de interior e informar sobre la existencia de altavoces Echo, altavoces Nest o dispositivos de medición de decibelios.

Hay que recordar que, aunque los altavoces Echo pueden funcionar como cámara de vigilancia remota, el dispositivo siempre avisará de la activación de la cámara con un mensaje sonoro, además de que el propio inquilino podrá ocultar la cámara con la pestaña que se incluye en el dispositivo.

Fuente: Airbnb
Vía:
Wired


Síguenos en Google News