Alexagate mejora la privacidad al usar Alexa y los Amazon Echo

Alexagate mejora la privacidad al usar Alexa y los Amazon Echo

Pedro Santamaría

Alexagate es el nombre de un curioso dispositivo pensado para algunos modelos de altavoces inteligentes de Amazon pesando para mejorar la privacidad del usuario. ¿Cómo lo logran? Pues evitando que esté escuchando las 24 horas del día y 7 días a la semana. Por supuesto sin perder la funcionalidad y ventajas de no tener que interactuar físicamente con el dispositivo. Porque si fuese así perdería la gracia. Te lo contamos más detalles a continuación.

Alexagate, aumenta la privacidad de Alexa

Una de las principales críticas hacia Alexa y, prácticamente, el resto de asistentes de voz es el tema relacionado con la privacidad del usuario. Estos dispositivos ya sabrás que están las 24 horas del día y los siete días de la semana escuchando de forma activa. Esto lo hacen para poder responder a tus peticiones cuando lo necesitas.

Es decir, están en alerta todo el rato a la espera de esa palabra que los activa. O lo que es lo mismo, el ya clásico «Alexa», «Oye Siri» u «Ok, Google». El problema es que en alguna ocasión ha habido polémicas porque esos registros previos han quedado almacenados en lugar de haber sido borrados. Por tanto, los usuarios más preocupados por su privacidad rechazan el uso de cualquier altavoz inteligente dentro del hogar.

Alexagate quiere darle la vuelta a la situación y en el caso de que uses los Amazon Echo (algunos modelos, porque no es compatible para todos) lo hagas con total confianza y sin perder la posibilidad de interactuar con el mismo sin tener la necesidad de tocarlo físicamente. Porque ya sabrás que los Amazon Echo incluyen un botón para silenciar (Mute) el micrófono, pero cuando quieras usar sus funciones tendrías que pulsarlo para que se active y luego nuevamente para desactivarlo.

Con este dispositivo desarrollado por MSCHF lo que haces es colocarle al Amazon Echo de hasta tercera generación y al Echo Plus una especie de sombrerito que anula cualquier sonido exterior mediante el uso de ultrasonidos. Así, la única forma de activar Alexa es mediante el uso de tres palmadas o la pulsación física de un botón.

Esto significa que te puedes despreocupar de las escuchas del asistente, porque hasta que no des tres palmadas o lo toques Alexa es como si estuviese sorda. Por tanto, si quieres encender las luces de la habitación tendrías que tocar tres veces las palmas y luego decir «Alexa, enciende las luces de la habitación» y listo.

Alexagate, un plus en seguridad por 99 dólares

Alexagate, como has podido ver en las imágenes, es una especie de gorrito fabricado en color amarillo que se coloca encima del altavoz. Un diseño que no afea del todo al producto, pero que sí le resta cierto nivel de atractivo. Aunque sigue permitiendo ver el código lumínico de colores con los que recibir información visual.

Aquí tienes que valorar tú qué te interesa más, si perder parte de la estética por mayor privacidad o mantenerla a riesgo de dichas escuchas. No obstante, hay formas de asegurarse el borrado de todo lo que escucha y envía Alexa a sus servidores para mejorar acciones como el reconocimiento de voz o la conversación proactiva y natural que se sigue buscando como gran objetivo.

El precio de Alexagate es de 99 dólares, por lo que también tendrás que tener en cuenta hasta qué punto te merece la pena. Porque viendo los precios de los Amazon Echo, a veces cuesta más pagar por el collar que por el perro. O dicho de otro modo, ¿cómo un accesorio iba a costar más que el propio dispositivo para el que está pensado?