Fuchsia OS llega a los primeros Nest Hub, ¿y ahora qué?

Si tienes un dispositivo inteligente de Google con pantalla, atento a las próximas actualizaciones. Porque Fuchsia OS, el nuevo sistema operativo de la compañía empieza a llegar a todos los Nest Hub de primera generación. ¿Qué cambia o qué aporta? Lo vemos.

Qué es Fuchsia OS

Empecemos por el principio, Fuchsia OS es el nuevo sistema operativo de Google. Una propuesta de la que ya se venía hablando mucho tiempo atrás sin saber exactamente cómo y dónde lo implementaría la compañía del popular buscador. Después de algunas especulaciones tuvimos más información y ahora ya sabemos que los primeros dispositivos en recibir esta propuesta serán los Nest Hub de primera generación.

Los dispositivos inteligentes con pantalla de Google están empezando a recibir una actualización que da inicio a la andadura de este nuevo sistema operativo. Eso sí, para saber si realmente tu Nest Hub de primera generación está ejecutando o no Fuchsia OS no podrás mirar nada que llame la atención a nivel visual, al menos por ahora. Así que la única vía es mirar la versión actual del sistema.

Si cuando entres en los ajustes del dispositivo y vayas al apartado de Acerca del dispositivo ves la versión 1.52.260996, entonces es que ya estás usando Fuchsia OS en lugar del actual sistema que hasta ahora había gobernado estos dispositivos y se conocía como Cast de Google.

Por tanto, si tienes un Nest Hub de primera generación, para actualizar a Fuchsia OS sólo tienes que ir a los ajustes de la app de Google Home y forzar la actualización si no lo hizo automáticamente para tu dispositivo. Claro que también tendrás que tener paciencia si de primeras no sale nada.

Las ventajas de Fuchsia OS

¿Qué cambia con Fuchsia OS? Seguro que es lo que te estás preguntando, sobre todo si eres un usuario de un Nest Hub de primera generación, se te actualizó el sistema operativo y no has notado cambio alguno. Pues bien, realmente y de primeras nada.

Sí hay diferencias en cuanto a la núcleo, porque ya no está basado en Linux sino en el microkernel Zircon. Esto para quien no entienda mucho de desarrollo le sonará a chino y le dará exactamente igual, pero para quien sí la idea es que ahora sea mucho más fácil ir desarrollando nuevas funcionalidades. Porque está basado o formado por pequeño servicios, controladores y bibliotecas. De modo que añadir o quitar según la necesidad debería ser más fácil.

Además, uno de los aspectos básicos donde más esfuerzos hay que llevar a cabo es en la seguridad. Fuchsia OS sea un sistema enfocado en dicha seguridad, para que en caso de ejecución de algún software malicioso, los posibles daños queden minimizados al máximo.

Del mismo modo que con Linux, Fuchsia OS también está pensado para que sea un proyecto de código abierto. Esto permitiría a otros desarrolladores trabajar con todas sus opciones de un modo mucho más libre y con la ventaja de admitir una gran variedad de lenguajes de programación.

Y por último, es la apuesta a largo plazo de Google. La idea es que ahora sean los Nest Hub de primera generación los que lo reciban, pero progresivamente el resto de productos que puedan llegar en el futuro y muchos de los ya existentes. Todos ellos relacionados con la domótica y el hogar conectado, pero podría ser también la base de los dispositivos móviles Android y ordenadores Chrome OS en un futuro. Aunque para eso aún faltaría mucho.