Tres mejoras claves que recibe Google Assistant y tú agradecerás

A la hora de usar un asistente de voz no sólo tienes que pensar qué le quieres pedir, también cómo se lo vas a pedir. Esto puede verse como algo normal, pero es lo que marca diferencias entre una u otra opción de las tres principales que existen. Pues bien, ahora Google Assistant se actualiza y resuelve algunos de sus «problemas» que no le permitían ser más natural a la hora de interactuar con el usuario.

Google Assistant entenderá mejor según el contexto

Existen diferentes motivos por los que tú o cualquier usuario decide apostar por un asistente u otro. Por ejemplo, hay quien optar por uno u otro en función del soporte de gadgets de terceros o cómo se integra en sus dispositivos sin importar el sistema operativo que estos usan. También hay quien decide apostar por uno debido a que sus capacidades de búsqueda o integración con ciertos servicios es superior. Y también están los que lo hacen porque a la hora de interactuar la experiencia es más natural.

Pues bien, para esos últimos la nueva actualización de Google Assistant les va a encantar pues permite precisamente eso: hablar de forma más natural con el asistente. Y esto puede parecer que ya estaba resuelto, pero no es así. Con el asistente de voz de Google aún había que pensar en más de una ocasión qué le querías pedir y cómo se lo ibas a pedir. Eso cambia ahora.

La última actualización de Google Assistant hará que hablar con él sea algo mucho más natural. Por ejemplo, ahora tendrá capacidad para entender que si le vas a pedir un temporizador con un tiempo determinado y a mitad de la orden rectificas y cambias porque crees que es más oportuno 7 minutos en lugar de 5, sabrá que tiene que crear sólo un temporizador de siete minutos y no dos o ni si quiera crearlo obligándote a repetir la orden.

Además de esto, el contexto siempre ha sido clave en el uso de los asistente de voz y Google Assistant sabrá un poco más cómo ha de interpretar cada orden. De modo que, si tienes dos temporizadores y le dices que cancele o detenga el segundo, sabrá a cuál se refiere exactamente. Igual si le asignas alguna referencia. Algo que antes no sucedía como tal y o bien no eliminaba ninguno o preguntaba si era el temporizador X el que querías detener, luego que confirmarse y por último ya ejecutaba la acción.

Ok Google, se pronuncia así

Modo interprete Google Assistant

La otra novedad que llega es la posibilidad de poder enseñarle cómo se pronuncia el nombre de un contacto. Esto para quienes usan mucho el asistente para realizar llamadas o enviar mensajes puede ser sumamente interesante. Porque, especialmente con determinados nombres en otros idiomas, la forma en la que se escriben no es en la que se pronuncian.

Así que, gracias a la mejora y la capacidad de poder indicarle cómo se pronuncia el nombre de un contacto, la próxima vez que quieras pedirle a Google Assistant que llame a X o le envíe un mensaje lo hará de forma correcta y no preguntándote si te refieres a X o que directamente no encuentra a nadie en la agenda de contactos.

Atajos de voz, adios a «Ok Google»

Robot de cocina iKohs

Por último, junto a estas mejoras en el uso según el contexto y la posibilidad de enseñar cómo se pronuncia el nombre de un contacto, pronto también tendrían que llegar las acciones rápidas a Google Assistant o atajos de voz.

Estas acciones rápidas serían una forma de mejorar también la experiencia de uso al evitar tener que decir la palabra de activación del asistente en determinadas situaciones. Algo que en el caso de los asistentes de Google u otros como el de Apple es interesante. Porque no es lo mismo tener que usar dos palabras como «Ok Google» y «Oye Siri» al comando único del asistente de Amazon «Alexa».

Pues bien, por ahora las acciones rápidas van a afectar sólo a determinadas acciones como detener o posponer una alarma, responder o colgar una llamada, parar un temporizador, etc. Cuando una de estas cosas ocurran podrás decir directamente para, pospón, responde, cuelga u ordenas similares y el asisten de Google sabrá a qué te estás refiriendo y actuará en consecuencia. Así que podrás olvidarte de tener que dar la orden de activación para que te haga caso.

No obstante, al ser momentos muy puntuales, el no tener que decir «Ok, Google» no debería suponer un problema de privacidad para los usuarios ya que sólo en esos instantes será cuando el altavoz o dispositivos con el asistente de Google estará atento para una posible respuesta o interacción.

En resumen, son pequeños pero importantes cambios que se suman a otros como las acciones programables de Google Assistant y que seguro mejoran el uso del mismo en todos aquellos dispositivos que ofrecen soporte, tanto altavoces inteligentes como los de Nest Audio, Sonos, etc., hasta los smartphone donde la gran mayoría de usuarios lo tienen y pocos lo usan.